Rico pollo: nutriendo el bienestar de los hogares peruanos

“Rico Pollo es una empresa fundada por el ingeniero Enrique Zapata Martineau, hace ya casi cincuenta años”, explican Javier López Zapata y Sebastián Lozano Tejada. “Es fruto de su esfuerzo, perseverancia, lucha contra la adversidad, la competencia desleal y los problemas que se le presentaron a lo largo del camino”

ENTREVISTA A JAVIER LÓPEZ ZAPATA, VICEPRESIDENTE DE OPERACIONES, Y SEBASTIÁN LOZANO TEJADA, GERENTE DE MERCADEO CORPORATIVO, RICO POLLO SAC

¿Cómo nace Rico Pollo?
El ingeniero Enrique inicia sus actividades en la avicultura con la crianza de pollos en Tacna, en la década de 1950. La empresa se inició con la compra de pollos BB de Lima, mientras se construía la granja para la crianza de reproductoras y plantas de incubación en Mollendo.

En 1967, el ingeniero Zapata viaja con su familia a la ciudad de Arequipa, donde funda la primera empresa avícola de Arequipa. Ese mismo año, con el nombre Rico Pollo, se abre el primer local, como tienda y restaurante-pollería, en la calle Pizarro 325. En este local se vende el recordado “Pollo al Spiedo”, que fue el furor en aquellos años, por su suavidad y ternura, además de su sabor incomparable. El éxito de este tipo de pollo obligó a que, antes de cinco meses, se inaugurara el drive-in de la avenida Jorge Chávez y la pollería de la calle Piérola, la cual existe hasta el dia de hoy.

¿Cuál diría que ha sido la “fórmula del éxito” de Rico Pollo?
Nuestro éxito se basa en nuestra pasión por nutrir el bienestar de los hogares peruanos con productos excepcionales, deliciosos, accesibles y nutritivos –saludables–, elaborados con procesos productivos de excelencia. Cada uno de nuestros productos y servicios son ideados para crear un vínculo cercano, sincero y cálido con nuestros clientes.

El sector avícola es muy competitivo. Fuera de su posición geográfica y su escala, ¿cuál es su principal ventaja competitiva?
Gracias a que somos una empresa verticalmente integrada, nuestra principal ventaja competitiva es la diferenciación de nuestros productos con los de la competencia.

Tenemos las plantas más modernas del país, donde desarrollamos productos innovadores y de alta calidad. Nuestros productos contienen un incomparable valor nutritivo y saludable.

Nuestros productos cárnicos son hechos con carnes frescas y naturales debido a que somos productores de la materia prima. Adicionalmente, todos nuestros productos contienen un mayor valor nutritivo, como proteínas, carbohidratos, ácido graso y minerales.

Además, nuestro pollo tiene mayor durabilidad que el de la competencia, porque garantizamos nuestra cadena de frío.

¿Cuáles son sus líneas de negocio?
Estamos apostando por ser el grupo industrial más diversificado del sur del Perú y contamos con las siguientes líneas:

1. Cárnicos: embutidos, preparados, precocidos, hamburguesas, aves, cerdos.
2. Agroindustriales: aceites de cocina, aceites de oliva, arroz, azúcar, quinua, aceitunas, queso, palta, y uvas.
3. Agrícolas: abono orgánico.
4. Bebidas: picos, vinos, destilados de uva.
5. Otros: huevos.

Estamos desarrollando otras líneas de productos que nos permitan fortalecer nuestra diversificación.

¿Cómo planean lidiar con el crecimiento más moderado que tendrá la economía peruana en los próximos años?
Este año la compañía tiene proyectado un crecimiento del 10%, así como la apertura de nuevas tiendas en Arequipa, Abancay y la provincia de Urubamba, en el Cusco. Se planea retomar el abastecimiento de la cadena de comida rápida KFC, y evaluamos empezar a trabajar con restaurantes como Popeye’s, China Wok y Papa John’s.

