EY: “Los motores para el próximo año pueden ser construcción, minería y agribusiness”

“Construcción, el próximo año, puede estar en +8%; agribusiness, en un +4%; y minería, en un 4% o 4.5%. Lo industrial está por ahora entre 2% o 3%; en pesca, tuvimos un súper año el año anterior”, señala Paulo Pantigoso, gerente general de EY Perú.

ENTREVISTA A PAULO PANTIGOSO, GERENTE GENERAL DE EY PERÚ

¿Cómo le ha ido a EY con su experiencia en Arequipa?

La experiencia en Arequipa después de tres años y seis meses ha sido de un crecimiento vertiginoso. Hemos
incursionado sobre todo en el mercado de soluciones de auditoría financiera externa, con una muy buena acogida —y, por ende, nuestro agradecimiento al mercado arequipeño—. En general, a partir del nodo de Arequipa, uno va justamente expandiéndose en la región del sur, porque en EY desde ahí tenemos y desplazamos recursos a Cusco, Tacna y Moquegua, donde hemos tenido también éxito en los servicios.
Lo que nosotros estamos encontrando es que, a partir de lo que podemos hallar en los servicios de auditoría, existen otras oportunidades de servir, porque es un mercado que se sofistica con bastante velocidad.
Tenemos proyectos de consultoría relacionados con eficiencia y costos. Es algo que vemos principalmente en mineras y en compañías suministradoras de servicios a compañías mineras y, en general, industriales. Además, hoy en día tenemos el gusto de decir que el 92% de nuestra plana profesional es oriunda, lo cual nos da
mucha ilusión y mucho agradecimiento.
También hemos estado organizando nuestras alianzas, por ejemplo, con la Universidad Católica San Pablo.
Tenemos profesionales que ahora ya trabajan con nosotros y todo un grupo de profesionales que entraron con nosotros y que ya ha sido promocionada y que en el mes de julio empezaron a ejercer los nuevos cargos.
Desde el punto de vista económico de negocios y operaciones, se encontraron alianzas interesantes, como las que tenemos con Aurum Consultoría y Mercado y con revistas como Mercados & Regiones. También, en el camino para llevar conocimiento, hemos iniciado una serie de actividades que permiten relacionarnos mejor con la comunidad de negocios, como, por ejemplo, mediante conversatorios conjuntamente con la Cámara de Comercio e Industria.
Lo bonito de todo este emprendimiento en Arequipa es que no nos hemos achicado, ni hemos estado tanteando.
Investigamos el mercado antes, pero, una vez que decidimos, emprendimos y fuerte. Para una región que ofrece tantas oportunidades, fue una excelente decisión.
Pienso que la región Arequipa va a estar permanentemente solicitando más y más negocios sofisticados, como decimos, el higher market. Me han tocado compañías que, antes de pensar en una internacionalización, me dicen: “Paulo, lo que necesito es tener presencia en varias otras regiones”. Es interesante trabajar en planes de negocios para que estas empresas puedan tener también esa expansión geográfica de cobertura, para empezar, nacional.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre Arequipa y el sur, directo a su bandeja

¿Cómo están los ánimos empresariales?

En consultoría, aquello que normalmente pasa cuando es época de vacas flacas es que se prescinde de servicios
o se ralentizan. A partir de mayo-junio, hemos tenido un incremento sumamente importante, principalmente
en los negocios de transacciones de compra y venta de empresas, y de evaluaciones de decisiones y de
corporativización de unidades de negocio.
Ha habido un reconocimiento de que las reglas de juego están dadas, para poder desencarpetar proyectos
en el portafolio de inversiones. Hay un despertar importante, inicialmente focalizado en la industria minera; los precios han ayudado. Además, cuando los proyectos mineros avanzan, detrás de eso hay una cantidad de proveedores que inmediatamente se activan. Pienso que estaremos más próximos a un crecimiento de 2.8% para este año. Veo señales de dinamización como para que el crecimiento en el 2018 esté realmente en un 4%. Hay un repunte de la construcción y no solo pública, sino también privada. Los motores para el próximo año pueden ser construcción, minería y agribusiness. Construcción, el próximo año, puede estar en +8%; agribusiness, en un +4%; y minería, en un 4% o 4.5%. Lo industrial está por ahora entre 2% o 3%; en pesca, tuvimos un súper año el año anterior, entonces cualquier incremento será pequeño en relación con el salto que hicimos el 2016 sobre el 2015.

Pasando al plano internacional, ¿Cómo se diferencian los gerentes en los distintos países sudamericanos?

