¿Por qué invertir en los políticos?

Es importante considerar a nuestros políticos como maquinaria esencial para nuestros negocios, para nuestro país y para nuestras vidas. Debemos invertir en ellos hoy, con seriedad; de lo contrario, la corrupción continuará invadiendo todos los eslabones de la sociedad, paralizando fácilmente a la gente preparada que sí vale la pena.

ESCRIBE CHARLIE HALLENBECK FUENTES, CONSULTOR POLÍTICO

Tal cual como en una empresa se separa el capital necesario para realizar cambios cuando se programa depreciación de maquinaria, planificando reparaciones y adquiriendo nueva maquinaria para reemplazar la que está obsoleta y anticuada, en el sistema político no podemos sentarnos de brazos cruzados esperando que gente entre y salga del sistema sin pensar que malos políticos no afectaran a nuestro país, región o ciudad. Si en una empresa no se toman las acciones pertinentes y continuamos trabajando sin invertir en nuestra maquinaria, esta deja de producir el output deseado y llega a colapsar. Si nuestro sistema político se llena de corruptos e ignorantes, nuestra sociedad pagará directamente las consecuencias. Esto se manifestará en incrementos de delincuencia, huelgas constantes, aranceles desproporcionados, mafias en construcción civil, etc., etc.

Según la ONU, la corrupción es un complejo fenómeno social, político y económico que afecta a todos los países del mundo. La corrupción perjudica las instituciones democráticas, desacelera el crecimiento económico y contribuye a la inestabilidad política.

En el Perú, en octubre de 2014, la expremier Ana Jara indicó que la corrupción en el Perú genera pérdidas cercanas a los S/. 10,000 millones anuales –utilizando cifras proporcionadas por la Contraloría General de la República para el año 2013–. Desde este anuncio, poco o nada se ha hecho contra la corrupción; es más, reportajes de investigación sacan a la luz casos como el de Belaunde Lossio y el de Gerald Oropeza.

Es entendible que los corruptos y la gente de su entorno quieran invertir en sus campañas políticas. Para ellos, es simplemente la posibilidad de invertir en un proyecto que tiene ganancias exponenciales. Claro, a expensas del resto de la ciudadanía. Pero, como la población en general esta distante y desconectada del proceso político, es más fácil entrar bajo el radar.

En nuestra sociedad, mucha gente letrada tiene opiniones alturadas de lo que se debería hacer en política, de quién debería ser candidato o de por qué debería ganar este o aquel, pero rápidamente olvidan que, para ganar una campaña distrital, se gastan US$ 80,000 o más y, para una campaña congresal, posiblemente más de US$ 200,000. El corrupto en nuestra sociedad tiene más opciones de ganar, porque rápidamente tiene quién le financie la campaña, mientras que los que están preparados y posiblemente sean personas más transparentes no obtienen muchos fondos, porque difícilmente alguien considerará que es negocio apoyar la candidatura de una persona digna.

Es importante considerar a nuestros políticos como maquinaria esencial para nuestros negocios, para nuestro país y para nuestras vidas. Debemos invertir en ellos hoy, con seriedad; de lo contrario, la corrupción continuará invadiendo todos los eslabones de la sociedad, paralizando fácilmente a la gente preparada que sí vale la pena.

Publicado en Mercados & Regiones número 8, junio de 2015

Sea el primero en comentar sobre "¿Por qué invertir en los políticos?"

Deje un comentario