Cinco mil agricultores dejaron el agro por baja rentabilidad

El Pueblo.- En los últimos años, la frontera agrícola se ha reducido de 15 mil hectáreas a 9 mil, solo en la provincia. Problemas en el sector desaniman a los agricultores. Sociedad Agrícola presentará alternativas de solución a Kuczynski para que inicie políticas de desarrollo.

Se estima que en Arequipa alrededor de cinco mil agricultores dejaron de dedicarse a esta actividad, porque las condiciones actuales les son desfavorables, según informó la Sociedad Agrícola de Arequipa (SADA). Tienen que invertir más en sus sembríos, que están supeditados a las condiciones climáticas, plagas y otros factores que ya no están dispuestos a enfrentar.

Durante diez años y con el crecimiento urbanístico en la provincia, muchas áreas de nuestra campiña fueron depredadas. Donde antes se sembraba zanahorias o maíz, ahora se levantan bloques de cemento y complejos habitacionales. Esto es solamente el resultado de que el agro dejó de ser rentable como hace algunos años.

El presidente de la SADA, Justo Díaz Cano, explicó que un tercio de los que se dedicaron a la agricultura, ahora viran a otros oficios que les resulten más beneficiosos y menos trabajosos, que estar pendientes de sus campos de cultivos.

Ocurre que los primeros agricultores dejaron sus extensiones de terrenos a sus hijos como herencia, áreas que al dividirlas se convierten en minifundios, donde si uno pretende sembrar, los costos de producción le resultarán mayores que las ganancias que puedan obtener con los sembríos. Por ello, optan por vender el espacio para que se urbanicen.

“El problema es económico. Al agricultor no lo pueden obligar a mantener su chacra, si no le dan una ventaja para permanecer como agricultor. Hacer agricultura en zonas aledañas a centros urbanos es riesgosa, es antieconómica, porque roban demasiado y el regadío es problemático, porque el agua la contamina la población. Llegan aguas inmundas que no se pueden usar en riego tecnificado, porque vienen sumamente sucias y se necesita de un recurso limpio. Para hacer ello se requiere de filtraciones, pero esto eleva los costos”, detalló.

Es por ello que, actualmente, existen alrededor de nueve mil hectáreas de campiña que todavía se están usando, cuando hace un par de años se usaban 15 mil hectáreas. Es decir que en lugar de ampliarse la frontera agrícola, esta se redujo en Arequipa. La mitad de lo que se siembra es forraje para ganado, especialmente alfalfa para los vacunos.

Mejor en otras provincias

La situación se presenta en menor porcentaje en las demás provincias, porque existen mayores posibilidades para el cultivo. Díaz Cano indicó que ante algunas dificultades, como el ocurrido con el boom de la quinua (sobreproducción), muchos optaron por cultivos frutales que son redituales.

“Se debe realizar una extensión agrícola. La esperanza es Majes-Siguas II, pero el gobierno debe hacer un trabajo para que se coordine qué sembrar; que tengan mejores condiciones y respaldo que impulse el rubro”, añadió.

En tanto, también este sector sufre por las inclemencias climáticas, plagas de bichos y carencia de mercados.

Agenda por el agro

Como una señal de alarma, para que este problema no siga afectando, la SADA realizó una mesa de trabajo para crear la agenda para el desarrollo agropecuario de la región Arequipa, un documento que evidenciará la problemática de la agricultura y ganadería.

Aparte de la ampliación de la frontera agrícola, necesitan investigación en el sector, crédito agrario, proyectos para el mejor uso del agua y almacenamiento en las cuencas, mercados de productores, innovación, sanidad, entre otros.

Dato

Este diagnóstico presentará alternativas de solución que serán remitidas al presidente de la República entrante, Pedro Pablo Kuczynski, con la esperanza de que las considere y efectúe una política agraria que busque el desarrollo, y que repunte este rubro que caracterizó a Arequipa.

Sea el primero en comentar sobre "Cinco mil agricultores dejaron el agro por baja rentabilidad"

Deje un comentario