Legal compliance

Así como el Estado es el encargado de crear mecanismos para prevenir, reducir y sancionar las conductas delictuosas, esta obligación está siendo trasladada también a los privados, al exigirles el cumplimiento de ciertos parámetros normativos al momento de realizar sus actividades empresariales, sobre todo de las que considera riesgosas o que podrían generar un riesgo a terceros.

ESCRIBE CINTHYA CUYA BUSTAMANTE, SOCIA PRINCIPAL DE ZEGARRA AGUILAR & ABOGAGOS

Surge el denominado legal compliance como aquel mecanismo de autorregulación que adoptan las empresas en su interior para cumplir con todos los bloques normativos que afecten su actividad, a fin de prevenir y/o evitar la comisión de infracciones legales.

Si bien a la fecha no existe por parte del Estado una norma específica que obligue a las empresas a implementar programas de legal compliance, las normas que se vienen dictando a fin de regular ciertas actividades empresariales devienen directamente en la necesidad de hacerlo. Al respecto, a pesar de que en nuestro ordenamiento legal no se encuentra contemplada aún la responsabilidad penal de las personas jurídicas —como sí lo está en países como España, Francia, Holanda, Inglaterra, Brasil, Chile, entre otros—, sino sólo la responsabilidad de las personas que conforman parte de su estructura organizativa, sí se recogen criterios de responsabilidad penal de la empresa por consecuencias accesorias o su responsabilidad indirecta como terceros civilmente responsables.

Se suma a ello la tendencia legislativa mundial a crear dispositivos legales mediante los cuales se imputa y condena de forma autónoma a una persona jurídica. De allí que ya en algunos países, como Colombia, por ejemplo, se oferten pólizas denominadas de “cumplimiento de disposiciones legales”, que tienen como finalidad amparar al asegurado ante el riesgo de incumplimientos de las obligaciones emanadas de las disposiciones legales imputables al tomador obligado al cumplimiento de la respectiva disposición.

Precisamente, existe la necesidad de adoptar medidas internas para prevenir, supervisar y controlar los riesgos que
puedan surgir de las actividades que realizan las empresas. Y no sólo ello, sino que la adopción e implementación de dichas medidas permitirán, a futuro, atenuar o liberar responsabilidad, si se lograra acreditar, en un eventual proceso penal o de fiscalización, que la empresa fue diligente al adoptar dichas medidas.

En este sentido, el Estado viene tomando un rol más activo, creando normativa destinada a prevenir riesgos de tipo laboral (Ley 29783 – Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo), medio ambiental (Ley 28611 – Ley General del Medio Ambiente), relacionada con el lavado de activos (Ley 27693 – Ley que crea la Unidad de Inteligencia Financiera), a la protección de derechos fundamentales como los datos personales (Ley 29733), entre otras, con las que se regula una
serie de acciones a implementar por las empresas a fin de salvaguardar derechos de terceros, y se fija también una serie de sanciones ante su inobservancia, tales como la aplicación de multas y hasta la responsabilidad penal de sus representantes.

Así, queda claro que el legal compliance debe entenderse como una exigencia de implementación, con consecuencias pecuniarias negativas, en caso de no realizarse. Esto se refleja en la decisión de algunas empresas de nombrar dentro de sus organizaciones a una persona responsable de implementar todos los aspectos relacionados con el cumplimiento legal (Compliance Officer), desde la identificación de riesgos hasta la determinación de acciones preventivas y correctivas, con un adecuado asesoramiento legal, informando y capacitando a su vez a los directivos de la empresa, así como a todos los empleados de la misma.

Es de resaltar el incentivo que puede significar para las empresas ir más allá de las exigencias legales y optar por implementar, como otra medida del legal compliance, disposiciones destinadas a fijar conductas de buen gobierno corporativo, códigos de ética y otras medidas de lucha contra la corrupción, para que sean respetados por todos los integrantes de la empresa, lo cual conducirá, a su vez, a una mejor imagen corporativa e incremento de su valor.

Sea el primero en comentar sobre "Legal compliance"

Deje un comentario