Perspectivas mundiales: un menor ritmo de crecimiento

El año 2016 será de grandes retos para la economía mundial, sobre todo para las economías de mercados emergentes y en desarrollo, que enfrentan diferentes problemas, incluyendo la caída de precios de materias primas, el sobreendeudamiento generado en años anteriores por el rápido crecimiento del crédito, y turbulencias políticas.

El año 2015 fue difícil para los mercados financieros internacionales y, en general, para la economía mundial, que registró un crecimiento de 3.1%. La caída del mercado bursátil en China a mediados de año y la devaluación del yuan generaron preocupación sobre el estado de la economía china; la incertidumbre con relación al alza de las tasas de interés ocasionó inestabilidad en los mercados financieros; la disminución de precios de las materias primas afectó a las economías exportadoras de estos productos; y el fortalecimiento del dólar implicó la depreciación de las monedas de los mercados emergentes y en desarrollo.

¿Qué le depara el año 2016 a la economía mundial?

El Fondo Monetario Internacional (FMI), en su informe Perspectivas de la economía mundial de enero de 2016, ha proyectado un crecimiento mundial de 3.4% para el presente año, proyección menor a la estimada en octubre de 2015, que fue de 3.8%. El año 2016 será de grandes retos para la economía mundial, sobre todo para las economías de mercados emergentes y en desarrollo, que enfrentan diferentes problemas, incluyendo la caída de precios de materias primas, el sobreendeudamiento generado en años anteriores por el rápido crecimiento del crédito, y turbulencias políticas. Para las economías avanzadas, el crecimiento económico parece sólido en el corto plazo (2.1%), gracias a las medidas tomadas en materia de políticas monetaria y fiscal.

En síntesis, la economía mundial seguirá creciendo, pero a un ritmo más lento. Sin embargo, existen riesgos que podrían afectar a la baja las proyecciones actuales; entre ellos: una desaceleración mayor a la esperada de la economía China, con mayores efectos de contagio internacionales por la vía del comercio; condiciones mundiales de financiamiento más restrictivas debido al alza de las tasas de interés de la Reserva Federal; y tensiones geopolíticas que afecten la confianza y distorsionen los flujos internacionales comerciales, financieros y turísticos. Los gobiernos deben realizar reformas estructurales para evitar que estos posibles acontecimientos golpeen las economías de sus países.

Estados Unidos

El año 2015 culminó con la tan anunciada alza de tasas de interés de la Reserva Federal, que pasaron de 0.25% a 0.5%, y que había generado incertidumbre entre los inversionistas durante todo el año. En el 2016, la situación podría ser similar, ya que se espera que las tasas de interés sean incrementadas hasta tres veces —con lo que llegarían a 1%—, debido a la mejora en índices de empleo, crecimiento económico e inflación de la economía estadounidense. La incertidumbre respecto al momento en que se darían las alzas generará volatilidad en el mercado. Para Candace Browning, directora de BofA Merrill Lynch Global Research, se observa un mercado cada vez más optimista, con gran potencial al alza, aunque con un crecimiento lento y estable de los mercados de capital.

China

China ha sido, durante los últimos diez años, uno de los principales motores de crecimiento mundial; sin embargo, ello está cambiando, en el año 2015, la economía china creció solo 6.9%. Esta desaceleración es consecuencia de la debilidad en la actividad industrial y del crecimiento más lento del crédito no tradicional. Si bien la fuerte expansión del gasto y el consumo han ayudado a impulsar la economía, las proyecciones del Banco Mundial para los años 2016 y 2017 se han deteriorado, con un crecimiento esperado de 6.7% para 2016 y de 6.5% para 2017.

Eurozona

Durante el año 2015, la zona euro ha tenido una recuperación económica moderada. El debilitamiento de las exportaciones netas se vio compensando por el fortalecimiento del consumo privado, la caída de los precios del petróleo, las condiciones financieras favorables y la depreciación del euro. Se prevé que el crecimiento para 2016 sea de 1.6%. Las mayores tasas de crecimiento se observarían en España (2.7%), Alemania (1.6%), Francia (1.5%) e Italia (1.3%). Las perspectivas para Grecia son mucho más difíciles, debido a la crisis que atravesó en el 2015.

India

Según proyecciones del Banco Mundial, India crecerá 7.8% en el 2016, superando a otras grandes economías de los mercados emergentes; este crecimiento es posible gracias a la reforma de políticas, el incremento de la inversión y el abaratamiento de las materias primas. Se espera que los esfuerzos del gobierno por incrementar el desarrollo de infraestructura continúen incrementando la participación de la inversión en el producto interno.

Publicado en Mercados & Regiones número 15, abril de 2016

Sea el primero en comentar sobre "Perspectivas mundiales: un menor ritmo de crecimiento"

Deje un comentario