Mercados emergentes dependen de China para ser refugio

Gestión.- Los mercados emergentes parecen relativamente tranquilos en medio de la actual agitación. Hasta el viernes por la tarde, el índice referencial de mercados emergentes MSCI aún mantenía una ligera ganancia para el año.

¿Preocupado por el aumento de los rendimientos de los bonos de Estados Unidos? Los bonos de grado especulativo y de mercados emergentes generalmente se encuentran entre los primeros en liquidarse cuando se produce una aversión global al riesgo. Esta vez, pueden proporcionar más protección.

Los mercados emergentes parecen relativamente tranquilos en medio de la actual agitación. Hasta el viernes por la tarde, el índice referencial de mercados emergentes MSCI aún mantenía una ligera ganancia para el año, incluso después de que el índice S&P 500 cayera un 3.8% el jueves para entrar en una corrección. El indicador estadounidense ha caído un 3.5% en 2018.

Miremos lo que sucedió esta década. Hasta 2017, EE.UU. había superado a las economías de más rápido crecimiento durante años, lo que subrayaba cuán complacientes se habían vuelto los inversores en la racha alcista favorita en el mundo. Es esperable que, ahora que los problemas finalmente llegaron, los mayores repuntes registren las reversiones más drásticas.

Después de todo, hay pocas razones para preocuparse por la economía. Pocos advierten de una recesión global. Todo Wall Street parece estar diciendo que la economía está bien; solo son las acciones.

Esto tiene implicaciones clave para los bonos corporativos. Si bien el riesgo de la tasa de interés ahora es una preocupación real, no tenemos que preocuparnos por el riesgo crediticio por el momento.

Eso significa que los bonos de grado especulativo a más corto plazo pueden proporcionar más protección que los valores con calificación más alta y con un plazo más largo que son más susceptibles a los cambios en las expectativas de tasas de interés.

Tomemos, por ejemplo, el bono de 40 años y 4.44% emitido por Alibaba Group Holding Ltd., con calificación A+. El título, que se vendió a fines de noviembre a un pequeño diferencial de 1.58% sobre los títulos del Tesoro, ha caído cerca de un 8% este año.

Por el contrario, el bono a tres años del 8.75% emitido por el desarrollador de alto rendimiento China Evergrande Group ha caído solo alrededor del 1%. Sin embargo, cualquier cosa puede suceder si China no puede mantener el pulso de sus influencias políticas.

Y realmente me cuesta entender lo que Pekín está haciendo en este momento.

En primer lugar, ¿es necesario que el Banco Popular de China asuste al mundo con una tasa del yuan repentinamente débil? El viernes, el banco central realizó la mayor rebaja de su estimación para el yuan en un año, volviendo a encender rumores de una devaluación sorpresiva.

Sin duda, China probablemente mira de mala manera el dólar cada vez más débil. El avance del 8.6% del yuan frente al dólar en el último año no puede ser bueno para los exportadores chinos. Pero dado que los mercados globales están tambaleando, Pekín no debe aumentar la ansiedad. No olvidemos que el S&P 500 cayó un 11% después de la devaluación del yuan de agosto de 2015.

En segundo lugar, los reguladores del mercado de valores están provocando inquietud en los inversores. La Comisión Reguladora de Valores de China llamó la semana pasada a las corredoras a refinanciar los contratos de caución bursátil en lugar de vender las acciones cuando caigan los precios, informó Bloomberg News el lunes.

Si bien eso apunta a evitar fuertes caídas en el mercado, puede tener el efecto opuesto. Cada año, el mercado de acciones clase A enfrenta presión de venta antes de las celebraciones del Año Nuevo Chino, que se extienden por una semana.

El sistema “window guidance” (restricciones de crédito) aparentemente inocuo de la comisión se puede interpretar fácilmente como un preludio a las suspensiones en las negociaciones en todo el mercado. Eso puede hacer que los fondos estén aún más tentados de cerrar sus libros antes, alimentando un espiral descendente.

En tercer lugar, como escribí más temprano, los operadores señalan con el dedo a los medios de comunicación locales que dicen que el regulador bancario hará que la reducción de la deuda de los consumidores sea una de las principales consideraciones políticas de este año.

Este es un gran problema para el mercado, que se extiende mucho más allá de los bancos, que han dependido de los préstamos de consumo para obtener ganancias ahora que la Comisión Reguladora de la Banca de China ha restringido los productos de gestión de riqueza.

¿Qué pasará con los desarrolladores de bienes raíces si China frena las hipotecas? ¿O con los fabricantes de automóviles, cuyas ventas prosperaron el año pasado en parte gracias a que los préstamos automotores se hicieron ampliamente disponibles?

Tenga en cuenta que los bienes raíces y los fabricantes de automóviles fueron unos de los ganadores más grandes del mercado bursátil de Hong Kong el año pasado, luego de que Sunac China Holdings Ltd. subiera un 402% y Geely Automobile Holdings Ltd. avanzara un 266%. Una vez que el impulso de las ventas se va, quienes vuelan alto volverán a tierra.

Este no es el momento para que Pekín enturbie las aguas.

Para ver noticia original, haga clic aquí.

Sea el primero en comentar sobre "Mercados emergentes dependen de China para ser refugio"

Deje un comentario