Arequipa y Moquegua viran a la derecha y se van con PPK

La República.- En comparación a sus pares del sur que respaldaron a Verónika Mendoza, la región mistiana y la de las paltas tuvieron un voto conservador y se inclinaron por Kuczynski.

Las regiones del sur, incluida Arequipa, siempre se caracterizaron por darle su respaldo a un candidato de izquierda o de centro izquierda. Eso lo demostraron los tres últimos procesos electorales en los que votaron a favor de postulantes, cuyas propuestas encarnaron el cambio del modelo económico. Alejandro Toledo en 2001 y Ollanta Humala en 2006 y en 2011.

Según los resultados de la ONPE al borde de la medianoche, el Sur ratificó su inclinación a la izquierda. Tacna, Puno, Cusco y Apurímac respaldaron a la candidata del Frente Amplio, Verónica Mendoza. En cambio, Arequipa y Moquegua fueron la excepción. Ganó el líder de Peruanos por el Kambio, Pedro Pablo Kuczynski.

Para el investigador del Centro de Gobernabilidad de la Universidad Católica San Pablo, Gonzalo Banda, la región mistiana está atravesando un cambio social. Su voto está evolucionando, y de ser contestatario se muestra más abierto a la globalización y más fiel al modelo económico vigente.

Explicación

Banda sostiene que la mayoría de sus electores son de clase media emergente, conformada por empresarios pequeños y comerciantes, producto de la migración. Su dinamización económica actual sintoniza más con un candidato de derecha que con uno de izquierda.

“Quienes leen que Arequipa es revolución, tienen una lectura muy ideológica. Hubo una fuerte migración y no es una migración contestataria, sino, fundamentalmente, emprendedora. Arequipa se ha transformado”, indicó Banda.

Otra característica que menciona Banda es que Arequipa es la ciudad más Republicana del Perú y no se plegaría al autoritarismo que representa Keiko Fujimori, pero tampoco se aventuraría con movimientos autoritarios de izquierda.

Mítines

Resulta extraño, también, que PPK haya ganado en Arequipa porque sus mítines no eran muy concurridos, como los de Keiko Fujimori o el de Alan García.

Banda explica que estas convocatorias dejaron de ser un referente de votos y resultan un espejismo. Dice que García llenaba plazas pero en las encuestas aparecía con 5%, porque solo iban militantes.

Pero en el caso de PPK sus simpatizantes no se sienten tan involucrados con la política como para participar de estas manifestaciones. Este público se informa o interactúa a través de las redes sociales.

El voto de PPK también es reflejo de sus seguidores jóvenes arequipeños de clase media, que se han desplazado de las filas de Julio Guzmán. La mayoría de ellos tienen presencia en las redes sociales. PPK tenía casi 800 mil seguidores en facebook.

Desigualdad

El sociólogo, José Luis Vargas, coincide en parte con Banda. Para él, Arequipa se inclinó por PPK porque es una región alejada del bolsón de pobreza que caracteriza al sur. Ahora se ha consolidado como clase mediera. En los últimos años, la región mistiana ha tenido uno de los índices de pobreza más bajos, en relación a sus pares del sur. En ese sentido ha visto en PPK su mejor expresión de que van a seguir estando en esa situación.

“Cuando uno revisa los números de Apurímac, Cusco y Puno vemos que siguen siendo territorios atravesados por la pobreza y la desigualdad, y han pensado que Verónika los representa mejor”, apuntó.

Sea el primero en comentar sobre "Arequipa y Moquegua viran a la derecha y se van con PPK"

Deje un comentario