La “Agenda Urbana 2016-2021”: ¿Cuál es la política pública urbana que se propone (o debería proponerse) para el siguiente gobierno nacional?

En el Perú, nos hemos enfocado en el impulso de vivienda social y saneamiento. Asimismo, se han creado recientemente programas de actuación urbana, en el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), los cuales operan de forma desvinculada a los del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

ESCRIBE CÉSAR SIMBORTH, ARQUITECTO POR LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN AGUSTÍN Y MAESTRO EN DISEÑO URBANO POR LA UNIVERSIDAD DE MICHIGAN.
Contacto: cesar.simborth@fulbrightmail.org, web: www.c-sostenible.com

En el 2050 el mundo pasará de los actuales 7.3 a 9.7 billones de habitantes, siendo la proporción urbana de casi el 70%. Latinoamérica es actualmente la única región del mundo altamente urbanizado (es decir, donde las poblaciones urbanas son superiores al 75% de la población total del país) que no está desarrollada. En el Perú, las ciudades concentran más del 78% de la población; sin embargo, el país carece de una Política Urbana Nacional (PUN) con visión integral de desarrollo.

“Las ciudades son la forma más sostenible de acomodar a la creciente población mundial” (Rogers 1997), dadas las ventajas que representa “compartir” recursos en relativa proximidad. Las ciudades son favorables para el desarrollo humano, sin embargo, no son perfectas.

Lima y Arequipa cuentan con registros de aire contaminado con material particulado contaminante (PM2.5) de hasta seis y siete veces por encima del nivel recomendado por la OMS. Según Naciones Unidas, en el 2030, un tercio de la población mundial vivirá en barrios urbanos informales (Perlman 2012). En el Perú, según los estudios de Capeco en Lima (2012) y Arequipa (2014), la industria inmobiliaria formal produce una oferta reducida de viviendas sociales ampliamente demandadas por sectores de menor renta. Esto, más la poca regulación del suelo, y la corrupción, devienen en un sinnúmero de barrios marginales. Se ha consolidado un modelo de crecimiento, sin futuro.

De los seis Planes de Gobierno (PG) de las agrupaciones que lideraban las preferencias en el actual proceso electoral (Fuerza Popular, Peruanos Por el Kambio, Todos por el Perú, Acción Popular, Frente Amplio y Alianza Popular), cinco contemplan como política urbana la promoción de vivienda social y saneamiento (lo usual), tres no consideran en sus propuestas ningún planteamiento con relación a la movilidad urbana y el transporte público (dos de los tres que sí lo hacen, consideran propuestas solo para Lima). Solo uno propone financiar infraestructura urbana para la gestión de aguas residuales y residuos sólidos en las ciudades peruanas. Tres proponen programas de titulación masiva en asentamientos urbanos irregulares. Ninguno ha abordado centralmente la condición urbana del Perú, como una oportunidad. Se requiere una nueva Política Urbana Nacional (PUN) que institucionalice el financiamiento suficiente y la gestión urbana de calidad. Esta Política Urbana podría ser ejecutada desde un nuevo Ministerio de Ciudades, o una Empresa Pública Nacional de Desarrollo Urbano, apuntando a contar con un “Sistema Nacional de Ciudades Sostenibles y Competitivas”, que hagan del Perú un país desarrollado para el 2050.

                                     Imagen: Av. Javier Prado, Lima. Foto: C. Simborth. 2016

En países desarrollados, las Políticas Urbanas Nacionales (PUN) han promovido el desarrollo de sus ciudades a través de la descentralización y el empoderamiento de los Gobiernos Municipales. En el caso de “países urbanos en desarrollo” con buenas prácticas, se ha requerido la participación del Gobierno Nacional. Es así que Brasil creo el Ministerios das Cidades y la India, el Ministerio de Desarrollo Urbano. En el Perú, nos hemos enfocado en el impulso de vivienda social y saneamiento. Asimismo, se han creado recientemente programas de actuación urbana, en el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), los cuales operan de forma desvinculada a los del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC). No existe una PUN con visión integral, que de articulación nacional-local a todas estas intervenciones.

De los seis Planes de Gobierno (PG) de las agrupaciones que lideraban las preferencias en el actual proceso electoral (Fuerza Popular, Peruanos Por el Kambio, Todos por el Perú, Acción Popular, Frente Amplio y Alianza Popular), cinco contemplan como política urbana la promoción de vivienda social y saneamiento (lo usual), tres no consideran en sus propuestas ningún planteamiento con relación a la movilidad urbana y el transporte público (dos de los tres que sí lo hacen, consideran propuestas solo para Lima). Solo uno propone financiar infraestructura urbana para la gestión de aguas residuales y residuos sólidos en las ciudades peruanas. Tres proponen programas de titulación masiva en asentamientos urbanos irregulares. Ninguno ha abordado centralmente la condición urbana del Perú, como una oportunidad. Se requiere una nueva Política Urbana Nacional (PUN) que institucionalice el financiamiento suficiente y la gestión urbana de calidad. Esta Política Urbana podría ser ejecutada desde un nuevo Ministerio de Ciudades, o una Empresa Pública Nacional de Desarrollo Urbano, apuntando a contar con un “Sistema Nacional de Ciudades Sostenibles y Competitivas”, que hagan del Perú un país desarrollado para el 2050.

Sea el primero en comentar sobre "La “Agenda Urbana 2016-2021”: ¿Cuál es la política pública urbana que se propone (o debería proponerse) para el siguiente gobierno nacional?"

Deje un comentario