La generación conectada

Cuando cambia el comportamiento de los consumidores, cambia el mercado; y ello está exigiendo a las empresas cambiar su forma de comunicarse con esta generación.

ESCRIBE VICTOR LOZANO, DIRECTOR EJECUTIVO DE MÉTODO P, MARKETING

Ana acaba de publicar la última ecografía de Esteban en Facebook. Esteban, sin haber nacido, ya tiene vida digital: 150 likes lo reciben al mundo. Ángel despierta sobresaltado; el móvil ha sonado y debe ir a la universidad; mientras revisa sus redes sociales, sonríe y crea un meme como respuesta.

Los de su generación son denominados millennials. Nacidos a finales de los años noventa, han vivido en un Perú diferente. Mientras que sus padres sufrieron el caos económico, la crisis, los problemas sociales, el terrorismo, una de las peores épocas del Perú, ellos nacieron en un contexto distinto, con un país recomponiéndose, consumiendo contenidos más globales por el acceso al cable y, luego, al internet.

Ellos no tienen la misma presión social de ser doctores, abogados, contadores; bajo sus propios modos de consumir medios, ven cómo los chefs o cocineros conquistan el mundo, construyendo una nueva y deseada identidad peruana. Esta generación de la transición entre “lo digital” y “lo físico” es amante de lo instantáneo; están sobresaturados de información, por lo que tienen problemas de atención y de aprendizaje. Actualmente, las empresas tienen problemas de rotación laboral con los millennials, quienes buscan experiencias que los ayuden a crecer rápidamente en sus carreras.

Cuando cambia el comportamiento de los consumidores, cambia el mercado; y ello está exigiendo a las empresas cambiar su forma de comunicarse con esta generación. Muy por el contrario de lo que se creía en los primeros años, los millenials no solo han afectado los canales digitales de las marcas, sino que decididamente están impactando en los negocios, pues intervienen en el proceso de decisión de compra de muchos productos y servicios, sobre todo porque expresan social y, muchas veces, viralmente sus experiencias con las marcas, construyendo un posicionamiento en que las empresas no tienen el control.

Dado este escenario, esbozo tres tendencias de comportamiento global que ya impactan en el mercado local:

1. El mundo es la ciudad

Más del 70% de la población en el Perú vive en zonas urbanas. Esto ha cambiado velozmente en los últimos 10 años, de la mano del crecimiento de centros comerciales, tiendas por departamento y del sector de entretenimiento. Los millenials tienen cinco veces más variedad de productos para escoger que otras generaciones y, si bien el precio sigue siendo un importante factor de decisión de compra, cada vez más los millennials buscan una propuesta que comunique una ventaja diferencial desde la calidad, el diseño, la marca, etc.

2. Importancia de lo simple

Hay una tendencia por lo simple que rodea la vida de los millennials. Las interfaces de pantalla táctil atraen a esta generación, por su simplicidad y la experiencia que les transmite. Pero la simplicidad se da también por haber creado su propio lenguaje, directo, con sus propios códigos de comunicación y formas de entender la vida. Una marca que aprovecha esta tendencia acertadamente en redes sociales, sin perder su esencia tradicional, es Cerveza Arequipeña.

3. Conciencia en valores y acción verde

A la generación millennial le toca vivir las consecuencias del actual modelo de producción y consumo, que está llevando de manera cada vez más notoria a un colapso social, ambiental y de valores. Ellos están concientizados e involucrados, y apoyan a aquellas marcas que tienen conciencia social pero que, además, buscan cambiar esta realidad. La Universidad Católica San Pablo acaba de lanzar una campaña denominada #PeatonqueseRespeta, que justamente busca impactar positivamente sobre un problema social que vivimos día a día; y, desde luego, quien más está viralizando este mensaje es la generación millennial.

Publicado en Mercados & Regiones número 6, marzo de 2015

Sea el primero en comentar sobre "La generación conectada"

Deje un comentario