Seguros y economía: perspectivas del sector asegurador en el contexto económico actual

“El año pasado todavía tuvimos tasas de crecimiento favorables; este año, el crecimiento se ha reducido bastante”, comenta José Martínez Sanguinetti. El vicepresidente ejecutivo de inversiones de Rimac Seguros continúa: “Se trata de un fenómeno coyuntural que se explica por la reducción de la tasa de crecimiento de la economía peruana”.

ENTREVISTA A JOSÉ MARTÍNEZ SANGUINETTI, VICEPRESIDENTE EJECUTIVO DE INVERSIONES DE RIMAC SEGUROS

¿Qué perspectivas le ve al mercado de seguros en el Perú?
El potencial de crecimiento de la industria aseguradora en el futuro es muy importante, porque el nivel de penetración de los seguros en el Perú sigue siendo bajo para el nivel de ingresos de la población. La industria de seguros en el Perú debería crecer y expandirse, y lo hará en la medida en que la clase media del Perú se siga expandiendo y comience a demandar más seguros, y las compañías de seguros se adapten a las necesidades de esta clase media ascendente, transformando sus procesos de atención al cliente y el diseño de sus productos.

El año pasado hubo una especie de guerra de precios. Primero, Pacífico bajó sus precios agresivamente, y después le siguieron Rimac y La Positiva. ¿Cree que los resultados técnicos se vieron afectados en el 2013 por estos menores precios?
El proceso de formación de precios en la industria de seguros no sólo responde a la competencia, sino a varios factores propios de la industria –como el costo de los reaseguros– y a otros factores que son totalmente incontrolables –como la ocurrencia de siniestros severos o el aumento en la frecuencia de siniestralidad en determinados ramos–. Los resultados técnicos en años anteriores responden más al hecho de que la siniestralidad subió y que el costo de los reaseguros también subió.

La industria aseguradora es cíclica; los resultados técnicos suben y bajan, explicados por los cambios en los patrones de comportamiento, los cambios en la frecuencia de siniestralidad, la ocurrencia de grandes desastres naturales, y el propio ciclo de los precios de los reaseguros –que tienen, a su vez, determinantes en el mercado internacional y que también son explicados por la ocurrencia o por la confluencia de desastres naturales en diversas partes del mundo–.

Los resultados técnicos este año han mejorado y eso es muy positivo. Las compañías de seguros no solo tienen resultados técnicos como fuente o como palanca de rentabilidad; también tienen los ingresos de inversiones, que el año pasado fueron bastante saludables y este año también vienen bien.

Hablando un poco sobre las perspectivas para Perú en el corto plazo, ¿usted cómo explicaría la caída en diversos indicadores económicos?
La disminución en la tasa de crecimiento en el Perú es explicada fundamentalmente por un shock externo, producto de la contracción de la demanda por nuestras exportaciones. Esta menor demanda se debe a que la estructura de crecimiento global ha cambiado; el crecimiento global ya no es tanto explicado por el crecimiento y el proceso de urbanización de China, sino por la reactivación de las economías desarrolladas, en particular de Estados Unidos, Europa y Japón.

Además del shock externo, hay un segundo factor que afecta la economía peruana. El mundo ha cambiado y los commoditiesya no suben de precio como antes. En consecuencia, los países en vías de desarrollo no pueden basar su estrategia de desarrollo en la exportación de commodities, sino en un proceso de reforma y restructuración de las economías.

En este sentido, el factor clave para la competitividad futura de un país es justamente la capacidad que tenga de implantar la reformas de segunda generación: reformas en educación, en salud, en los sistemas judiciales. Esas son las reformas que hay que implantar ahora, para lo cual se requiere unidad política. Aquellos países que han alcanzado mayores niveles de unidad política –como, por ejemplo, Colombia– están avanzando más rápido con el proceso de reforma estructural que es necesario para asegurar la competitividad del país en el futuro.

Dentro de su sector, ¿siente que hay excesiva regulación o burocracia?
Hay un proceso de aumento de la regulación, pero no sólo es en el Perú. En general, en todo el mundo se ha producido un aumento en el nivel de regulación, que responde fundamentalmente a la percepción de que la crisis financiera del 2007 se explica por la excesiva liberalidad de los reguladores, que habría permitido que se dieran las condiciones para dicha crisis. Esto es cierto, y posiblemente la respuesta natural sea elevar el nivel de regulación. Sin embargo, hay que tener cuidado de que esa mayor regulación no sea excesiva.

Se sospecha que, a partir del segundo semestre del 2015, Estados Unidos podría aumentar sus tasas de interés. ¿Esto implicará una depreciación de la moneda peruana?
La apreciación de la moneda local ya llegó a un fin. De aquí en adelante, lo que vamos a ver son depreciaciones paulatinas del sol con relación al dólar; sin embargo, es posible que el sol se siga apreciando con relación a las monedas del resto de países de América Latina y con relación al resto de socios comerciales del Perú, básicamente porque la economía peruana va a seguir creciendo rápido o relativamente más rápido que el resto de economías.

¿Cuál sería su diagnóstico sobre la economía peruana?
La economía peruana es una de las más sanas del mundo. Tiene tasas de crecimiento muy altas, niveles de déficit fiscal muy controlados, niveles de endeudamiento gubernamental bajísimos, un sistema financiero bastante sólido –bastante bien capitalizado–, un sector privado que crece y que invierte de manera importante, libre flujo de capitales –de entrada y de salida– y un entorno muy favorable para el libre flujo de mercancías –tenemos aranceles muy bajos y no tenemos ningún mecanismo que genere distorsiones intentando promover las exportaciones–.

El tipo de cambio flota dentro de ciertas bandas, establecidas por el Banco Central de Reserva, para garantizar la estabilidad del sistema financiero. Las tasas de interés son determinadas libremente por el mercado. Los indicadores de salud y solvencia de la economía peruana son muy favorables. Esos son los grandes alcances conseguidos en la primera ola de reformas.

Ahora hay que ejecutar la segunda ola de reformas. El hecho de que la economía peruana esté sana se explica porque se ha reestructurado exitosamente a las instituciones que tienen que ver con la gestión de la economía. El Ministerio de Economía, los Ministerios encargados de la producción, Indecopi, el Banco Central de Reserva, la Superintendencia de Banca y Seguros son instituciones que funcionan bien. Ahora hay que hacer que el resto de instituciones del sector público funcionen igual de bien. Esa es la segunda ola de reformas que es necesario llevar a cabo para que el país mejore sus niveles de competitividad.

¿Qué proyectos de inversión tienen planificados para el sur del Perú?
Rimac está realizando una inversión importante: el desarrollo de un centro médico en Arequipa en conjunto con Mall Aventura. Además, nuestra expansión en provincias es uno de los factores clave en nuestras estrategias.

Publicado en Mercados & Regiones número 3, octubre de 2014

Sea el primero en comentar sobre "Seguros y economía: perspectivas del sector asegurador en el contexto económico actual"

Deje un comentario