ISUR: “Los profesionales técnicos deben liderar el proceso de innovación tecnológica en sus empresas”

“Estos especialistas tienen la competencia requerida para resolver problemas diversos en el sector productivo, fundamentalmente en los niveles táctico y operativo de las organizaciones”.

ENTREVISTA A ALFREDO RIVERA DÍAZ, DIRECTOR GENERAL DEL INSTITUTO DEL SUR

¿Cuál es la diferencia principal entre la educación superior universitaria y la técnica?

La educación técnica procura formar especialistas en la aplicación de herramientas, métodos o tecnología en general, en un ámbito concreto del quehacer profesional. Estos especialistas tienen la competencia requerida para resolver problemas diversos en el sector productivo, fundamentalmente en los niveles táctico y operativo de las organizaciones. Los profesionales técnicos deben liderar el proceso de innovación tecnológica en sus empresas, procurando la generación significativa de valor agregado, mejorando así la competitividad empresarial. Por su parte, si bien la educación universitaria tiene también como fin el aportar soluciones al mundo empresarial, este aporte debe tener características y ámbitos de aplicación muy diferentes dentro de las organizaciones, orientando su aporte principal a la generación de conocimiento, a la investigación.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre Arequipa y el sur, directo a su bandeja

¿Cuáles son los sectores productivos más apropiados para la educación técnica?

Existen en la actualidad dos distorsiones muy comunes en la percepción de la sociedad en general sobre el ámbito de despliegue de los profesionales técnicos; primero, se cree que sus capacidades solo les permiten cubrir puestos operativos, cuando en realidad, al ser especialistas en la aplicación de tecnologías, su principal aporte está en el nivel táctico de las organizaciones. Segundo, se suele asociar a los técnicos sólo con carreras del sector industrial, cuando en realidad el nivel de especialización en el trabajo ocurre en todas las profesiones. Por ejemplo, cuando un joven estudia una carrera profesional de Administración de Empresas, estudia en promedio cuatro cursos de marketing; si el mismo joven estudiara una carrera técnica en Marketing Empresarial, estudiaría treinta cursos de especialidad.Por otro lado, debemos tener en cuenta que las empresas, aun hoy, que tienden a ser lo más planas posibles, siempre tendrán una estructura piramidal desde la perspectiva de los niveles de gestión —valga decir, el nivel estratégico, táctico y operativo—, por lo que se desprende que las empresas necesitan mayor número de colaboradores para cubrir puestos de trabajo en los niveles táctico y operativo, cuyo perfil será mejor cubierto por un profesional técnico. En la actualidad, según datos del Foro Económico Mundial, el 48% de las convocatorias realizadas por las empresas para cubrir puestos de trabajo en América Latina no encuentra candidatos con las competencias necesarias. Me atrevo a afirmar que, en muchos de esos casos, esta falta de correspondencia se origina en el hecho que las empresas pretenden equivocadamente cubrir un puesto de trabajo con perfil técnico con candidatos que provienen de una formación universitaria.

Síganos en Facebook

¿Cuál es su opinión sobre la nueva Ley de Institutos y Escuelas de Educación Superior?

Estoy convencido que es un paso en el sentido correcto para fortalecer nuestro sistema educativo en el nivel superior, de tal manera que éste pueda aportar con mayor eficacia lo que le corresponde al desarrollo de nuestro país, específicamente en favor del sector productivo, pero sobre todo en favor de cada una de las personas que procuran obtener un trabajo digno para alcanzar el bienestar personal y el de sus familias. Corrige lo que en mi opinión es una de las principales causas para la confusión entre educación universitaria y técnica. Me refiero al hecho de haber establecido erradamente durante décadas que una de las principales diferencias entre ambas es el tiempo de duración de los estudios conducentes a sus respectivas titulaciones, tres años para los estudios técnicos y cinco años para los profesionales, cuando la diferencia fundamental debe establecerse en la orientación de dichos estudios con relación a la gestión del conocimiento, vale decir, entre la generación del conocimiento y la aplicación del conocimiento, como sucede en los países con los mejores sistemas de educación superior del mundo. En esta nueva ley, tanto los estudios técnicos como los universitarios son considerados estudios superiores de pregrado, otorgando el mismo grado académico de Bachiller y títulos profesionales al mismo nivel, de tal manera que los egresados de ambos puedan acceder a estudios de postgrado.

Sea el primero en comentar sobre "ISUR: “Los profesionales técnicos deben liderar el proceso de innovación tecnológica en sus empresas”"

Deje un comentario