INCORE 2015: Análisis de la competitividad en la Macrorregión Sur

El Índice de Competitividad Regional (INCORE) 2015, elaborado por el Instituto Peruano de Economía, tiene como finalidad analizar y dar a conocer la realidad económica y social de las regiones del Perú.

La metodología utilizada trata de replicar la usada para calcular el Índice Global de Competitividad del Foro Económico Mundial, considerando las restricciones de información existentes a nivel regional. De esta manera, se evalúa la competitividad de las 24 regiones del Perú, utilizando 47 indicadores que han sido agrupados en seis pilares: entorno económico, laboral, educación, salud, infraestructura e instituciones. Los valores otorgados para cada indicador se encuentran en un rango entre cero y diez, obteniendo cero la región con peor resultado y diez la región con mejor resultado. El valor de cada pilar se calcula como el promedio simple de los valores de los indicadores. Finalmente, se obtiene el índice de competitividad para cada región, tomando el promedio simple del valor de los seis pilares.

Apurímac

Apurímac mejoró dos posiciones en el índice general, respecto al INCORE 2014, ubicándose en el puesto número 15.

En el pilar educación, Apurímac se encuentra en el puesto 19 de las 24 regiones, sin embargo, avanzó tres posiciones, gracias al incremento de la asistencia escolar en inicial y primaria y el mejor rendimiento en matemática. A pesar del avance, este pilar sigue siendo el más débil de la región.

En lo que refiere al pilar laboral, Apurímac ha pasado del puesto 23 al puesto 15, del año 2014 al año 2015. Este resultado se debe al aumento del nivel de ingresos por trabajo, el incremento de empleo adecuado, la creación de empleo, la disminución de empleo informal y desempleo juvenil.

Arequipa

Arequipa se mantuvo en la tercera posición del índice general del INCORE 2015; asimismo, mantuvo la misma posición en todos los pilares, excepto en los pilares educación y laboral, que pasaron del cuarto al quinto puesto y del tercer al quinto puesto, respectivamente.

La caída del pilar educación se debe a la reducción de la asistencia escolar en inicial, primaria y secundaria, mientras que la caída del pilar laboral se debe, en su totalidad, al desempleo juvenil (este indicador ocupa el puesto número 24).

Cusco

Cusco se mantuvo en el octavo puesto del índice general del INCORE. Los pilares educación y laboral cayeron del puesto 15 al 16 y del puesto 8 al 9, respectivamente. El pilar educación cayó debido a la reducción en asistencia escolar en primaria y secundaria, y a la disminución de la población con educación secundaria. Por su parte, el pilar laboral retrocedió, debido a la caída de los indicadores de brecha de género en ingresos laborales, empleo adecuado, educación de la fuerza laboral y desempleo juvenil.

El retroceso de los pilares educación y laboral fue compensado por la mejora en los pilares entorno económico, infraestructura y salud. La mejor posición de Cusco en el pilar entorno económico se debe, principalmente, al incremento del gasto real por hogar, ocupando el primer puesto en este indicador. En el pilar infraestructura, los indicadores que colaboraron en la escala de puesto fueron la cobertura de agua y desagüe, y el incremento de hogares con al menos un celular. En lo que respecta a salud, se redujo la mortalidad infantil, desnutrición crónica y morbilidad.

Madre de Dios

Madre de Dios se mantuvo en el sexto lugar del índice general del INCORE. Cabe destacar la mejora en el pilar educación, que pasó del puesto 10 en el 2014, al puesto 8 en el 2015, gracias al incremento en asistencia escolar en primaria y secundaria, el mejor rendimiento en lectura y matemática, y el mayor número de colegios con acceso a internet.

En los pilares laboral e instituciones, Madre de Dios cayó del puesto 2 al 3 y del puesto 11 al 15, respectivamente. En el caso del primer pilar, el retroceso se debe a la caída de los indicadores de brecha de género en ingresos laborales y creación de empleo; en el segundo pilar, el retroceso se debe a la caída de los indicadores de ejecución de la inversión pública, contrataciones públicas y criminalidad (número de denuncias de delitos por cada mil habitantes).

Moquegua

Moquegua ocupa el segundo lugar del índice general del INCORE con un puntaje de 7.05, ubicándose detrás de Lima, que obtuvo un puntaje de 7.08. La brecha de competitividad entre ambas regiones es cada vez menor, ya que, en el 2014, el puntaje alcanzado por Moquegua fue de 6.85 y el de Lima fue 7.02.

Moquegua ocupa el primer lugar en los pilares educación e instituciones. En educación, ocupa el primer puesto en los indicadores asistencia escolar en secundaria, rendimiento en lectura y rendimiento en matemática. En el pilar instituciones, ocupa el primer lugar en presencia policial, que es el número de policías por cada cien mil habitantes.

El pilar que marca la diferencia entre Lima y Moquegua es el de infraestructura. Moquegua se ubica en el octavo lugar de este pilar, debido principalmente a la carencia de un aeropuerto en dicha región.

Puno

Puno avanzó una posición, pero aún se mantiene en los tres últimos puestos. Este mejor posicionamiento se debe al avance del pilar entorno económico, que pasó del puesto 22 al puesto 15, gracias al incremento del producto bruto interno real per cápita, presupuesto público per cápita, gasto por hogar mensual y al incremento del gasto real por hogar.

El avance del pilar entorno económico contrarrestó el retroceso del pilar instituciones, que pasó del puesto 16 al puesto 19, como consecuencia de una disminución en presencia policial y resolución de expedientes judiciales.

Tacna

Tacna retrocedió un puesto en el índice general, ocupando el quinto puesto del INCORE 2015. El retroceso se debe a la caída de los pilares entorno económico, salud, educación y laboral. La caída del pilar entorno económico se debe a la reducción del presupuesto público per cápita; el deterioro del pilar salud se debe al aumento de mortalidad infantil y la reducción de partos institucionales; el retroceso del pilar educación se debe a la menor asistencia escolar en inicial, primaria y secundaria y a la reducción de colegios con acceso a internet; y la disminución del pilar laboral se debe a la caída del empleo adecuado y de la creación de empleo.

En el pilar instituciones, Tacna avanzó del puesto 17 al puesto 11, gracias al incremento de ejecución de la inversión pública, la disminución de homicidios (número de homicidios por cada mil habitantes) y la resolución de expedientes judiciales.

17

Sea el primero en comentar sobre "INCORE 2015: Análisis de la competitividad en la Macrorregión Sur"

Deje un comentario