Hilando fuerte: Michell & Cía. facturará más de US$ 100 millones en 2014

“El 2013 ha sido un año bastante bueno para nosotros”, comenta Derek Michell. El gerente general se detiene para explicar la mística de Michell y Cía.: “El 2014 viene bien también; es un año en que probablemente cerremos con records de facturación como empresa”.

ENTREVISTA A DEREK MICHELL LÓPEZ DE ROMAÑA, GERENTE GENERAL Y VICEPRESIDENTE DEL DIRECTORIO DEL GRUPO MICHELL

¿Podría contarnos un poco de la historia del Grupo Michell?
Michell y Cía. empieza en 1931, fundada por mi abuelo, quien llega de Inglaterra después de la Primera Guerra Mundial. Después de la guerra, Inglaterra estaba absolutamente devastada, y él se viene a Perú en busca de chinchilla, porque había visto en Inglaterra a una actriz que llevaba un abrigo muy lindo de esta piel. Cuando le preguntó dónde lo había conseguido, ella le dijo “Perú”. Es así que decidió venir a nuestro país en busca de chinchilla, ya que era un negocio próspero en la época. Lamentablemente, al llegar a Perú se entera de que ya no había chinchilla, porque se encontraba más o menos exterminada. Sin embargo, descubre la alpaca y empieza a acopiar la fibra en la sierra y a bajarla para vender a las comercializadoras acá en Arequipa –en esa época había muchas casas comercializadoras de alpaca: casa Gibson, casa Stafford, y otras más–. Esto lo hizo por dos años hasta que, en el año 1931, funda su empresa.

Cuando mi abuelo llega, no tenía dinero, solo una cigarrera de oro que le había regalado su madre. Entonces, decide empeñarla en Puno, con lo cual obtiene su primer capital para la compra de fibra. Eventualmente, logra recuperar la cigarrera, la cual tenemos hoy en día preservada en el directorio de la empresa.

Michell y Cía. fue la empresa que cambió el negocio de alpaca en el Perú. Hasta esa época, solamente exportábamos fibra sin procesar, a Inglaterra o Estados Unidos. Mi abuelo empieza a hacer los primeros “escojos” de fibra en el país, para separar las diferentes calidades y luego procesarlas; las lavaba y, eventualmente, las comenzó a peinar e hilar, lo que da origen a la cadena de producción que se viene haciendo hoy en día.

Michell y Cía. se dedica solamente al rubro textil, y manejamos toda la cadena de procesos. Tenemos un fundo en el altiplano que se llama Mallkini, en el cual tenemos 4,000 cabezas de animales y hacemos mejoramiento genético. Además de manejar todas las técnicas para mejorar nuestra genética, lo que tratamos de hacer también es irradiar a las comunidades aledañas que nos proveen y a nuestros centros de influencia.

¿Cómo les ha ido con los temas de mejoramiento genético?
Bastante bien. La fibra ha mejorado significativamente en los últimos años y, aparte del mejoramiento de la fibra para nuestro uso, también entregamos padrillos probados a las diferentes comunidades de nuestras áreas de influencia, para mejorar la sangre de sus animales.

Lo que buscamos es obtener pelo lo más fino y homogéneo posible, a lo largo de todo el cuerpo del animal, no sólo una parte. Es un trabajo que tarda años y, aunque se ha logrado mejorar la fibra en el Perú en general, estamos seguros de que se va a lograr mejorar aún más, lo que va a redituar en tres cosas: mejores ingresos para el campesino, mejores ingresos para el productor y una mayor aceptación de la fibra de alpaca a nivel mundial.

¿A qué problemas se han enfrentado?
Definitivamente el tema de la falta de mano de obra es importantísimo para nosotros, porque estamos en una industria donde su uso es intensivo. Y no se trata de una mano de obra cualquiera, sino que necesitamos mano de obra muy especializada. La realidad en Arequipa es que los salarios para este tipo de trabajo han subido tremendamente, lo cual definitivamente nos ha quitado gente. Lo único que hemos podido hacer con esto es seguir preparando y especializando a más personas en este tipo de labores, y mejorando los salarios hasta donde se puede; lamentablemente tenemos un techo en este rubro, que nos limita. Una ventaja para nosotros es que, en la empresa, tenemos una cultura de buen trato, lo que se traduce en fidelidad hacia la empresa por parte de nuestros colaboradores; es decir, hemos tratado de mejorar el ambiente laboral y lo hemos logrado bastante bien.

