El Perú y la COP 20

Las actividades humanas e industriales, como la quema de combustibles fósiles, la tala de bosques y el manejo de desechos sólidos domiciliarios, alteran la composición química de la atmósfera mediante el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), lo que finalmente está provocando el calentamiento global.

ESCRIBE HENRI LE BIENVENU, GERENTE DE PERÚ 2021

En 1997 se firmó el Protocolo de Kioto, el primer acuerdo entre naciones que tuvo por objetivo reducir, entre los años 2008 y 2012, los niveles de GEI en un 5% con respecto a los de 1990. Sin embargo, recién en 2009 el protocolo fue ratificado por 187 países y, a la fecha, no se cuenta con el apoyo de grandes economías como Estados Unidos.

Hoy en día, y a cinco meses de recibir a más de 12,000 especialistas de 195 países en la vigésima Conferencia de las Partes (COP 20) –la cumbre mundial más importante sobre cambio climático, que tendrá lugar en Lima del 1 al 12 de diciembre de 2014–, somos conscientes de que el Perú representa un papel fundamental para lograr el borrador de un acuerdo global que reemplace al Protocolo de Kioto. El proceso involucra una serie de negociaciones previas, que se basan en financiación, mitigación de la emisión de GEI y definición del papel que desempeñaran los países desarrollados o en vías de desarrollo.

¿Cuáles son los avances hasta ahora? De acuerdo con el Ministerio del Ambiente (Minam), la Unión Europea anunció la reducción de sus emisiones al año 2050, y Estados Unidos, como parte de su plan de acción climático, reducirá sus emisiones de plantas de generación de energía basadas en carbono; además, existe la expectativa de un eventual anuncio por parte de China.

A su vez, ya están aprobados los mecanismos para que funcione el Fondo Verde del Clima, que consiste en captar aportes económicos de países desarrollados y transferirlos a los que están en vías de desarrollo, para que estos puedan hacer frente a los impactos negativos generados dentro de sus fronteras y que contribuyen al cambio climático.

Recientemente, Alemania anunció que aportará US$ 1,000 millones a dicho fondo, siendo el primer país en contribuir a los avances de la COP 20.

Los objetivos están trazados y los avances deben seguir multiplicándose para lograr una negociación efectiva. Por otro lado, es también importante –más aún porque seremos sede de la COP 20– que todos los ciudadanos peruanos seamos conscientes de nuestra realidad en cuanto al impacto que tenemos en el medio ambiente, y actuemos positivamente en ese sentido.

Perú 2021, principal promotor de la responsabilidad social empresarial a nivel nacional, impulsa, entre otros, que la dimensión ambiental de este modelo de gestión esté presente y sea considerado, no sólo en las políticas y prácticas de las empresas, sino también, y principalmente, en sus procesos (Triple Bottom Line de la RSE).

Publicado en Mercados & Regiones número 2, agosto de 2014

Sea el primero en comentar sobre "El Perú y la COP 20"

Deje un comentario