Revolución en la educación

“Lo más positivo es que se ha generado una conciencia de la importancia de la mejora de la calidad del sistema educativo, y ahora esta en la agenda prioritaria del gobierno.”

ENTREVISTA A MARIANA RODRÍGUEZ RISCO, PRESIDENTA DE CADE POR LA EDUCACIÓN

¿Cómo considera que ha sido el avance del sector Educación en el país los últimos años? 

Se ha avanzado muchísimo en términos de acceso y cobertura, gracias a la inversión privada en educación, tanto en la educación básica como en la educación superior. La oferta de educación pública no ha crecido al mismo ritmo y, a pesar de los esfuerzos de mejora en los últimos años, particularmente en la educación básica, esta sigue estando en niveles muy bajos de calidad y resultados.  Lo mas positivo es que se ha generado una conciencia de la importancia de la mejora de la calidad del sistema educativo, y ahora esta en la agenda prioritaria del gobierno.

¿Cuáles son los principales retos en el sector Educación para el país y cuáles considera han sido las mejores medidas que se han implementado en los últimos años?

El reto principal es elevar la calidad del sistema educativo en su conjunto, tanto del sector público como el privado. Los intentos para lograr este objetivo a través de la regulación del Ministerio de Educación y las Leyes Universitaria y de Institutos podrían resultar contraproducentes, si la óptica es la de estandarizar (un solo modelo centralizado) y sancionar. La mejora de la calidad necesita más bien de incentivos y soporte para elevar los estándares, y promover la innovación. La transparencia para reducir la asimetría en la información entre la oferta y la demanda, a través de portales como “Ponte en Carrera”, sí pueden generar este tipo de incentivos para la mejora.

Se dice que el actual sistema de educación no está funcionando y que se necesita una reestructuración, ¿cuáles son los cambios que se deberían priorizar?

Desde mi punto de vista, se requiere dar licencia para innovar a aquellas instituciones educativas, públicas y privadas, que hayan alcanzado un nivel razonable de calidad. Las buenas prácticas serían luego trasladadas al sistema educativo en su conjunto. Otra medida de alto impacto sería dar mayor autonomía y empoderamiento a los directores de colegios públicos y privados, para que generen los cambios que son necesarios en el rol de sus maestros como gestores y facilitadores de experiencias de aprendizaje, y el uso de tecnología como una aliada del proceso de enseñanza-aprendizaje.

¿Considera que el gobierno actual le pone el interés necesario al sector Educación?

La Educación está en la agenda prioritaria del actual gobierno. Lo que pediría es mayor confianza en el rol y contribución del sector privado en la mejora de la calidad y la innovación, evitar satanizarlo; no transgredir las fronteras de su rol rector, respetando la autonomía de las instituciones; un mayor enfoque regulatorio en los buenos ejemplos, y mano dura para aplicar la ley existente para eliminar a los malos actores.

¿Cómo considera que se podría mejorar la educación en un ambiente donde aún existe un buen porcentaje de locales educativos públicos que carecen de servicios básicos?

 Hay condiciones básicas de infraestructura y recursos físicos y humanos que son la base para que una institución educativa pueda operar y mejorar en el tiempo. Si bien esto no garantiza una alta calidad, las carencias en estos aspectos fundamentales sí son una limitante. El Estado tiene la obligación de cerrar estas brechas lo más pronto posible. Nuevamente, el sector privado puede acelerar este proceso a través de esquemas como OXI. Sin embargo, no podemos esperar a resolver estos problemas para llevar a nuestras instituciones educativas al siglo XXI. Hay que hacerlo todo a la vez, resolver brechas, mejorar la calidad del modelo actual para lograr mejores resultados, e innovar para poder responder a los retos de transformación en educación, con una educación “fuera de la caja”.

Sea el primero en comentar sobre "Revolución en la educación"

Deje un comentario