La mejora continua: un estilo de vida

Como es sabido en el mundo de la calidad, toda organización con éxito tiene un enfoque continuo hacia la mejora, todo modelo de gestión tiene como base la mejora continua y la mejora continua se aplica en todos los niveles de la organización.

Pero, ¿qué se entiende por mejora continua? Este término aparece en el mundo de la calidad por los años 1950, a través de la filosofía kaizen, la cual entiende como un todo a los elementos de la organización, para mejorar de forma continua y sistémica todos los aspectos que permiten hacer los productos y servicios a través de sus procesos. Al tratarse de un todo, se requiere la participación activa de todas las personas de una organización que destinen sus esfuerzos a lograr la satisfacción de los usuarios.

En la actualidad, de acuerdo con la norma ISO 9000:2015, la mejora continua se define como “actividad recurrente para mejorar el desempeño”. Me voy a centrar en la definición de la ISO 9001:2015, ya que es muy pertinente para el tema que trato de abordar. Si analizamos esta definición, vemos que no se relaciona solamente al ámbito empresarial, sino que está abierta a que se pueda aplicar en cualquier ámbito, desde el empresarial hasta el personal. Si quisiéramos darle un enfoque dirigido al ámbito empresarial, podríamos decir que la mejora continua es una característica esencial para que una organización mantenga los niveles actuales de desempeño, reaccione a los cambios en sus condiciones internas y externas, y cree nuevas oportunidades.

Ahora, es necesario entender que para que una organización logre todo lo descrito, debe contar con un elemento clave: la persona; nosotros somos los que gestionamos, los que planificamos, los que tomamos decisiones, los que nos equivocamos y, por ende, está dentro de nuestra responsabilidad mejorar y lograr la mejora de la organización. Si hacemos un ejercicio sencillo de llevar a nuestro día a día la definición que estamos analizando, muchos se darán cuenta que posiblemente ya estamos inmersos dentro de la mejora continua, ya que al despertarnos planificamos qué vamos a hacer, luego lo hacemos, verificamos haber hecho lo planificado, y, sobre la base de los resultados, hacemos dos cosas: si no obtuvimos los resultados deseados, analizamos por qué paso y volvemos a planificar en búsqueda del resultado esperado, y si obtuvimos los resultados, esas acciones que tomamos las hacemos un hábito o las replicamos en otras situaciones de nuestra vida.

Si al leer estas líneas, el comportamiento descrito te es algo familiar, entonces tienes un estilo de vida basado en la mejora continua. Esto definitivamente te está ayudando a sacar la mejor versión de ti. En caso no te sea familiar, trata de empezar a tomarlo en cuenta, ya que solo está en ti lograr superarte cada día.

 

Sea el primero en comentar sobre "La mejora continua: un estilo de vida"

Deje un comentario