OCI advierte riesgos en la ejecución de Majes-Siguas II

La República.- Un informe del Órgano de Control Interno de la Autoridad Autónoma de Majes (Autodema) ha prendido la luz de alarma sobre la ejecución de Majes-Siguas II. En el documento obtenido por el congresista Justiniano Apaza Ordóñez se advierte cinco hechos que ponen en riesgo el contrato de concesión con el consorcio Angostura Siguas a cargo de la construcción de infraestructura de riego mayor para irrigar 38 mil hectáreas en las áridas pampas de Siguas.

Majes II funciona como una asociación pública donde el Estado, representado por el gobierno central y Gobierno Regional de Arequipa (GRA), pone 282.2 millones de dólares y el consorcio Angostura Siguas 268 millones de dólares.

Hay cinco puntos cruciales. En las páginas 14 y 15 del informe elaborado por OCI de Autodema se advierte “una suspensión del contrato de concesión que no estaba previsto en el acuerdo inicial”. Fernando Vargas, gerente ejecutivo de Autodema, discrepa con esos términos. Dice que esa situación se define como suspensión de obligaciones y plazos estipulados para la ejecución de todas de las prestaciones. Es decir, ninguna de las partes estaba obligada a cumplir cronogramas u obligaciones.

Se llegó a esta situación límite por las discrepancias entre el GRA y el concesionario. Este último, por ejemplo, pedía los terrenos para las obras. Hasta abril de 2016, de las 52 parcelas el GRA sólo había comprado seis. También reclamaba desembolso del cofinanciamiento, falta de entrega de la ubicación de los puntos de agua, entre otros puntos.

Ante ese incumplimiento, el concesionario, mediante cartas notariales, presionaba con la caducidad del contrato por incumplimiento. Vargas confirmó que se apeló hasta en dos oportunidades a la suspensión de obligaciones (marzo de 2015 hasta setiembre de 2016) y que en sus propias palabras significa suspensión parcial de la ejecución de la obra.

Pese al aplazamiento de obligaciones, la Contraloría advierte que el GRA entregó 15 millones 894 mil 798 de dólares a Angostura Siguas. El desembolso se efectuó en julio de 2015. El organismo contralor advierte que el consorcio tuvo el dinero en pleno periodo de paralización. El congresista Justiniano Apaza se pregunta por qué el GRA transfirió esa partida si había esa suspensión.

Fernando Vargas aclara que pese a esa situación continuaron los trabajos preliminares en el campamento y vías de acceso.

Por otro lado, la Contraloría precisa que sin terrenos comprados un escenario parecido puede volver a ocurrir. El concesionario podría volver a exigir la caducidad del contrato. Entonces habrá el riesgo de perder los 27 millones de dólares ya invertidos.

Obras incumplidas

El contrato de Majes es claro, si el concesionario no cumple con las metas de obras programadas, la siguiente partida no viene completa, se descuenta el porcentaje de los trabajos que no se hicieron. Según OCI, el GRA dio luz verde para dos desembolsos: US$ 15 millones 894 mil 798 y US$ 12 millones 533 mil 232. Este dinero estaba destinado a financiar las obras preliminares: campamentos, vías de acceso. Según la supervisora Supervisión Especializada Consorcio Majes II SAC, la concesionaria no cumplió con el 100% y se le descontó más de 400 mil soles de la segunda transferencia efectuada en noviembre de 2016.

Sin embargo, acá viene la observación: el pago y las valorizaciones se efectuaron sin una planilla de metrado. ¿Cuál es el riesgo? Que los avances de la obra no estén sustentados técnicamente y se hagan transferencias de dinero en forma arbitraria. Atribuyen la responsabilidad a la supervisora, que al momento no superó ese cuestionamiento. Las obras para la Contraloría tienen un avance de 4%, Vargas dice que están dentro de los plazos previstos y se culminarán en julio de este año.

Plazos vencidos

OCI también advierte el vencimiento del plan de monitoreo arqueológico, autorizado por la Dirección Desconcentrada de Cultura en enero pasado. También está pendiente de trámite la Certificación de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA) para el área donde se almacenará el agua y las pampas de Siguas. Este requisito es clave, si hubiesen vestigios históricos la obra quedaría trunca.

Hay otra tercera observación. Ya venció el plazo para aprobar el expediente técnico de las obras del túnel de desvío Andamayo. Hasta el 26 de diciembre pasado, la constructora no levantaba las observaciones al expediente de esta obra. Sobre ello, el contrato aclara que Angostura Siguas tenía seis meses para presentar esa documentación tras la activación del contrato, el 30 de abril de 2015. Con los acuerdos de suspensión, el plazo final para la presentación del expediente vencía el 27 de enero de este año. Hasta ahora no se ha resuelto.

Apaza dijo que estas conclusiones del OCI resultan preocupantes. Exhortará a la bancada de congresistas arequipeños a efectuar una visita en la zona y verificar los avances del proyecto. También pidió a la Contraloría mantenerse vigilante con esta obra, que tiene inversión pública; es decir, dinero de todos los peruanos.

Para ver la noticia original, haga clic aquí.

Sea el primero en comentar sobre "OCI advierte riesgos en la ejecución de Majes-Siguas II"

Deje un comentario