¿Pisando el freno?

Si bien la desaceleración económica ha afectado las ventas de vehículos nuevos, algunas marcas han incrementado su participación de mercado en el sur del Perú.

ESCRIBE ERICK SILVA CHÁVEZ, ANALISTA DE AURUM CONSULTORÍA Y MERCADO

Imagínese un bólido desplazándose en una autopista de alta velocidad a más de 400 km por hora, gracias a su motor de 800 caballos de fuerza, viajando en una carretera con llantas de aleación de 20 pulgadas, sin nadie que pueda alcanzarlo, literalmente cortando el viento. Al interior, usted está totalmente satisfecho con los asientos de cuero y alcántara. ¡Un viaje realmente placentero!

La industria automotriz parecía vivir ese sueño. En el año 2010, el crecimiento de ventas de autos nuevos alcanzó el 57.0%, una “aceleración” increíble; el PBI del Perú llegó a crecer ese año en 8.5%, según estadísticas del INEI. Pero, luego, el sector empezó a “derrapar”, llegando finalmente a estrellarse en el 2014, con una reducción de las ventas de 7.1%. Paso de ser un bólido a… una carcocha.

¿Qué pasó en el 2014?

Cerca del 74% de los vehículos nuevos vendidos en el 2014 son de uso personal o familiar, mientras que el restante 26% son vehículos de uso comercial (16.5%, vehículos comerciales livianos –microbuses, minibuses, pickups y furgonetas–; 8.5%, vehículos de transporte de carga –camiones y remolcadores–; y 1.1%, vehículos de transporte de pasajeros –ómnibus–).

El Perú es un país netamente importador de vehículos, razón por la cual el sector es muy sensible a las fluctuaciones del tipo de cambio. En el 2014, el nuevo sol se depreció, pasando de S/. 2.8 por dólar a aproximadamente S/. 3.0 por dólar, lo que elevó el precio en soles de los autos importados. Asimismo, la economía peruana es sumamente dependiente del sector minero y, en el 2014, la inversión en minería se vio impactada por diversos factores, entre ellos, las fluctuaciones en los precios de los metales.

La reducción de ventas no afectó de modo uniforme a todas las empresas. En el 2013, la mayor participación en el mercado de automóviles correspondía a Toyota, con 18.7%; seguida por Hyundai, con 13.4%; Kia, con 10.9%; Chevrolet, con 9.6%; y Nissan, con 6.1%. En el 2014, la participación de Toyota se redujo a 17.3%; Hyundai aumentó a 13.8%; Kia, a 13.3%; Chevrolet se redujo a 7.7%; y Nissan aumentó a 6.9%.

En el caso de Toyota, si bien su participación total en el mercado de automóviles se redujo, su marca de lujo Lexus repuntó en ventas, con un crecimiento del 55% respecto al año anterior, seguida de las alemanas Mercedes Benz (28%) y BMW (12%), lo que sugiere que los clientes de los sectores económicos con mayor capacidad de gasto tienen expectativas optimistas con relación a sus ingresos futuros.

El dato regional

Examinando algunos departamentos del sur peruano, se observa que, en el 2014, en Arequipa se vendieron 15,909 vehículos; por su parte, en Cusco se vendieron 4,990 vehículos. El total de ventas de vehículos nuevos en Arequipa, Cusco, Tacna y Puno se redujo respecto al año anterior (-7.7%), con un comportamiento muy similar al registrado en el ámbito nacional. El crecimiento de las ventas se ha venido desacelerando desde 2010.

Las marcas con mayor participación de mercado son Toyota, Hyundai y Kia, con gran avance de Kia. Estas tres marcas concentran aproximadamente el 60% del mercado regional –a diferencia del nacional, donde solo representan el 44.4%–.

El modelo de vehículo más vendido en el sur es el Kia Picanto, seguido de los modelos Yaris y Hilux de Toyota. El Hyundai Grand I10 se ubica en la cuarta posición.

El futuro

Perú cuenta con 67 autos por cada 1,000 habitantes: 131 autos menos que Chile y 719 autos menos que Estados Unidos. Estos números sugieren que existe un amplio margen para que el sector siga creciendo, especialmente considerando el crecimiento de la clase media: en los hogares del Perú urbano, el nivel socioeconómico (NSE) C se ha elevado de 28.2% de la población, en el año 2012, a 32.2% en el 2014; y el NSE A/B, de 13.3% a 16.5%. En la región Arequipa, el NSE C ha pasado de 27.7% a 32.5%; y el NSE A/B, de 14.3% a 19.2%.

Con todo esto, se espera que el sector automovilístico pueda recuperarse, aunque no logre alcanzar nuevamente tasas de crecimiento como en el 2010.

Publicado en Mercados & Regiones número 8, junio de 2015

Sea el primero en comentar sobre "¿Pisando el freno?"

Deje un comentario