¿Cómo ven al sector empresarial del sur del país en general?
En el Perú, el proceso de industrialización ha quedado inconcluso o nunca terminó de empezar; experiencias como las de Rico Pollo deben servir de ejemplo. Nosotros destinamos alrededor del 40% de la producción de aves para productos de valor agregado, y más del 50%, en el caso de la carne de cerdo. Esto en un país con un nivel de manufactura del 14% del PBI, cifra que nos coloca como una economía de producción primaria. La industrialización no es un proceso imposible. Es una manera de apoyar el crecimiento y el desarrollo del país.

¿Qué están haciendo para alcanzar sus metas en temas de innovación?
En los últimos siete años, el grupo industrial registró un crecimiento en ventas superior al 20% anual e implementó una planta para la fabricación de aceite de soya, que hoy se comercializa bajo la marca Sursol, negocio en el que hemos tenido un crecimiento del 15% en los últimos años. Se incrementó la flota de transporte, que hoy supera las cien unidades. Además, el crecimiento en infraestructura y valor patrimonial permitió acceder a líneas crediticias importantes y poder así acelerar la expansión y adecuar las operaciones, desde el punto de vista de la eficiencia y de la tecnología.

Una breve historia de Rico Pollo}
(Se toma como referencia el artículo “Grupo Industrial Rico Pollo. El Gigante del Sur”, publicado en Revista Poder)

Enrique Zapata Martineau, hombre visionario y dedicado al trabajo en campo, estudió Ingeniería Agrónoma en la Universidad Nacional Agraria La Molina en Lima. Luego de graduarse, decidió regresar a la ciudad que lo vio nacer, Tacna, y en 1961 empezó su propio negocio.

En la década de 1960, la carne de res y la de cerdo eran las más producidas y consumidas en el Perú. La producción de carne de pollo era baja, pero mostraba una tasa anual de crecimiento de 7.1%, gracias al crecimiento de la actividad pesquera y de la industria de la harina de pescado, que permitieron utilizar esta harina como fuente de proteína para la producción avícola. Don Enrique quiso aprovechar esta situación, instalando su primera granja de pollos en Tacna; sin embargo, el negocio fracasó.

Totalmente convencido de que el negocio de carne de ave –específicamente, de pollo– tenía gran potencial, en 1967, Don Enrique viajó a Arequipa con toda su familia para fundar, en Tingo, Rico Pollo, la primera empresa avícola en el sur del país. La gran hazaña empezó como una granja de engorde de pollos, con tecnología de avanzada, que vendía vivos a los intermediarios de la época. Pronto, Rico Pollo se convirtió en líder de la industria de pollos en el sur del país, por sus productos de primera calidad.

Durante el gobierno militar de Juan Velazco Alvarado (1968- 1975), tras la adopción de algunas políticas, la carne de res solo se podía vender los primeros quince días de cada mes, lo cual originó un cambio general en la alimentación en el Perú, favoreciendo a la industria avícola.

Fue tan favorable el panorama para la familia Zapata Martineau que, tan solo a los dos años de poner su granja de engorde de pollos, inauguraron su primera tienda Rico Pollo en la ciudad. Dos años después, Don Enrique decidió integrar hacia atrás la compañía, instalando su propia planta de incubación, en Mollendo, aprovechando la costa de la región Arequipa. Luego estableció su primera granja reproductora, con lo cual logró tener el control desde la incubadora de pollos hasta la venta al consumidor final.

En el año 1980, Don Enrique invierte en su primera planta de alimento balanceado para aves, en La Joya, y en su primera planta de procesamiento de la carne de pollo. Sin embargo, a los pocos años, con el primer gobierno de Alan García Pérez (1985-1990), el panorama se volvió muy poco alentador para las industrias.

Don Enrique, con visión de futuro, no se quedó contento con satisfacer solo el mercado arequipeño y decidió ampliar su producción para satisfacer los mercados de Moquegua, Tacna, Cusco y Puno, y adquirió una flota de camiones para el traslado sus productos a las tiendas Rico Pollo de dichas regiones.

En 1995, Rico Pollo instaló una granja de reproducción y engorde de cerdos, además de una planta de beneficio, ampliando su cartera de productos. Asimismo, la compañía empezó a darle un valor agregado a sus productos, elaborando embutidos de cerdo.

