La ergonomía como inversión

Cuando hablamos de ergonomía como la adaptación del puesto de trabajo a la persona, no solo debemos pensar en la “comodidad” física; es decir, no solo se trata de la adaptación de una mesa o buscar una silla “ergonómica”. El concepto de ergonomía va mucho más allá. La ergonomía busca el bienestar físico, mental y socialdel trabajador.

ESCRIBE MARIBEL LILIANA RODRÍGUEZ SILVA, DIRECTOR MÉDICO DEL POLICLÍNICO DIVINO NIÑO

“Ya no aguanto más a mi jefe. Me hace la vida imposible, cada día me da más trabajo. Estoy teniendo muchos problemas con mi esposa, porque llego muy tarde. A mis hijos los encuentro dormidos y, encima, tengo que llevarme trabajo a casa…”.

“Ya no sé lo que pasa en mi casa. No puedo participar de las reuniones familiares como antes: ya no escucho bien. Trabajé tantos años en la empresa y nunca se me ocurrió usar algo para proteger mis oídos…”.

Estas son frases que evidencian que ha habido poco conocimiento y responsabilidad en cuidar la salud del trabajador, por parte de los gerentes o directivos de empresas y por parte de los mismos trabajadores.

Cuando hablamos de ergonomía como la adaptación del puesto de trabajo a la persona, no solo debemos pensar en la “comodidad” física; es decir, no solo se trata de la adaptación de una mesa o buscar una silla “ergonómica”. El concepto de ergonomía va mucho más allá. La ergonomía busca el bienestar físico, mental y social del trabajador.

Muchas empresas lo ven como un costo muy alto y, efectivamente, puede ser costosa. Sin embargo, al revisar las estadísticas de enfermedades ocupacionales, se llega a concluir que este costo es una inversión. Considérense, por ejemplo, las posibles consecuencias en los siguientes indicadores.

  • Procesos de remplazo
  • Rotación de personal
  • Capacitaciones a otros trabajadores
  • Estrés ocasionado a trabajadores del entorno
  • Menor productividad
  • Gastos legales
  • Compensaciones, etc.

Además de ello, no es un secreto que, cuando el cliente interno es mejor considerado en su trabajo –y así lo percibe–, tiene una mayor probabilidad de identificarse más con él, su compromiso es mayor y, como consecuencia, tiende a haber un efecto positivo en la rentabilidad de la empresa.

En este sentido, pueden observarse los siguientes efectos asociados con una mayor ergonomía.

  • Incremento de niveles de productividad
  • Clima laboral positivo
  • Reducción de costos por ausentismo
  • Reducción de costos por accidentes
  • Mejora de la satisfacción del cliente externo, etc.

Crear el entorno laboral a la medida del trabajador es potenciar su calidad de vida. Ese es el fin de la ergonomía y debe ser uno de los fines de toda organización.

Publicado en Mercados & Regiones número 8, junio de 2015

Sea el primero en comentar sobre "La ergonomía como inversión"

Deje un comentario