El plan B para atender la falta de agua en el Valle de Tambo

La República.- Ante la negativa del alcalde provincial de Puno, Iván Flores, de sentarse a dialogar para encontrar una solución al conflicto judicial por Paltuture, Arequipa maneja un as bajo la manga. Un plan B, sin que ello implique dejar de insistir por la represa de 80 millones de metros cúbicos para el Valle de Tambo, en la provincia arequipeña de Islay.

Tambo es una zona desértica. Su agricultura depende directamente de la cuenca que lleva el mismo nombre, pero el río es de régimen irregular. Presenta descargas máximas de hasta 1,000 metros cúbicos por segundo, durante los meses de enero a marzo.

“Esta agua se desperdicia en el mar, pudiendo almacenarse”, indicó el director de la Autoridad Administrativa del Agua (AAA) Caplina Ocoña, Isaac Martínez.

En tanto, las mínimas se presentan de octubre a diciembre y estas suelen llegar hasta 5 metros cúbicos por segundo, generando un grave problema para los agricultores. Los cultivos tradicionales en el valle se han adecuado a este régimen. Se siembra arroz cuando se producen las descargas máximas.

Sin embargo, por los problemas de estrés hídrico, la cuenca va disminuyendo su aforo. El valle requiere una represa de manera inmediata para almacenar esa agua desperdiciada en el periodo de lluvias.

El asesor del Gobierno Regional de Arequipa (GRA), Huber Valdivia Pinto, estima que, si Puno mantiene la misma postura que ha mostrado hasta ahora, destrabar la judicialización puede demorar dos años. Islay no puede esperar.

Plan B

La alternativa que maneja Arequipa, para cubrir la necesidad de agua de Islay, es la construcción de una represa en medio del cauce del río Tambo. Se trata de una infraestructura ubicada a 30 kilómetros aguas arriba del puente de la zona conocida como El Fiscal y a 4 kilómetros antes de llegar a la frontera con Moquegua.

La represa “Peña Negra” puede tener una capacidad para almacenar más de 100 millones de metros cúbicos (MMM); sin embargo, el Valle no requiere tanta agua. Solo necesita de 25 millones de MMM, por lo que el diseño contemplará solo 50 millones.

“Se estima una inversión de S/ 170 millones. Con esta reserva de agua, no solo se cubriría la necesidad de agua del Valle de Tambo, sino que se ampliaría nuevas áreas agrícolas en la zona de La Punta de Bombón”, indicó Valdivia.

Viabilidad

Aunque para el gerente regional de Agricultura, Mirko Avendaño, la represa de Peña Negra no es viable porque se ubica en medio de la cuenca y corre el riesgo de desplomarse en época de fuertes avenidas, Valdivia indica que la presa debe diseñarse considerando una probable alta sedimentación. “No hay nada que la ingeniería no pueda construir”, agregó.

La gobernadora Yamila Osorio presentó ya el perfil al Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), para que financie los estudios. Paralelamente, la autoridad regional está impulsando la declaratoria de emergencia para el Valle de Tambo.

Peña Negra sí se ubica en territorio arequipeño y su construcción no generaría ningún tipo de conflicto. Pese al plan B, las autoridades arequipeñas no desistirán de reclamar por Paltuture, porque al final Peña Negra será un complemento para Paltuture.

Sea el primero en comentar sobre "El plan B para atender la falta de agua en el Valle de Tambo"

Deje un comentario