El crecimiento de la empresa llevó a una mayor inversión en nuevas plantas. Ya en el año 1999, y tras una fuerte inversión, Rico Pollo muda su planta y oficinas, localizadas en Tingo, a la avenida Vía de Evitamiento, en Cerro Colorado. Al año siguiente, también invierte en la primera máquina automática trozadora de pollos en el Perú. De esta manera, Rico Pollo empieza a consolidarse como la empresa avícola líder del sur del país.

En el año 2009, Rico Pollo invierte más de un millón de dólares para tener la planta de beneficio de cerdos más moderna del Perú. Hasta el día de hoy, esta planta es la única en el país que cuenta con un sistema de aturdido por electrodos (utilizado para reducir al máximo el sufrimiento de los animales), escaldado automático, un sistema ergonométrico para la evisceración y una moderna cámara de refrigeración. La planta produce 12,000 cerdos mensuales, que son derivados para la elaboración de embutidos, trozados o vendidos en forma de carcasa (cerdo entero).

La línea de negocio de embutidos ha permitido a Rico Pollo desarrolar hasta tres marcas comerciales: Rico, Naturave y Pork. En total, son doscientos productos, que han convertido a Rico Pollo en líder induscutible en ventas en las regiones del sur, además de disputar los primeros lugares en la producción de embutidos con empresas como San Fernando, Otto Kunz, Braedt y Rezzeto.

En el año 2012, Rico Pollo logró ventas totales por S/. 556.6 millones. Además, entre los años 2007 y 2009, logró un incremento en la participación de mercado en el sur peruano, del 42% al 70%, en pollo; del 35% al 62%, en embutidos; y del 25% al 60%, en cerdo.

Con el apoyo de un nuevo socio brasilero, José Leyton, quien comercializaba tecnologías de la industria alimentaria, Rico Pollo forma Westphalia Alimentos, buscando ofrecer embutidos premium en la capital del Perú, los cuales deciden ofrecer al mercado con el nombre Casa Europa.

En el 2013, Enrique Zapata apuesta por una inversión de más de US$ 4 millones para modernizar su planta de beneficio de pollos, la cual se convierte en la de mayor capacidad instalada del Perú. Junto a ello, invierten también en modernizar sus plantas de rendering, para mejorar sus estándares ambientales, con maquinaria con filtros especiales –lo que ha logrado reducir en un 95% la emisión de malos olores, según el Ministerio de Salud–. Además implementaron una planta de tratamiento de aguas residuales, para poder reutilizar las grandes cantidades de agua de los procesos productivos de la empresa.

Hoy en día, el grupo industrial Rico Pollo posee 41 tiendas en el país y cuenta con más de 3,000 trabajadores. Tan solo en la ciudad de Arequipa tiene 20 tiendas, 36 granjas de pollo, 3 granjas de carne de cerdo, una planta de embutidos, una planta de procesamiento de pollos, otra de cerdos y, por último, una planta de produción de aceite de soya. Además, la firma tiene una granja de incubadoras de pollos en Moquegua. Asimismo, los moqueguanos disfrutan también de los productos Rico Pollo a través de cinco tiendas ubicadas en la misma ciudad. Por su parte, Puno cuenta con seis tiendas Rico Pollo; Cusco, con siete; Apurímac, con dos; y Tacna, con una. En Lima, Rico Pollo cuenta con la planta de embutidos Casa Europa, además de un almacén de productos.

Por otro lado, la firma ha apostado por hacer su propia distribución y cuenta con una flota de 100 camiones para poder abastecer a las siete regiones donde se encuentra presente.

Hoy en día Rico Pollo es la tercera empresa avícola más grande del país, con el 60% del mercado en ventas en el sur del país. Otras marcas de Rico Pollo son Masti-can (productos para perros), Agroverde (aceitunas) y Sursol (aceite de soya).

Publicado en Mercados & Regiones número 6, marzo de 2015

Sea el primero en comentar sobre "Rico pollo: nutriendo el bienestar de los hogares peruanos"

Deje un comentario