Empresas culturales + innovación: Cuando un mundo de creatividad se va transformando en innovador

“Rápidamente percibimos la importancia de los emprendimientos culturales… Cultura no solo es identidad, sino una industria, una actividad que crea empleo, genera ingresos, dinamiza una economía”.

ESCRIBE FERNANDO RAMÍREZ LAZO, ESPECIALISTA EN EMPRENDIMIENTO E INNOVACIÓN

Carlos Gonzáles dejó su vida de mecánico de maquinaria pesada para dedicarse a hacer teatro de títeres. “Loco” era lo que todo el mundo le decía y tanto se lo dijeron que, según él, “menos mal se lo terminó por creer”. Recorrió varios países antes de volver al suyo, se hizo al mundo.

Fue en México, hace treinta años, donde fundó Teatro Cronos; de inmediato, su trabajo fue reconocido. El Teatro de la Ciudad de Monterrey le dedicó una placa con su nombre, que luce hasta hoy. Hace poco, Carlos me comentó: “No sé qué hacer, hago funciones, pero tengo tanto que proponer con mis títeres… No sé cómo empezar… Siempre los mismos resultados…”. Ante tan sombrío comentario, solo se me ocurrió preguntarle: “¿Carlos, cómo estás manejando tu empresa?”. Al notar la interrogante que se dibujó en su rostro, encontré la primera respuesta a las causas de esta nebulosidad.

Indudablemente, el Perú necesita cambios para seguir creciendo, como dice el lema del CADE 2015. Uno de estos cambios puede provenir de un espacio cuyo potencial económico no se ha podido medir en toda su
dimensión, pero que promete: el cultural.

Hemos tenido el boom de la gastronomía, que sigue vigente. Aun antes, en el ámbito de la moda, nuestros chullos –por poner un ejemplo– estuvieron presentes en las principales pasarelas de París. Ahora, ¿qué potencial económico avizoraríamos si nos pusieramos a pensar –también viéndolos como empresarios– en los músicos, artesanos, cineastas, danzarines, teatreros, pintores, en los artistas en general?

En este contexto, el Ministerio de Cultura y el Ministerio de la Producción tuvieron la iniciativa de organizar el Seminario “Conecta”, que se realizó en el mes de octubre en la Casa de la Cultura de Cusco.

Fueron tres días de talleres intensos, en los que se habló de empresa, innovación y creatividad. Veinticuatro clases
magistrales y talleres, mesas informativas, proyecciones, conversatorios, showcases y oportunidades para difundir los emprendimientos culturales. Participaron trece especialistas provenientes de México, Colombia, España, Argentina, Guatemala y Perú.

Participé y pudimos conversar con Mariela Noriega Alegría, Directora General de la Dirección General de Industrias Culturales y Artes, responsable del evento.

¿Cuál es el objetivo de Conecta?

Generar un espacio de aprendizaje y conocimiento para los emprendedores culturales, que permita fortalecer sus
capacidades de producción, negociación y comunicación, brindándoles nociones y herramientas que promuevan una
gestión profesional y sustentable de su carrera.

¿Por qué incluyeron el tema de innovación?

La innovación es hoy un elemento fundamental en el desarrollo y sostenibilidad de los emprendimientos culturales. Como indicó Juan Freire, especialista español, en su clase magistral, la innovación y la creatividad son un eje importante en el nuevo paradigma de la economía creativa. Esta supera los conceptos tradicionales de industria o clase creativa y supone nuevas formas de organización empresarial y de generación de valor, que se oponen a los modelos propios de la lógica industrial del siglo XX. La clave de la competitividad está en el uso inteligente de la tecnología, la capacidad creativa y de innovación, y la flexibilidad para permitir la transformación continua.

¿Qué motivó la alianza con el Ministerio de la Producción?

El Ministerio de la Producción es un aliado clave en el impulso del emprendimiento cultural y la consolidación de una industria cultural competitiva y con proyección internacional. En ese sentido, desde el año 2014, se han venido trabajando con el Ministerio de la Producción los talleres “Crea y Emprende”, para el sector cultural, dedicados a fortalecer el diseño y desarrollo de los emprendimientos culturales, a través de la asesoría en el diseño de sus planes de negocio. Este año se han realizado dos convocatorias nacionales, con el objetivo de capacitar a mil emprendedores culturales de veinte regiones del país.

¿Cuántos participantes hubo?

Hubo más de trescientos participantes a nivel nacional. Desde la etapa de inscripciones, recibimos buena acogida y expectativa de parte del sector.

¿Habrá otra versión de Conecta?

Por supuesto. Esperamos tener una versión 2016 de Conecta, con más propuestas útiles para el sector. También conversamos con el responsable de la contraparte de la organización del evento, Marco Hurtado, Coordinador de Servicios Empresariales del Ministerio de la Producción.

¿Cómo se involucra el Ministerio de la Producción con este evento?

Tuvimos una visita de funcionarios del Ministerio de Cultura que solicitaron nuestra ayuda para diseñar una intervención conjunta en el tema de emprendimiento cultural. Hasta entonces, nos concentrábamos en emprendimientos tradicionales, pero rápidamente percibimos la importancia de los emprendimientos culturales, por otras experiencias que se han dado en Colombia, Argentina y España, donde cultura no solo es identidad, sino una industria, una actividad que crea empleo, genera ingresos, dinamiza una economía.

¿Cómo evalúa esta experiencia?

Nos hemos sorprendido por la cantidad de emprendimientos culturales que hay en el país; el abanico es amplio. La mayoría de gestores culturales carecen de herramientas de gestión. Lo ven como algo solo creativo, que les da satisfacción personal, pero no como empresa. Justamente, la idea es que se hagan de herramientas de negocios para que creen empresas sostenibles.

¿Cuáles son las perspectivas en torno a los emprendimientos culturales?

El 28 de julio del 2014, el Ministerio de la Producción publicó el Plan Nacional de Diversificación Productiva, que busca otros motores de crecimiento, y en el Perú tenemos mucha potencialidad, como turismo, gastronomía, producción de libros, cine, eventos culturales, etc. En ese sentido, identificamos que las industrias creativas son un motor de crecimiento, nos pueden traer muchos beneficios económicos.

Publicado en Mercados & Regiones número 14, febrero de 2016

Sea el primero en comentar sobre "Empresas culturales + innovación: Cuando un mundo de creatividad se va transformando en innovador"

Deje un comentario