Articles by Guillermo Caceres

Guillermo Caceres

La solución casi perfecta

Llevaban poco más de un año de operación y Alba estaba contenta. La planta, enclava a las afueras de una pequeña población rural, procesaba diariamente decenas de toneladas de frutas y vegetales frescos con las que atendían a diversos supermercados de las grandes ciudades. Empezaron con unas pocas operarias y al poco tiempo tenía cerca de cien personas trabajando con ella.




En los blogs: El imprescindible en las empresas

En los blogs: El imprescindible en las empresas

El imprescindible poco a poco va controlándolo todo: los clientes, los proveedores, los colaboradores, el know-how de la empresa. Él no desea reemplazos, no forma a la gente que está a su alrededor y, en cuanto aparece alguien valioso, le corta la cabeza.


Guillermo Caceres

El imprescindible en las empresas

El imprescindible poco a poco va controlándolo todo: los clientes, los proveedores, los colaboradores, el know-how de la empresa. Él no desea reemplazos, no forma a la gente que está a su alrededor y, en cuanto aparece alguien valioso, le corta la cabeza.



Guillermo Caceres

La competencia de las aerolíneas son … ¿los taxis?

Si competencia es la que me quita clientes, entonces las aerolíneas deberían preocuparse de al menos supervisar el servicio de taxis, porque más de uno piensa como Pablo, que las tarifas de los taxis se han vuelto abusivas y pueden disuadir a más de un pasajero de viajar en avión.



Guillermo Caceres

¿Y dónde está el valor agregado?

No pretendo agotar el tema del valor agregado y la captura de valor en este breve artículo. Sí compartir mis dudas de si no caemos en ocasiones en estereotipos a la hora de pensar en cómo agregar valor a un producto o servicio.


Sobre misiones y visiones

Sobre misiones y visiones

Imagino que el lector se ha topado en más de una ocasión, al visitar la web de una empresa, con la misión y visión de esa organización. Parece ser que se trata de un requisito obligatorio que hay que llenar a toda costa si es que uno se precia de ser una compañía con un norte claro y sólidamente constituida.


El peligro de la autocomplacencia en las empresas

El peligro de la autocomplacencia en las empresas

Ninguno está libre de caer en el cáncer de la autocomplacencia, esa enfermedad que corroe a empresarios y empresas. Podemos creer que vamos muy bien, cuando en verdad caminamos a ciegas, con riesgo de tropezar seriamente en nuestro futuro. Hace falta una buena dosis de humildad y de autoexamen para reconocer que hemos caído en ella.


Un buen negocio con un mal socio

Un buen negocio con un mal socio

Salvando las distancias, formar una empresa es como un “matrimonio”, pues de lo que se trata es de construir un proyecto en común con alguien: el negocio en cuestión. El error más ordinario es asociarme con alguien sin recapacitar un mínimo en si esa persona sumará al negocio, si tiene las competencias que la empresa requiere o si más bien será un obstáculo para su desarrollo.


SUNAT o el Socio Omnipresente

SUNAT o el Socio Omnipresente

En un negocio hay diversos tipos de socios. Algunos son simplemente capitalistas: les gustó tu idea y decidieron apostar por ella invirtiendo dinero. Otros son socios operativos: aquellos que poseen el conocimiento o la experiencia que el negocio necesita y que están dispuestos a compartir contigo. También hay otros que ponen ambos: capital y experiencia. Sin embargo, hay un socio que parece que quita recursos y no aporta nada al negocio, y que, además, es omnipresente en todas las empresas: la Sunat.


La necesidad de los sistemas de control

La necesidad de los sistemas de control

Vendían más y ganaban menos. Unos años atrás, Marcos era feliz; ahora, era un mar de preocupaciones. Llevaba cerca de tres horas de reunión con el jefe de logística, el comercial y el contador, y no lograba sacar nada en claro. ¿Qué estaba pasando con el negocio? Los tres manejaban información similar y, sin embargo, ninguno de los reportes parecía coincidir con el del otro: ¿estaban fallando en fijar los precios y los descuentos?, ¿era que los repartos no se hacían bien o que los costos logísticos estaban inflados?, ¿cuál era el lote mínimo para que fuera rentable atender a…


Los estados financieros y el masaje contable

Los estados financieros y el masaje contable

Sentados alrededor de la mesa, Claudio, gerente de la empresa, y sus dos socios –todos ingenieros– escuchaban atentamente las explicaciones de su contador (el tercero en menos de dos años) sobre los últimos estados financieros que les había preparado.



Incentivos bien pensados

Incentivos bien pensados

Marco y sus socios tenían una distribuidora. En los últimos dos años habían crecido mucho, de modo que tuvieron que adquirir tres camiones adicionales a los tres que ya tenían para cubrir una extensa zona y llegar a toda la cartera de clientes.


Distorsiones en los negocios familiares

Distorsiones en los negocios familiares

Marcial abandonó la sala de reuniones molesto. Por enésima vez había tenido una discusión con su padre sobre la marcha del negocio familiar. Estaba convencido de la necesidad de abrir un tercer local de su restaurante, pero su padre parecía no entenderlo.