Gasoducto Sur Peruano: Consorcio Sempra-Techint no comprará acciones de Odebrecht

SEMANAeconómica.- Después de casi tres meses de altibajos en las negociaciones para concretar la compra de las acciones de Odebrecht en el Gasoducto Sur Peruano, el consorcio Sempra–Techint ha decidido no seguir adelante. Así lo pudo conocer en exclusiva SEMANAeconómica a través de fuentes relacionadas con la negociación, que no pudieron revelar su identidad por haber firmado acuerdos de confidencialidad.

Por Diego Chirinos

Bendita claúsula

La decisión del consorcio Sempra-Techint se da a menos de una semana de que el gobierno le comunicara su postura definitiva de no eliminar la cláusula contractual relacionada a pagos indebidos en el proceso de adjudicación del Gasoducto Sur Peruano. Mediante ésta los posibles nuevos socios del proyecto se debían comprometer a garantizar lo siguiente: “Que el concesionario, ninguno de sus accionistas, socios o empresas vinculadas, ni cualquiera de sus respectivos directores, funcionarios, empleados, asesores, representantes legales o agentes, ha pagado, recibido, ofrecido, ni intentado pagar o recibir u ofrecer, ni intenta pagar o recibir u ofrecer en el futuro ningún pago o comisión ilegal en relación con la concesión, el contrato y el concurso”.

Luego de sostener diversas reuniones en Nueva York con los representantes de los 22 bancos que financian el proyecto, los ejecutivos de Sempra y Techint decidieron no asumir el riesgo de que se les pueda revocar la concesión al comprobarse malos manejos por parte de Odebrecht. Ello debido a los escándalos de corrupción en los que está inmerso el grupo brasileño y que generaron que hace unos días el representante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, se acogiera a delación —colaboración eficaz— en el proceso que se le sigue a la empresa en Brasil. “El consorcio Sempra-Techint considera que el riesgo es demasiado alto, sobre todo para la inversión [de aproximadamente US$ 700 millones] que demandaría su ingreso al Gasoducto Sur Peruano”, revela un alto ejecutivo de una de las empresas involucradas en el proceso de negociación.

Como había adelantado esta revista a inicios de setiembre, la concreción del ingreso de Sempra y Techint al proyecto estaba sujeta a determinadas condiciones que giraban en torno a una extensión del plazo de entrega del proyecto, el otorgamiento de garantías financieras y la aprobación de una adenda de bancabilidad que, entre otras cosas, estipule el retiro de la cláusula anticorrupción. El alto riesgo político e incluso penal que esto último conllevaba para el gobierno era algo que los funcionarios públicos no podían ni querían asumir, según otra de las fuentes consultadas.

Futuro incierto

Tras la negativa del consorcio Sempra-Techint para continuar con el proceso de negociación, Odebrecht tendrá hasta el 17 de enero —fecha límite para concretar el cierre financiero del proyecto— para conseguir un nuevo postor. “Aunque es improbable que ello suceda, ya que difícilmente alguna empresa se correrá el riesgo. Y, si lo hiciese, los tiempos son muy cortos para cerrar una venta”, señala otra fuente cercana a las negociaciones.

En ese sentido, las personas consultadas coinciden en que los únicos que intentarían ‘salvar’ el proyecto son los socios actuales de Odebrecht en el Gasoducto Sur Peruano: Enagás y Graña y Montero. Ello ya que dichas empresas ya tienen el riesgo asumido por ser parte del consorcio y ampliar su participación podría evitar que la concesión se vuelva a licitar.

Si el grupo brasileño no consigue comprador, la concesión será revocada y, como ya adelantaron diversos miembros del Ejecutivo, el proyecto se volvería a concesionar. “Esta es una gran oportunidad para el Perú de volver a licitar el proyecto. Pensamos que lo haremos relativamente rápido, es un proyecto muy atractivo, y pensamos que ahora podríamos sacar mejores condiciones”, dijo hace unos días el ministro de Economía y Finanzas, Alfredo Thorne.

De novela

Si bien el gobierno parece preferir que el proyecto vuelva a licitarse, la paralización y posterior cancelación del Gasoducto Sur Peruano también tendrá un impacto macroeconómico inevitable. Sobre todo en la inversión privada, para la cual el MEF contemplaba ya una caída de 1.5% en el 2016 y un crecimiento de 5% en el 2017.

Quedará por verse cómo el nuevo gobierno compensa el hueco en la inversión ejecutada que dejaría el Gasoducto Sur Peruano. Más aun cuando éste era uno de los principales proyectos que hasta hace unos meses buscaba destrabar la actual gestión, con el fin de suplir la reducción del IGV que busca llevar adelante.

Para ver la noticia original, haga clic aquí.

Sea el primero en comentar sobre "Gasoducto Sur Peruano: Consorcio Sempra-Techint no comprará acciones de Odebrecht"

Deje un comentario