Innovación, el principal desafío de los negocios familiares

Entre mayo y agosto de 2014, PwC realizó la “Encuesta de negocios familiares 2014” aplicándola a 81 empresas peruanas con ventas anuales entre US$ 5 millones y más de US$ 500 millones. ¿Cuáles son sus principales desafíos y metas?

El dicho “Padre arriero, hijo caballero y nieto pordiosero” refleja la percepción de que son escasas las empresas familiares que sobreviven en el largo plazo. En el Perú, alrededor del 90% de las empresas son familiares, es decir, su propiedad está controlada por una o más familias, y los puestos de cargos directivos están ocupados por algún miembro de la familia. Estas empresas generan cerca del 75% del PBI nacional, pero pocas de ellas sobreviven la segunda generación y muy pocas llegan a la tercera.

Desafíos y metas clave

Los empresarios peruanos consideran que la principal tendencia global que transformará los negocios son los avances tecnológicos –también es importante el cambio en el poder económico global–. En este sentido, no sorprende que la mayoría de empresas familiares –el 70%– señale que innovar continuamente es el principal reto que enfrenta el negocio para los próximos cinco años. La innovación y la diversificación hacia nuevos productos y sectores se encuentra dentro de las diez metas personales y empresariales para el quinquenio que se avecina.

La innovación no solo se refiere a que la empresa vaya de la mano con los avances tecnológicos en el mundo, sino también a que el personal que dirige la empresa busque profesionalizarse y mejorar continuamente. Estos son también dos grandes retos para los empresarios peruanos, retos que se presentan con mayor énfasis que para los empresarios del resto del mundo.

Otro de los retos principales para las empresas familiares peruanas es la planificación de la sucesión. Más del 60% de las empresas encuestadas no contaba con ningún plan de sucesión para altos cargos y solo el 15% había implementado un plan de sucesión robusto y documentado.

Planes e intereses para un legado duradero

Tres de cada seis empresarios piensan pasar el negocio a la siguiente generación, pero introduciendo una gerencia profesional: la propiedad de la empresa queda en la familia, pero no así la gerencia. Dos de cada seis afirman que pasarán tanto la propiedad como gerencia. Solo uno de cada seis manifiesta la intención de vender la empresa –ya sea a un inversionista privado, mediante oferta pública, o a otra empresa–.

Para muchos empresarios de negocios familiares, los principales intereses para asegurar un legado duradero en el tiempo son (1) una organización profesional bien estructurada; (2) crecer, consolidarse y ser rentable; y (3) que la próxima generación mantenga la calidad del servicio y los valores de la organización. Respecto a este último punto, una característica de las empresas familiares es que valoran el servicio a la comunidad, creando puestos de trabajos y apoyando en todo momento a sus colaboradores.

En algunos aspectos, las empresas familiares pueden enfrentar mayores riesgos que otras empresas –por ejemplo, en temas relacionados con recuperación de la inversión, debido a dificultades de acceso a capital (aspecto mencionado por el 40% de los encuestados)–; al mismo tiempo, por su naturaleza, las empresas familiares son más emprendedoras (67%) y miden el éxito de manera distinta (73%). Si bien la continuidad de las empresas familiares depende de diversos factores –tanto internos como externos–, lo crucial es la habilidad de los propietarios de gestionar, desarrollar e innovar sus procesos y operaciones.

Publicado en Mercados & Regiones número 4, diciembre de 2014

Sea el primero en comentar sobre "Innovación, el principal desafío de los negocios familiares"

Deje un comentario