Ciudad de Arequipa y provincia de Islay: ¿qué opinan los pobladores sobre la minería formal?

Los últimos sucesos ocurridos en Arequipa con respecto al proyecto minero Tía María, suscitan una serie de interrogantes. Las respuestas a muchas de ellas –¿hizo las cosas bien Southern?, ¿hizo las cosas bien el Gobierno?, ¿será realmente beneficioso este proyecto para los pobladores de la provincia de Islay?, ¿qué tanto contaminará el proyecto?– son realmente difíciles de conocer. Una pregunta que posiblemente es más fácil de responder es ¿qué opinan realmente sobre este proyecto y sobre la minería formal los pobladores de la zona y de la ciudad de Arequipa? ¿Están a favor o no?

ESCRIBE JOAQUÍN ALCÁZAR BELAUNDE, SOCIO GERENTE DE AURUM CONSULTORÍA Y MERCADO

Según una encuesta de Ipsos para Arequipa metropolitana de mediados de 2013, el 47% de la población opina que la minería genera más beneficios que perjuicios. Según el mismo informe, los habitantes de la ciudad de Arequipa piensan que la minería formal y el turismo son las actividades económicas que más contribuyen al desarrollo regional y que son, a su vez, las actividades económicas que impulsarán el crecimiento de la región en los próximos cinco años (un 74% opina que la minería formal contribuye mucho o bastante al desarrollo de la región). La percepción de los arequipeños es que las empresas mineras contribuyen en mayor medida a generar empleo, al desarrollo de la región y al desarrollo de infraestructura.

Por otro lado, una encuesta también a nivel de Arequipa metropolitana de Aurum Consultoría y Mercado, de inicios de 2015, indica que un 73% de los pobladores de la ciudad de Arequipa opina que la minería formal es favorable para la generación de empleo. Asimismo, el porcentaje que opina que la minería formal es favorable para el desarrollo de la región es también de 73%.

En pocas palabras, la opinión de los pobladores de Arequipa metropolitana, que concentra más del 85% de la población de la región Arequipa, se encuentra más a favor que en contra de la minería formal. Prueba de esto es que la ampliación de Cerro Verde, ubicada muy cerca de la ciudad, prácticamente no ha encontrado ningún tipo de rechazo ni obstáculo por parte de la población. Cabe destacar que Cerro Verde sobresale entre las grandes mineras del país por su buena gestión en cuanto a las relaciones con las comunidades, desarrollo de obras de impacto, comunicación con la población, etc.

No obstante, en la provincia de Islay, ubicada a varios kilómetros de la ciudad de Arequipa, inmersa en otra realidad y no necesariamente beneficiada por la buena gestión de Cerro Verde, la opinión no tendría por qué ser similar. Se dispone de los resultados de un estudio de opinión pública sobre el proyecto Tía María en la provincia de Islay, realizado en 2011 por una de las principales encuestadoras a nivel nacional, los cuales permiten conocer cuál era hace cuatro años la real percepción de los pobladores oriundos de la zona sobre la minería formal y Tía María.

Este estudio refleja que el 82% de pobladores de la zona conocía en ese momento el proyecto Tía María y al 34% de ellos le agradaba el proyecto. Entre los aspectos positivos que los pobladores resaltaban del proyecto, se encuentran principalmente la generación de puestos de trabajo (56%) y el desarrollo para la provincia (31%); por otro lado, los principales aspectos negativos percibidos por los pobladores giraban en torno a los efectos de la contaminación que el proyecto podría traer, como la contaminación del medio ambiente (54%) y el daño que se generaría a la agricultura (34%). Asimismo, el 40% de pobladores estaba de acuerdo con Tía María y el 21% tenía una opinión neutral, ascendiendo de esta manera a 61% el porcentaje de la población que no estaba en contra del proyecto. El 39% que afirmaba estar en desacuerdo con el proyecto lo hacía en gran medida por el temor a que se viera afectada su principal fuente de ingresos –la agricultura–, por efecto de la contaminación que consideraban se produciría en la zona.

Si bien tanto en la ciudad de Arequipa como en la provincia de Islay existen grupos que no están a favor de la minería formal, estos son una minoría, a diferencia de lo que ocurre en otras regiones, donde grandes proyectos mineros también encontraron un fuerte rechazo por parte de la población. Entonces, se podría concluir que el rechazo a Tía María no obedece a la “voluntad del pueblo”, sino a cuestiones de otra índole.

Publicado en Mercados & Regiones número 7, abril de 2015

Sea el primero en comentar sobre "Ciudad de Arequipa y provincia de Islay: ¿qué opinan los pobladores sobre la minería formal?"

Deje un comentario