América Latina y el Caribe: La inclusión social para los agronegocios

América Latina y el Caribe es el mayor exportador neto de alimentos a nivel mundial. Además, según el Banco Interamericano de Desarrollo, tiene un tercio de las reservas globales de agua fresca, más de un cuarto de las tierras de alto mediano potencial y cerca del 40% de la biodiversidad.

Sin embargo, según el estudio “La próxima despensa global: cómo América Latina puede alimentar al mundo”, en la región existen 14 millones de pequeños productores agropecuarios de carácter familiar en situación de vulnerabilidad, que ocupan el 80% de las fincas, producen el 35% de las tierras y aportan entre 40% y 50% de los alimentos.

Asimismo, para el 2050 “será necesario aumentar el 60% de la producción de alimentos con tan solo un incremento del 12% en tierras cultivables. Y teniendo en cuenta las implicancias sociales y demográficas para los productores agropecuarios, resulta inevitable encontrar soluciones para integrarlos a las cadenas productivas”, indicó Fernando Aftalión, responsable regional del área de Agronegocios en la Corporación Interamericana de Inversiones.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre Arequipa y el sur, directo a su bandeja

En su estudio “¿Por qué la inclusión social es buena para los agricultores?”, el Banco Interamericano de Desarrollo señala los tipos de productores y las brechas que cada vez son más notorias en términos de escala y de acceso al financiamiento, a los mercados y a la aplicación de tecnología.

El problema se acentúa entre los pequeños productores: solo un 5% tiene acceso al crédito formal, mientras que el resto accede a créditos informales o no tiene conocimiento de esta fuente de financiamiento.

Cabe mencionar que países como Perú están trabajando para dar mayor apoyo a los agricultores, para que puedan diversificar su producción y sus ventas, ampliando la gama de productos y mejorando su calidad de vida. Así, Agrobanco brinda productos financieros para los agricultores, entre los que se encuentran los créditos agrícolas, los créditos solidarios, las cadenas productivas, los créditos pecuarios, los créditos PFI, entre otros.

Síganos en Facebook

La búsqueda de una implementación más agresiva de inclusión social para los agricultores de América Latina y el Caribe se orientaría a la especialización de la mano de obra y la continua adquisición de tecnología, que permita al sector agropecuario implementar cadenas productivas para generar una ventaja como productores mundiales.

La solución propuesta por el Banco Interamericano de Desarrollo es promover la inclusión de pequeños productores y agricultores, con el fin de que estos busquen cerrar las brechas en productividad de forma sostenible, mediante el financiamiento a largo plazo de su producción, a través de fideicomisos o vehículos similares, junto a empresas ancla que asuman una parte del riesgo y apoyen los programas de asistencia técnica.

Sea el primero en comentar sobre "América Latina y el Caribe: La inclusión social para los agronegocios"

Deje un comentario