Arequipa: una de las regiones con mayor potencial competitivo del país

El estudio “Arequipa: una estrategia para el crecimiento sostenido y la prosperidad” busca diseñar una estrategia de competitividad para la región, para esto, presenta estrategias económicas y sociales ambiciosas, apoyándose en las ventajas competitivas únicas de la región.

ENTREVISTA A JORGE RAMÍREZ-VALLEJO, CODIRECTOR DEL ESTUDIO “AREQUIPA: UNA ESTRATEGIA PARA EL CRECIMIENTO SOSTENIDO Y LA PROSPERIDAD”

Mercados & Regiones entrevistó a Jorge Ramírez-Vallejo, profesor de Harvard Business School y director, junto con el profesor Michael E. Porter, del estudio de competitividad “Arequipa: una estrategia para el crecimiento sostenido y la prosperidad”. “Este estudio es un esfuerzo intermedio en el proceso de competitividad de Arequipa; el proceso continúa con la implementación de las propuestas y la consecución de las metas. Arequipa tiene los ingredientes para incrementar significativamente sus niveles de competitividad”, comenta Jorge Ramírez-Vallejo.

Para empezar, ¿podría definir el término “competitividad”?
Competitividad es sinónimo de productividad. Es cómo los países y regiones utilizan sus recursos para lograr tener empresas productivas y pasar el test de la competencia internacional. Una empresa tiene que ser competitiva globalmente o, en el largo plazo, simplemente desaparecerá; desde la perspectiva de una empresa, la competitividad es un asunto de vida o muerte. En el marco porteriano, la única manera como un país o región puede mejorar los estándares de vida de sus pobladores es teniendo empresas competitivas que puedan pagar salarios altos y crecientes. Estos salarios elevados incentivarán la economía, generarán un consumo mayor y más sofisticado, lo que incentivará la inversión y generará más empleo. Un ambiente de negocios sano y competitivo, que invite a la inversión extranjera, es condición necesaria para que las empresas del país o región en cuestión, más eficientes y sofisticadas, puedan innovar, generar un mayor valor agregado y competir exitosamente en los mercados locales e internacionales.

¿Qué se busca al realizar este estudio?
Lo que se busca es diseñar una estrategia de competitividad para la región, ya que, si bien Arequipa ha crecido a una tasa promedio anual cercana al 6% en los últimos 10 años, este crecimiento proviene de precios altos de los commodities mineros. En pocas palabras, se trata de un crecimiento que no es sostenible. Además, el crecimiento de los últimos años ha beneficiado, en mayor medida, solamente a algunos sectores y se ha concentrado en la provincia de Arequipa, en comparación con el resto de provincias de la región. Segmentos amplios de la población aún no pueden cubrir sus necesidades básicas, y, aunque el desempleo es bajo, el subempleo y la informalidad siguen siendo muy elevados. Cabe destacar, además, que Arequipa tiene cierta dependencia de las exportaciones de commodities, con un potencial limitado para impulsar el crecimiento del empleo y diversificar su economía.

El estudio presenta estrategias económicas y sociales ambiciosas, apoyándose en las ventajas competitivas únicas de la región. Estas estrategias buscan dotar a Arequipa de mayores niveles de competitividad, que permitan a la región asegurar un crecimiento sostenido y brindar a sus pobladores, en general, mayores niveles de prosperidad.

¿Cuál fue el proceso que se siguió para el desarrollo del estudio?
El proceso se inició con una conferencia de lanzamiento del estudio, en octubre de 2013, a cargo del profesor Michel E. Porter. A esta conferencia asistieron líderes de los sectores público y privado, así como miembros de la academia, ONG, asociaciones civiles, etc., quienes pudieron conocer en primera instancia un diagnóstico preliminar de la competitividad regional, la metodología y marco conceptual que se utilizaría, así como los objetivos del estudio. El profesor Porter recalcó que el trabajo que se realizaría no era solo del equipo consultor, ya que el resultado final sería en beneficio de Arequipa, por lo que se necesitaría la colaboración y compromiso de todos los arequipeños.

Luego de la conferencia de lanzamiento, empezamos con el desarrollo del diagnóstico de competitividad y de desempeño económico de la región. Nos basamos en el marco conceptual porteriano, que considera tres determinantes de competitividad.

El primer determinante es el de las dotaciones, es decir, los recursos heredados, como son recursos naturales, fuentes de energía, entre otros. Las dotaciones son factores que determinan las ventajas comparativas de la región. El segundo determinante es la competitividad macroeconómica, que está conformado por las políticas macroeconómicas y por la infraestructura social e instituciones políticas. En esta parte del trabajo, se analizó cómo y cuáles son las políticas macroeconómicas que rigen a nivel nacional, la situación y el estado del sistema de salud en el país, la calidad de la educación, la corrupción, entre otras variables sociales, tanto a nivel nacional como regional.