Políticamente, cada quien tiene sus retos. Chile está afrontando el post de una regulación tributaria que cambió bastante en relación con lo que se tuvo en gobiernos anteriores; la nueva ley tributaria chilena empezó a regir a partir de inicios del 2006 y sigue acomodándose. Colombia tiene los desafíos propios de una pacificación. Y Perú, con todos los temas internos de la institucionalidad, el que funcione el sistema de derecho y la famosa tramitología, y la no vinculación real entre servicios del Estado y la comunidad empresarial.
Las tasas de retorno de los negocios son parecidas entre los países. Perú, en agribusiness y en servicios, por ser un
mercado menos maduro, tiene todavía el premio de varios puntos porcentuales por encima de otros mercados, que
han ido con un crecimiento anterior.
Desde el punto de vista profesional, el gerente general o gerentes en funciones de liderazgo de las empresas  peruanas no tienen nada que envidiar ni menos experiencia que colombianos y chilenos, con excepción de algunas industrias en particular. Por ejemplo, en oil & gas, destaca Colombia; en agribusiness, probablemente Chile. Pero nosotros también tenemos lo nuestro: en servicios estamos bastante afinados y con experiencias propias de exportación. Personas que se han desempeñado previamente en cargos gerenciales en Perú y en multilatinas van a trabajar tranquilamente gerenciando en empresas en Colombia y en Chile, como también recibimos de esos países y lo hacen muy bien.

Síganos en Facebook

¿Qué les dirías a los empresarios?

A los empresarios les diría: por favor, inviertan y decidan sacrificar un poco el querer estar tan seguros de algo en
cuanto al número del retorno, para que más bien lo hagan por un tema de desarrollo del país. Evidentemente, nadie
va a emprender algo para perder; la sostenibilidad tiene que existir. Que se asesoren de lo mejor y que hagan
alianzas con los que mejor saben hacer las cosas y que no dejemos de hacer el Perú de mañana.
Tan solo dinamizar el tema de infraestructura nacional sería un cambio en el país. La brecha de infraestructura es muy grande. También convendría un blindaje universal del funcionario estatal: “Si usted se equivoca por negligencia, evidentemente va a haber una sanción, pero si usted lo ha hecho de una manera diligente, pero en el camino no salió perfecto, usted es inimputable”.
Al empresario peruano le gusta un poquito más el retorno con puntos porcentuales mayores que lo que se ve en otros lados. Creo que puede sacrificar unos puntos para decir “me atrevo”. De repente no será maravilloso, pero es bueno; y es bueno no solamente en el bolsillo propio, sino que es bueno para la comunidad.
De eso estamos hablando en Perú 2021, donde soy vicepresidente. Hablamos mucho de alcanzar de verdad los objetivos de desarrollo sostenible, porque nadie lo va a hacer por nosotros. La brecha de infraestructura en el Perú es del 80% del valor de su PBI. Estaba revisando en Latinoamérica, donde, excepto ciertas islas del Caribe, no tienes
a ningún país que tenga semejante porcentaje de ratio de su PBI en brecha de infraestructura, pero, además, mapeada. Se ha hecho un detalle en donde se dice en qué tenemos que poner la inversión. Ya está identificado. Lo que falta es hacer que las cosas ocurran. Y el desarrollo lo tenemos que hacer nosotros mismos y cuánto más pronto, mejor.

¿Cómo les fue a ustedes con la cartera de proyectos que desarrollaron con el Gobierno Regional de Arequipa?

Hicimos una lista, efectivamente. No hemos tenido la rapidez de cuajar lo que nosotros deseábamos hacer. En contraposición, lo más satisfactorio ha sido poder construir una obra por impuestos, la primera y la única de EY hasta
ahora, una muy buena experiencia, con Alto Selva Alegre: construimos un nido. Es un nido donde teníamos cuarenta alumnos, que tomaban leche a la intemperie en una caseta de triplay, en un terral donde el único juego eran cinco llantas semienterradas en media luna, y con una sola aula. No había oficina del director, no había tópico, no había nada. Ahora cuenta con veinte laptops para los muchachos y por la tarde funciona como guardería. Hay una repercusión en el área muy interesante. Mientras construíamos, empleábamos también a la gente del barrio, lo cual nos daba seguridad y sentido de pertenencia.
Existen proyectos pequeños que los propios empresarios oriundos de Arequipa pueden optar hacer, pero no se hacen. Que el empresariado de Arequipa pueda hacer obras por impuestos y que puedan salir más pronto sería un golazo.

Sea el primero en comentar sobre "EY: “Los motores para el próximo año pueden ser construcción, minería y agribusiness”"

Deje un comentario