Hoteles Aranwa: lujo y wellness con toque nacional

“Aranwa ofrece lujo, pero con un toque nacional. Ahora, si voy al Aranwa Valle Sagrado en Urubamba, siento realmente que estoy en el Perú”, explica Pierre Berthier. El gerente general de Aranwa continúa: “Tenemos realmente el lujo con ‘national touch’, como se podría decir. Entonces, somos atractivos porque damos una verdadera experiencia peruana a todos los huéspedes que se quedan en nuestros hoteles”.

ENTREVISTA PIERRE BERTHIER, GERENTE GENERAL DE ARANWA HOTELS RESORTS & SPAS

¿Cuál es su promesa de valor para el huésped?
Una experiencia que no tienen otros hoteles. Nosotros nos enfocamos mucho en el spa & wellness, debido a que venimos del Grupo San Pablo. Urubamba tiene el spa más grande del país con 2,500 metros cuadrados; en el Colca tenemos uno de los mejores spas que existen en la zona; en Paracas somos el único spa que ofrece talasoterapia en el país, concepto que se copió de la parte oeste de Francia. El concepto de talasoterapia es sencillo, es agua fresca del mar —y cada dos o tres días la cambiamos—, pero no ponemos ningún aditivo, ningún químico; la misma agua fría del mar que tomamos de 300 metros mar adentro, para que justamente sea pura, tiene muchas propiedades que son buenas para el wellness.

En Vichayito tenemos un spa más pequeño, porque es un spa de playa, pero que también tiene éxito, porque a mucha gente le encanta un masaje relajante con vista al mar, la caída del sol; es una experiencia que no se olvida. Vichayito es el único hotel de todo el país que tiene carpas beduinas dentro de las instalaciones, carpas realmente de lujo. La carpa es la vestimenta de la habitación, pero todo lo que está adentro es como cualquier habitación de cuatro o cinco estrellas.

Urubamba es el hotel más grande de la zona, construido en cinco hectáreas, con muchos animales; el Pueblito Encantado del Colca es como ir a un cuento Grimm; Vichayito tiene sus carpas beduinas. En Paracas somos el único hotel con una piscina de talasoterapia y tenemos un muelle de 250 metros de largo de donde salen los tours a Ballestas; en el muelle tenemos un lounge bar que utilizamos para eventos privados, karaoke para toda la familia y en temporada alta funciona como discoteca los fines de semana.

¿Cómo va creciendo esta porción del mercado de turismo que busca spa & wellness?
Todavía el Perú no lo está desarrollando demasiado. Nosotros lo estamos haciendo a título privado con otras cadenas de hoteles que también tienen spa, que obviamente buscan este tipo de clientes, pero se puede ver con Promperú que todavía no hay un enfoque en esta dirección.

El turismo de lujo es la punta de la pirámide del turismo internacional. Es obvio que hay menos demanda, pero en esta demanda que existe los huéspedes gastan tres a cuatro veces más que cualquier otro viajero. Entonces, existe y siempre existirá una persona que va a buscar el lujo, la excepción, que va a buscar la experiencia que no todos pueden tener. Es más limitado, obviamente, porque la demanda es menor, pero sigue existiendo. Aquí todavía hay espacio para crecimiento, en lujo quizá no tan rápido como en cuatro estrellas.

¿Van a abrir un hotel en Lima y un hotel en Arequipa que sean un destino más de negocios que de turismo?
En el 2019 para el hotel de Lima. El hotel de Arequipa está pendiente. El anteproyecto se hizo y fue aprobado pero decidimos dejarlo en stand-by porque la cadena ha crecido mucho antes de mi llegada —casi cinco hoteles en cinco años— y ahora nos encontramos en una etapa de consolidación de la cadena.

Desde hace años tenemos Casa Ricketts en Yanahuara, la cual estamos poniendo en valor para ofrecerla como una ubicación exclusiva para eventos. Antiguamente, antes de que la comprásemos, ya se alquilaba para eventos; uno de los últimos eventos que se hicieron fue una Convención Minera. Sabemos que este segmento de mercado tiene mucha demanda en Arequipa. Para la puesta en valor, tenemos un ingeniero consultor dentro del Grupo San Pablo. La Casa Ricketts es perfecta para eventos sociales y corporativos de categoría vip.

¿Cómo va el turismo nacional en sus hoteles?
El turismo nacional representa alrededor de un 40% de nuestra venta. En el turismo nacional nos fue bien en 2015. Nuestros dos hoteles que son principalmente nacionales son Vichayito y Paracas, donde estamos con el 90% de clientela peruana. Pero en 2016 hubo dos factores en el primer semestre que nos hicieron vender menos que en 2015: uno, el famoso Niño; nunca hubo daños, pero la gente ha tenido temor de viajar al norte, por la publicidad adversa. Segundo, las elecciones; en cualquier país del mundo, cuando hay una elección presidencial, la gente del país aguanta sus gastos para ver qué va a pasar. Y los gastos de los nacionales bajaron bastante el primer semestre.

Pero yo pienso que va a despegar, una vez que pase el 28 de julio. A nivel internacional, sentimos una mejora, más llegadas de turismo extranjero; lento, pero el crecimiento está. Así que yo pienso que en el segundo semestre vamos a recuperar lo que perdimos en el primero.

¿Tiene otros planes para la cadena Aranwa en el corto plazo?
No, el próximo plan es el Hotel de Lima, donde todavía se está viendo la factibilidad y la ubicación. Tenemos la idea de que sea en Surco, porque con el Grupo San Pablo y el dueño pensamos que es una de las zonas que todavía tiene para crecer. Se pueden apreciar muchas y nuevas empresas que se están estableciendo aquí y todos los hoteles están en Miraflores y San Isidro. Y una verdad que yo veo desde que regresé al Perú hace dos años es que, si voy a San Isidro o Miraflores, yo agarro un taxi y no manejo más, porque es una locura, que no había hace ocho años cuando me fui.

Estamos viendo justamente ahora, como forma de desarrollo, los management, de la misma manera que otras cadenas hoteleras. Estamos desarrollando una forma de management estilo franquicia, en donde nosotros administramos el mismo hotel.

En estos momentos nos encontramos en plena negociación con dos hoteles, pero por confidencialidad no puedo decir aún cuáles son.

Sea el primero en comentar sobre "Hoteles Aranwa: lujo y wellness con toque nacional"

Deje un comentario