Arequipa termina el año con cinco conflictos sociales

El Pueblo.- El Reporte Mensual de Conflictos Sociales N° 153 de noviembre último, elaborado por la Defensoría del Pueblo, revela que la región Arequipa termina el año con cinco conflictos sociales, de los cuales tres están activos y dos latentes.

Los conflictos de tipo socioambiental son de los pequeños mineros y mineros artesanales informales que solicitan al Estado que se les proporcionen facilidades para seguir operando, mientras dure el proceso de formalización y durante la etapa de saneamiento que establece el D. S. N.° 032-2013-EM.

Además está el de agricultores, pobladores y autoridades locales de la provincia de Islay que se oponen al proyecto minero Tía María de la empresa minera Southern Perú Copper Corporation (SPCC). Esto debido al temor de que se generen impactos negativos al ambiente y, en consecuencia, se afecte la actividad agrícola en la provincia. En ambos casos no hay diálogo entre las partes.

El tercer conflicto activo es el caso de la comunidad campesina Umachulco que reclama la reformulación del convenio de servidumbre con la compañía de minas Buenaventura y la inversión en proyectos de desarrollo. Se instaló una mesa de diálogo pero no se concretaron acuerdos.

El cuarto conflicto es el tipo d demarcación territorial, entre los municipios de Uchumayo y Tiabaya, que reclaman como parte de su jurisdicción los terrenos que ocupa el asentamiento humano Virgen de las Peñas. Igualmente, ambas municipalidades reclaman la potestad de realizar obras en la zona (agua, desagüe, reservorio de agua, etc.).

En el distrito de Ocoña, Camaná ocurre un conflicto socioambiental latente entre la población y los pescadores de camarón del Valle de Ocoña que se oponen a la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto “Central Hidroeléctrica OCO 2010”, presentado por la empresa Ocoña Hydro S.A. (OHYSA). Indican que dicho proyecto disminuirá el volumen de agua en el río Ocoña poniendo en riesgo la captura de camarón, que representa la principal actividad económica de la zona.

También hay casos en observación que pueden devenir en un nuevo conflicto social y tienen carácter multirregional, y están referidos a la paralización de la construcción de la represa de Paltuture que involucra a Arequipa, Puno y Moquegua; y también la negativa de Moquegua de dotar de agua al valle de Tambo.

Para ver la noticia original, haga clic aquí.

Sea el primero en comentar sobre "Arequipa termina el año con cinco conflictos sociales"

Deje un comentario