¿Deberían regularse los mercados peer-to-peer (P2P)?

Dinner at Home

En su artículo Tras hoteles y taxis… ¿son los restaurantes los siguientes?1, Enrique Dans comenta sobre las aplicaciones que han aparecido para comer en casa de particulares, “en las que personas con habilidades culinarias diseñan experiencias para muy pocos invitados, que evitan muchos de los costes implicados en la gestión de un restaurante, y que son evaluados posteriormente mediante un sistema de puntuación”. Estas aplicaciones aspiran a hacer en el mundo culinario lo que aplicaciones como AirBnB han hecho en el sector del alojamiento, o Uber con los taxis. O, si prefieren un ejemplo menos usado, lo que empresas como LendingClub están haciendo en el mundo de los préstamos personales.

No todos están contentos con estas aplicaciones. Por ejemplo, en un artículo en BBC News se comenta que “los propietarios de restaurantes en París están furiosos con los chefs que han empezado a ofrecer sus servicios en sus propias casas. Estos propietarios de negocios tradicionales afirman que podrían quebrar si estas aplicaciones siguen poniendo en contacto directo a los chefs con los comenzales”.

En París, Synhorcat, el sindicato de restaurantes, ha apelado al gobierno francés a que ponga solución a lo que llaman “restaurantes clandestinos”, argumentando que bistros y restaurantes operan con márgenes bajos y si no se hace algo probablemente quebrarán.

Synhorcat estima que en Francia hay unos 3,000 chefs que atienden en sus casas. Mencionan dos argumentos en contra de estos chefs: primero, que son negocios no formalizados; y segundo, que no pasan inspecciones sanitarias ni de seguridad.

“En los últimos tres años, AirBnB ha triplicado su presencia en París, al punto que hay más de 50,000 departamentos parisinos en alquiler en su página web” –dice Didier Chenet, presidente de Synhorcat. Hoteles medianos y pequeños han sentido la pegada, y han tenido que bajar sus precios en el verano, afirma Chenet. “Si el gobierno no hace algo para detener a esto restaurantes clandestinos, será un desastre.”

La disrupción siempre causa malestar a alguien

Siempre han existido personas que ofrecen sus servicios a particulares, como estos chefs que cocinan para grupos privados en su casa o a domicilio. Una de las cualidades de internet y el mundo interconectado es, precisamente, bajar las barreras de entrada, hacer manifiesta oferta latente y conectarla con los potenciales clientes. Era solo cuestión de tiempo para que esto sucediera con los chefs. La pregunta es, en realidad, ¿cuáles serán los siguientes mercados? Por ejemplo, ¿deberían los gimnasios pedirle al gobierno que intervenga si a alguien se le ocurre lanzar un app que conecte a los personal trainers con potenciales clientes? Suena un poco ridículo.

Se repite con los chefs y, más en general, con los mercados P2P, lo que ya ha pasado antes. La industria de medios trató de bloquear el contenido digital –video y música– y fracasó miserablemente. Las compañías de teléfono intentaron bloquear las llamadas de voz por internet (Voice-IP), y hoy lo que usamos para llamar no es un app de Telefónica sino Skype, WhatsApp, Facebook Calls, etc. En España, ridículamente, los medios de prensa trataron de que Google pagase un canon por indexar sus páginas, y Google simplemente los sacó de su base de datos. La tendencia de mercados peer-to-peer está aquí para quedarse. Los nuevos entrantes forzarán a los negocios tradicionales a replantear sus estrategias.

En cuanto a la regulación en sí, el tema es delicado. No todo puede quedar sin regulación. Algunos investigadores sugieren2 un enfoque prudente en estos primeros momentos de los mercados peer-to-peer. Estos mercados son de naturaleza muy dinámica, sobre todo si crecen rápidamente. En cambio, la regulación, una vez establecida, es difícil de cambiar o eliminar. Reglas que en un primer momento parecían razonables pueden convertirse en inapropiadas o injustas en poco tiempo, o terminar defendiendo intereses particulares.

(Este artículo se puede leer en inglés en zoia.org.)


1 Algunas aplicaciones mencionadas son, por ejemplo, EatAbout (“Enjoy private meals in the home of a chef”), Deliveroo (“Get amazing food from an incredible selection of local restaurants delivered in an average of just 32 minutes”), EatWith (“Join us at a communal table”, “Bringing chefs and foodies together one meal at a time”), ChefExchange (“Find private chefs to cook for you, at home”), and VizEat (“The world invites you to dinner”).2 cfr Lira EINAV, Chiara FARRONATO, Jonathan LEVIN. Peer-to-Peer Markets. Working Paper 21496.

About the Author

Roberto Zoia
Soy Ingeniero Mecánico-Eléctrico de formación y Master en Dirección de Empresas (MBA). Trabajo en 8Consultores, empresa que co-fundé en el 2010. Tengo gran apetito por lo tecnológico desde que tengo uso de razón. También me apasionan las humanidades… leo mucho y disfruto escribiendo. (También tengo afición por la fotografía). Me pueden encontrar en roberto@zoia.org, y en @rzoian en Twitter.

Sea el primero en comentar sobre "¿Deberían regularse los mercados peer-to-peer (P2P)?"

Deje un comentario