El tercer determinante es la competitividad microeconómica, la cual está compuesta por la calidad del ambiente de negocios, el estado de desarrollo de clústeres y la sofisticación de las estrategias y operaciones de las firmas. Para la evaluación de este componente, no solo se recurrió a fuentes secundarias, sino también a talleres, entrevistas con líderes empresariales y al desarrollo de mesas de trabajo temáticas, cuyos resultados fueron, además, el principal insumo para la elaboración de las estrategias.

Posteriormente, se desarrolló la Estrategia de Competitividad de la Región Arequipa, la cual comprende cuatro componentes: la Propuesta Regional de Valor; el establecimiento de 12 metas para la región –las cuales abarcan no solo temas económicos, sino también sociales–; la agenda de acción –desarrollada también con la participación de líderes de los sectores público, privado y académico–; y, por último, el desarrollo de la institucionalidad para la implementación de las estrategias, ya que no serviría de nada todo el trabajo realizado si no se dispone de una organización encargada de llevar a cabo lo propuesto.

Mencionó que se necesitó el apoyo de expertos de los diferentes sectores de Arequipa, ¿en qué etapas se necesitó de esa colaboración?
Efectivamente, como lo señaló el profesor Porter en la conferencia de lanzamiento, para llevar a cabo el estudio fue necesario trabajar conjuntamente con líderes y expertos de los diferentes sectores de la región.

Se realizaron dos talleres de trabajo, en los que participaron, en total, 107 líderes del sector privado, 26 del sector público y 32 de la academia. El primer taller se desarrolló en el mes de noviembre, en el cual se expusieron los elementos del diamante de Porter y se formaron grupos de trabajo con los asistentes, quienes analizaron y evaluaron la calidad del ambiente de negocios de Arequipa, desde cuatro dimensiones: condiciones de los factores; industrias relacionadas y de soporte; condiciones de la demanda; y el contexto de estrategia de las firmas y la rivalidad.

El segundo taller de trabajo se desarrolló a finales del mes de enero. El taller consistió en identificar las características únicas en la región, definir qué papel debería representar Arequipa en el Perú, Sudamérica y el mundo, e identificar los tipos de actividades económicas y clústeres que Arequipa debería desarrollar. Para ello, se hizo una exposición del marco conceptual referente a clústeres y a la propuesta de valor regional, y se organizaron grupos de trabajo para desarrollar la temática.

Adicionalmente, se conformaron 19 mesas de trabajo temáticas, las cuales permitieron ahondar en el diagnóstico de los diferentes temas específicos y generar propuestas y recomendaciones. Cabe destacar también que se realizaron entrevistas a los principales líderes empresariales de la región –gerentes de las principales empresas–; también se llevó a cabo una conferencia sobre valor compartido en la Universidad Católica de Santa María.

¿Podría explicar en mayor detalle en qué consistieron las 19 mesas de trabajo?
Para el diseño de la Estrategia de Competitividad de la Región, se necesitaba profundizar en temas específicos, por lo que se armaron 19 mesas de trabajo temáticas. Cada mesa de trabajo fue liderada por un especialista en el tema y los líderes tuvieron que estar familiarizados con el marco teórico del profesor Porter.

Las mesas abordaron los siguientes temas: seguridad y violencia; salud; mercado laboral; cultura ciudadana; infraestructura; logística; talento humano (educación y formación técnica); investigación, innovación, ciencia y tecnología; energía; agua y ambiente; facilidad para iniciar y desarrollar negocios y empresas; servicios financieros y acceso a capital (microcrédito); existencia y situación de clústeres en la región; desarrollo y ordenamiento territorial urbano; desarrollo rural (agricultura y sistemas de riego, interacción con las ciudades); sofisticación y desarrollo empresarial; valor compartido; efectividad del gobierno; y, organización para la competitividad.

Se contó con la participación de cerca de 250 expertos, de los sectores privado y público, y de la academia.

Los objetivos de cada mesa fueron diagnosticar la situación actual del tema en cuestión, trazar una visión y metas al año 2025, y desarrollar propuestas estratégicas. Para esto, cada líder de mesa se reunió con entre 8 y 15 participantes en reuniones periódicas. Adicionalmente, se realizaron entrevistas a expertos en el tema, con la finalidad de enriquecer el resultado.

Con el trabajo realizado por las mesas y las entrevistas a expertos, se fortaleció el componente de diagnóstico y se diseñó la Estrategia de Competitividad de la Región.

Publicado en Mercados & Regiones número 2, agosto de 2014

Sea el primero en comentar sobre "Arequipa: una de las regiones con mayor potencial competitivo del país"

Deje un comentario