Estudios superiores y sectores productivos

Contar con profesionales idóneos es condición necesaria para la competitividad de las diversas actividades productivas.

En el ámbito nacional, la rama productiva de servicios concentra la mayor proporción de personas con algún tipo de estudio superior (52.1% de las personas que trabajan en este sector); en el otro extremo, se ubica agricultura y ganadería, con la menor participación de mano de obra calificada (6.8%). En la visión de Sir Arthur Lewis y su mitificada adaptación de la teoría de la economía dual –en la que un sector tecnológicamente avanzado y menos intensivo en mano de obra extrae recursos laborales calificados de otro rural y tradicional–, se podría proponer que se trata de un fenómeno propio de la naturaleza productiva del sector agrícola. Sin embargo, la proporción de la mano de obra no calificada en la economía nacional desafía la noción de una economía comprometida con el crecimiento sostenible.

En la región Arequipa, el nivel educativo de la población económicamente activa ocupada (PEAO) en cada sector productivo muestra un panorama que resulta familiar: un sector extractivo, en el que predomina la mano de obra no calificada, y los sectores de servicios, donde los trabajadores con algún estudio superior tienen mayores tasas de participación. Así, de 10 puestos generados en el sector de agricultura, solo uno es ocupado por un profesional con estudios superiores –acabados o no–; en cambio, en el sector de servicios, 6 de cada 10 trabajadores tienen estudios superiores. Otros sectores donde no abundan los trabajadores con estudios superiores son transportes y comunicaciones, y comercio.

Pese a sus limitaciones, Arequipa se encuentra en una posición favorable en comparación con el resto del país. El 59.0% de la PEAO en Arequipa no tiene estudios superiores, en comparación con 70.5% en el ámbito nacional y con 58.6% en Lima. La situación es similar para los diversos sectores productivos, con la excepción del sector de explotación de minas y canteras, donde el 60.1% de la PEAO en Arequipa no tiene estudios superiores, mientras que en Lima solo el 44.7% no tiene estudios superiores.

La población económicamente activa con estudios superiores, en la región Arequipa, se concentra en las líneas de ciencias e ingeniería, educacionales, empresariales y médicas. Por su parte, las personas con estudios técnicos se concentran en las líneas de administración y comercio, salud y educación.

Una de las ventajas comparativas que poseen las regiones para atraer capital privado e inversiones es precisamente la dotación de capital humano calificado. Son necesarios mayores y mejores esfuerzos para alcanzar un nivel de profesionales coherente con una economía de ingreso medio alto –como el Banco Mundial califica al Perú–, para lograr una mayor eficiencia en el uso de recursos y establecer una economía sólida, partiendo de la dirección de las empresas y de las operaciones de las mismas –ámbito microeconómico–. Y lo mismo puede decirse de cada una de las regiones.

Publicado en Mercados & Regiones número 5, febrero de 2015

Sea el primero en comentar sobre "Estudios superiores y sectores productivos"

Deje un comentario