El planeamiento salarial y la optimización del costo laboral

Si bien pueden existir diversos factores que determinan el grado de satisfacción de los trabajadores, el salario es un elemento que suele ser una preocupación constante, tanto para los trabajadores, que aspiran de manera legítima a mejorar su nivel de ingresos, como para los empleadores, que deben mantener un equilibrio entre los ingresos de la actividad económica y los gastos de personal.

ESCRIBE MAURICIO MATOS ZEGARRA, GERENTE DEL ÁREA LABORAL DE EY

Lamentablemente, y con frecuencia, ambos intereses suelen parecer contradictorios, lo que puede significar el origen de un potencial escenario de conflicto y de insatisfacción laboral. Sin embargo, ambos intereses son perfectamente compatibles y pueden ser abordados a través de un trabajo de planeamiento salarial que, por un lado, permita mejorar los ingresos de los trabajadores y, al mismo tiempo,
permita al empleador optimizar los recursos destinados a este fin, sin incurrir en un costo salarial desproporcionado.

En primer lugar, resulta primordial que la empresa analice la estructura salarial de su nómina, a fin de determinar
si el tratamiento laboral y tributario de los conceptos que la componen es adecuado. A manera de ejemplo, cuando
un empleador decide incrementar la remuneración de un trabajador en S/. 1.00, debe saber que en realidad el aumento podría llegar a ser hasta de S/. 1.49, si tomamos en cuenta que ese monto es base de cálculo de beneficios sociales y de aportes a la seguridad social en salud que son de cargo del empleador.
En consecuencia, debemos incidir en mejorar el ingreso de nuestros trabajadores a través de conceptos que no sean
necesariamente base de cálculo para cargas sociales.

Entre otras medidas, se puede recurrir a mecanismos alternativos de mejora de ingreso de los trabajadores, como son el otorgamiento de prestaciones alimentarias, la implementación de políticas de otorgamiento de gratificaciones
o bonificaciones extraordinarias, el financiamiento de los estudios y capacitación de un trabajador, la participación
adicional o voluntaria en las utilidades. Estas medidas, sin duda, van a tener un impacto positivo en el nivel de ingreso de los trabajadores, los va a comprometer más con el éxito de la actividad empresarial y su implementación no debería significar un incremento significativo en el costo laboral. Conviene precisar que estos ingresos sí estarán afectos al pago del impuesto a la renta de quinta categoría por parte del trabajador.

No obstante, al otorgar estos beneficios, hay que considerar las condiciones bajo las cuales pueden y deben ser entregados al trabajador. Así, es muy importante revisar que los conceptos que nosotros consideramos como no remunerativos en realidad tengan esa calidad, pues si, por ejemplo, nosotros condicionamos la entrega de prestaciones alimentarias al cumplimiento de metas, en realidad habremos convertido dicho ingreso en remuneración y, por ende, tendríamos que recalcular los beneficios sociales del trabajador, además de tener que regularizar los aportes a la seguridad social que correspondan. Situación similar puede producirse respecto a los stock options plans y su carácter remunerativo.

Por otro lado, no debemos olvidar que, si bien en principio los gastos de personal son considerados como gasto deducible a fin de determinar la renta neta de tercera categoría, Sunat considera que estos gastos deben cumplir con los requisitos de causalidad, generalidad, normalidad y razonabilidad en el gasto incurrido. Por tanto, no es recomendable disponer el otorgamiento unilateral y discrecional de un beneficio a nuestros colaboradores, sino que el mismo debe realizarse de manera ordenada y debe estar respaldado mediante políticas internas que lo justifiquen, precisando que esté previsto para un conjunto o grupo de trabajadores, que el beneficio otorgado redunde también en beneficio de la empresa y que los montos otorgados sean razonables en función de los ingresos del ejercicio. De lo contrario, Sunat podría reparar dicho gasto.

La mejora de los ingresos de los trabajadores no debe traducirse automáticamente en un sobrecosto laboral, pues existen variadas opciones para mejorar sus ingresos sin impactar en forma desproporcionada en el presupuesto de la empresa. Se trata sólo de analizar la estructura salarial, ordenarla y cuidar que estos beneficios sean correctamente otorgados –a fin de evitar las contingencias laborales y tributarias que podrían presentarse–, y así lograr la satisfacción de este aspecto fundamental en la vida de un trabajador.

Publicado en Mercados & Regiones número 10, agosto de 2015

Sea el primero en comentar sobre "El planeamiento salarial y la optimización del costo laboral"

Deje un comentario