¿Qué lugar ocupa el uso de maquinaria en su operación?
La maquinaria para alpaca es muy similar o igual a una máquina de hilar lana, cachemir o cualquier otra fibra. En general, en los últimos 15 años, venimos invirtiendo todos los años una cantidad significativa de dinero en mejoramiento de maquinaria. Probablemente tenemos una de las fábricas más modernas en el medio, no solo en Arequipa, sino a nivel mundial. Estamos totalmente al día en tecnología y también en preparación de nuestro personal.

¿Su principal negocio es el hilado?
Es toda la cadena, en realidad; pero hoy en día vendemos más hilo. Sin embargo, nuestro objetivo a largo plazo es vender más productos terminados en nuestras tiendas.

¿Cómo está evolucionando el negocio de la alpaca?
Este negocio ha cambiado mucho en los últimos años. En Arequipa, la alpaca siempre ha sido una fibra muy conocida; pero, en el extranjero, no tanto. Sin embargo, en los últimos 20 años, ha habido una difusión muy fuerte de la alpaca y su fibra; y, hoy en día, aunque parezca increíble, este animalito está casi de moda en Estados Unidos, Australia y Europa. Además, ya se crían alpacas fuera del país, lo cual ayuda a que se haga conocida la fibra. Estoy seguro de que esto ha tenido un impacto muy positivo en nuestros resultados.

¿Qué opina de que haya crecido la ganadería de alpacas en Australia, China o Estados Unidos?
Aunque preferiría que toda la fibra de alpaca saliera del Perú, como país ya hemos exportado una gran cantidad de animales. Entonces, lo que hay que hacer es ver la mejor manera de seguir aprovechando esta fibra, y una oportunidad se da con la posibilidad de comprar fibra en el extranjero. En otras palabras, ahora tenemos más competencia, pero sólo en épocas de mercado bajo; en épocas de mercado alto, tenemos más alternativas para proveernos de material.

¿Se pueden aprovechar los desarrollos genéticos que tienen, por ejemplo, los australianos?
Definitivamente. Por ejemplo, nosotros trabajamos con un asesor en el fundo Mallkini que ha sido una eminencia en Australia, justamente en mejoramiento genético de ovejas y de ganado. Entonces, toda esa tecnología y know-how que ellos poseen –la cual requiere de mucha investigación y capital– la debemos aprovechar y, de hecho, la estamos aprovechando al tratar de replicar acá los resultados, para mejorar nuestro ganado y, en general, el de todo el altiplano.

Hoy en día, el Perú sigue siendo la meca de la alpaca; todavía tenemos los mejores animales y el mejor pelo. Pero los demás países están mejorando y no podemos dormirnos en nuestros laureles; tenemos que aprovechar sus avances y aplicarlos acá.

¿Cuáles son las perspectivas para el año 2015?
El 2015 se pinta como un año difícil, porque los precios de la fibra de alpaca están históricamente muy altos. En todo caso, no creo que vaya a ser un mal año, pero sí difícil; definitivamente vamos a tener que trabajar mucho más para lograr las ventas que necesitamos y vamos a tener que tener mucho más cuidado con las mezclas y preparaciones que hagamos de nuestros productos.

¿Qué cree que le podría faltar a Sol Alpaca para llegar a ser una marca globalmente reconocida, como lo son Armani, Versace o Ralph Lauren?
Sol Alpaca es una marca que se viene consolidando y su enfoque todavía sigue siendo más hacia un mercado turístico, no tanto un mercado de fashion o de moda, donde cambian cuatro o cinco colecciones al año. La alpaca es un producto que no es fácil de vender en verano ni en primavera, ya que es un producto de invierno. Entonces, para no entrar tanto a este tema de temporadas, por ahora preferimos enfocarnos en el mercado turístico, el cual se mantiene durante todo el año. Sí tenemos un factor moda, el cual trabajamos mucho y es muy importante en nuestras colecciones, porque las prendas tienen que ser bonitas y se tienen que poder vender. También tenemos que atender a todos los gustos, porque estamos en el mercado asiático, europeo, americano, etc.

Publicado en Mercados & Regiones número 4, diciembre de 2014

Sea el primero en comentar sobre "Hilando fuerte: Michell & Cía. facturará más de US$ 100 millones en 2014"

Deje un comentario