Desarrollo financiero: impulsor del crecimiento

Un sistema financiero es un conjunto de instituciones y mercados que recoge el exceso de fondos de los ahorradores, sean hogares o empresas, y distribuye capital financiero a los emprendedores y a otros que requieran crédito. En este sentido, la principal función de un sistema financiero es facilitar la asignación e implementación de recursos financieros en el espacio y en el tiempo, en un entorno incierto.

Presumiblemente, en un sistema financiero sano, los intermediarios reducen los costos de la inversión al diversificar riesgos y aprovechar economías de escala en el procesamiento y seguimiento de la información (Fohlin, 2014), especialmente en los países económicamente menos avanzados. En 1912, Joseph Schumpeter señalaba que los intermediarios financieros promueven actividades innovadoras, reducen los costos de transacción y mejoran la eficiencia en la asignación de recursos; de esta manera, el sector financiero se convierte en la “locomotora del crecimiento”.

A lo largo de los años, Perú ha logrado desarrollar un sistema financiero cada vez más sólido. A mayo de 2015, el sistema financiero peruano está conformado por 62 entidades financieras: 17 bancos, 12 financieras, 12 cajas municipales de ahorro y crédito (CMAC), 10 cajas rurales de ahorro y crédito (CRAC) y 11 empresas de desarrollo de la pequeña y microempresa (edpymes).

Una de las más recientes incorporaciones al sistema financiero peruano ha sido ICBC Perú Bank, que inició sus operaciones en febrero de 2014, y que tiene como público objetivo la banca corporativa. En torno de la misma fecha, Financiera Edyficar, perteneciente al holding Credicorp, adquirió 60.7% de las acciones de Mibanco, con el objetivo de convertirse en la principal entidad financiera de Latinoamérica dedicada a las microfinanzas. Un año antes, en 2013, la Caja Rural de Ahorro y Crédito Nuestra Gente se había fusionado con Financiera Confianza (perteneciente al Grupo BBVA), con miras a liderar el mercado de las microfinanzas en el Perú.

Créditos y PBI

El sistema financiero se encuentra fuertemente ligado al crecimiento económico. Al analizar la relación entre el crecimiento de los créditos otorgados en el ámbito nacional y el crecimiento del PBI real, se observa que, cuando se frena el crecimiento del PBI de Perú, también suele disminuir el crecimiento de los créditos. Por ejemplo, en 2009, cuando el Perú creció a una tasa real de 1.0% –lo que equivale a 8.1 puntos porcentuales menos que en el año 2008–, los créditos crecieron en solo 2.4% –cuando el año anterior el crecimiento había sido de 36.2%–. De la misma manera, cuando la economía nacional se recuperó en 2010, creciendo a una tasa real de 8.5% –esto es, 7.5 puntos porcentuales más que 2009–, los créditos nacionales crecieron a una tasa de 15.9%.

En el ámbito regional, se observa que, cuando la región creció en solo 1.0% en 2009 –lo que equivale a 10.1 puntos
porcentuales menos que en 2008–, la tasa de crecimiento de los créditos en la región se redujo de 37.6% en 2008 a solo 5.5% en 2009, una diferencia de 32.1 puntos porcentuales. Un año después, Arequipa registró un crecimiento real de 6.1% y la tasa de crecimiento de los créditos se incrementó en 18 puntos porcentuales, pasando de 5.5% en 2009a 23.5% en 2010.

En 2013, la región creció en 2.2% –lo que equivale a 8 puntos porcentuales menos que 2012– y el crecimiento de los créditos fue de 11.1% (11.3 puntos porcentuales menos que en 2012). En cambio, para Perú en su conjunto, pese a la desaceleración del crecimiento de la producción en el año 2013, los créditos crecieron a una tasa mayor que en 2012.

Comentarios finales

Los estudios teóricos y empíricos muestran que un sistema financiero sano y efectivo es crucial para el desarrollo y
crecimiento económico de largo plazo. El sistema financiero, sin embargo, también está sujeto a fenómenos cíclicos y puede ser frágil, con repercusiones negativas para los sectores productivos, de manera que no puede considerarse como un sector que incondicionalmente aumenta el crecimiento de la economía en su conjunto. De allí la importancia de marcos regulatorios y supervisores adecuados.

Dato: A diciembre de 2013, los créditos otorgados a nivel nacional por la banca múltiple, cajas rurales, cajas municipales y por las entidades de desarrollo para la pequeña y microempresa sumaron S/. 183,761 millones, mientras que los créditos otorgados por estas mismas instituciones en Arequipa alcanzaron los S/. 6,450 millones.

Publicado en Mercados & Regiones número 10, agosto de 2015

Sea el primero en comentar sobre "Desarrollo financiero: impulsor del crecimiento"

Deje un comentario