¿No tiene seguro de vehículos?

A mitad del 2014, se desaceleró la tendencia alcista observada en los últimos años en la venta de vehículos. Sin embargo, las expectativas para el 2015 son buenas, según coinciden ejecutivos de distintas firmas automotrices.

ESCRIBE VÍCTOR ANDRÉS LA ROSA, SUB GERENTE REGIÓN SUR DE CONTACTO CORREDORES DE SEGUROS

La compra de un vehículo puede ser una fuente de trabajo o un sueño familiar; en cualquier caso, es importante saber que conlleva responsabilidades que debemos tener presentes.

Con el paso del tiempo, las personas caemos en la cuenta de que nos encontramos expuestos a diversos riesgos, algunos de los cuales podrían repercutir negativamente en nuestra vida. En algunas ocasiones, no podremos evitar estos riesgos.

Evidentemente, uno de los riesgos a los que estamos expuestos son los eventos, incidentes o accidentes automovilísticos. Hay muchos eventos que pueden sucedernos con nuestros automóviles. Podemos sufrir un ligero golpe mientras parqueamos, podríamos atropellar a una persona en una distracción, podemos ser víctimas de un robo o podríamos sufrir un choque de gran envergadura, con consecuencias incluso mortales.

Probablemente, la mayor parte del tiempo pensemos que somos inmunes a este tipo de eventos, pero la verdad es que suceden; y, en ocasiones, solo falta una mínima distracción para encontrarse inmerso en uno de ellos. Sin ir muy lejos, debo confesar que alguna vez fui protagonista de uno de estos siniestros: accidentalmente impacté mi vehículo contra un tren –sí, aunque suene difícil de creer, fue un tren–, pero por fortuna contaba con seguro de salud y seguro vehicular, razón por la cual dicho accidente no generó una pérdida económica trascendente. Para eso son los seguros: para proteger a nuestra familias y empresas de pérdidas patrimoniales.

Si bien estamos obligados a contar con el Seguro Obligatorio contra Accidentes de Tránsito (SOAT), que en muchos casos llega a cubrir los daños ocasionados a los ocupantes y peatones, en otros casos puede no ser suficiente, ya que la magnitud del daño originado puede ser mayor a las coberturas de este seguro –en el entendido de que surja una cuantiosa demanda por parte de los afectados o el mismo hecho de que no ampara los daños del vehículo, entre otros supuestos–. Los contratos de seguros brindan al asegurado la posibilidad de vivir tranquilo, al saber que no sufrirá un detrimento económico ante un accidente nefasto.

Dentro de lo más importante que debe incluir una póliza de seguro vehicular, se encuentran las coberturas de responsabilidad civil extracontractual, accidentes personales y daños producidos al patrimonio. También puede brindar algunos beneficios adicionales, como asistencia jurídica en el caso llegar a un proceso penal o civil, así como auxilio mecánico, vehículo y chofer de remplazo, gastos de búsqueda y rescate, etc.

Este tipo de seguro es obligatorio en casi todos los países del mundo. En el caso de Sudamérica, tenemos como ejemplos cercanos a Chile, Ecuador, Argentina y Brasil, entre otros. Si uno viaja a cualquiera de los países del Mercosur con su automóvil, en la frontera, antes de ingresar, le van a exigir que tome este seguro dentro de esos países. Lo que nos lleva a la interrogante ¿por qué en el Perú no?

Hacernos de un vehículo conlleva responsabilidades y debemos pensar en proteger a nuestras familias de pérdidas pecuniarias que podrían llegar a ser significativas. La mejor forma de hacerlo es contactando a su corredor de seguros de confianza y contratando la póliza de seguros que mejor se adecúe a su forma de vida.

Publicado en Mercados & Regiones número 5, febrero de 2015

Sea el primero en comentar sobre "¿No tiene seguro de vehículos?"

Deje un comentario