Motivación y performance

¿Qué tan eficientes son los grandes incentivos económicos? ¿Es el dinero el principal motivador? ¿De qué otras maneras podemos motivar?

Cuando pensamos en el dinero como único motivador, estos son algunos pensamientos que encontramos: “La gente prefiere estar en la playa y disfrutar mojitos en vez de trabajar, por eso les debemos pagar, para que no estén en la playa”. Esto es falso: la gente puede trabajar sin necesidad de estar motivados por el dinero; incluso los animales prefieren trabajar a tener comida gratis, con excepción de los gatos domésticos.

¿Funcionan los grandes incentivos?
Usualmente se piensa que, cuanto mayor es el bono económico por lograr un objetivo, mayor será la motivación, por ende, mayor la performance; es decir una relación directa, más por más. Sin embargo, los psicólogos Robert Yerks y John Dodson demostraron lo contrario. La relación empírica entre performance e incentivos es una curva en “U” inversa. Esta afirmación se conoce como la Ley Yerks-Dodson. La Ley Yerks-Dodson refleja que la performance aumenta a medida que se incrementa el incentivo, hasta llegar a un punto máximo de performance, un punto crítico, a partir del cual los incrementos de incentivos resultan disfuncionales. En definitiva, a un mayor incentivo, mayor es el estrés o ansiedad de alcanzar el objetivo, y en un determinado punto se vuelve difícil concentrarse en el trabajo debido a que se está concentrado en el bono.

Los bonos distraen
Los bonos pueden llegar a ser una pérdida de tiempo. Dan Ariely, director del IMCA, laboratorio de economía conductual de Duke University, preguntó en privado a varios banqueros de inversión en Wall Street qué hacían en la mayor parte de su tiempo entre entre octubre, noviembre y diciembre. Secretamente le respondieron que sólo piensan en su bono, lo comentan a menudo con los amigos y la familia, hacen cálculos… Aunque afirman que esto no los estresa, admiten que los aleja de sus tareas diarias. ¿Será que pagar grandes bonos es ineficiente? ¿Con bonos más pequeños se puede lograr mejores resultados, a la vez que llevar más utilidades a los accionistas?

El dinero no es el único motivador
El dinero como motivador no es muy sostenible en el tiempo. Se deben buscar otras maneras de motivar, psicológicamente sanas, que tengan una energía más acogedora y que brinden bienestar. Cuando una persona logra una estabilidad financiera, el dinero extra no le brinda mayor felicidad. En este sentido, un estudio de la Universidad de Stanford demostró que, cuando los ingresos de una persona son superiores a US$ 50,000 al año, no hay relación entre la felicidad y el ingreso. Un ejemplo, verdadero, es el de un ejecutivo joven y brillante de un gran banco en New York que tenía a su novia por dar a luz. Usualmente, su jefe, todos los años, le daba un gran bono, pero ese año, cambió de parecer, y a cambio le permitió usar un departamento que poseía el banco, el cual estaba muy cerca de las oficinas. En términos monetarios, el segundo bono era considerablemente menor. Sin embargo, el joven ejecutivo estuvo más motivado que nunca. Tenía a su novia y su futuro hijo cerca, lo que le daba mucha tranquilidad; además, ahorraba mucho tiempo en trasladarse. El sentía que su jefe realmente se preocupaba por su bienestar.

Llegar al “estado de flujo”
Google tiene un programa de “tiempo”, donde sus trabajadores pueden disponer 20% del tiempo en proyectos no relacionados al trabajo y 15% para trabajar en iniciativas propias o poder elegir libremente proyectos en el trabajo. Lo importante es que, dándole tiempo a sus trabajadores, Google reconoce que sus trabajadores son personas que pueden manejar su tiempo, que pueden tener libertad y autonomía. La autonomía es un gran motivador. Lo que debemos buscar es lograr el estado mental de flujo, al cual se llega cuando uno se sumerge y enfoca toda la energía en la realización de la tarea. El sello distintivo del estado de flujo es una sensación de alegría espontánea durante la realización de la tarea.

Publicado en Mercados & Regiones número 1, julio de 2014

Sea el primero en comentar sobre "Motivación y performance"

Deje un comentario