Pararse sobre los hombros de gigantes

Vivimos rodeados de tecnología, y sin embargo a veces nos falta esa capacidad de aprovechar esos avances para mejorar los modos de hacer en nuestra empresa u organización. Seguimos anclados en antiguos paradigmas.

Un ejemplo. La congestión vehicular es un problema en las principales ciudades del país y una pérdida de productividad importante. Como conductores, podemos usar nuestros atajos favoritos, basados en parte intuición y parte experiencia, pero sin conocer en realidad si nuestra decisión será eficaz. Otra alternativa es usar Waze[1], que nos recomienda una ruta óptima y nos da el tiempo estimado de llegada con una precisión increíble porque usa información del tráfico en tiempo real.

Si fuéramos un municipio u otro organismo con responsabilidad sobre el tránsito vehicular, ¿no deberíamos contactar a Waze para usar su valiosa información para atacar el problema del tráfico de un modo más racional? Sería más eficaz que simplemente enviar más policías a dirigir el tránsito[2] cuando hay atoros.

Justamente, Waze Connected Citizens es una iniciativa de Waze cuyo objetivo es compartir información en tiempo real con organismos como municipios o similares. Ciudades como Boston, Río, Barcelona, Los Ángeles, Ciudad de México, Budapest, entre otras, lo usan para combatir el tráfico y planear el crecimiento de la ciudad con data en la mano.

Otro ejemplo es la importancia creciente del trabajo remoto en las empresas, permitido gracias a la madurez y bajo costo de aplicaciones para videoconferencia, mensajería instantánea, trabajo colaborativo, etc.

Las empresas que implementan políticas de trabajo flexible o remoto, cuando la posición lo permite, observan beneficios como la mejor retención de talento, aumento de la productividad, un mejor balance de vida, ahorro de tiempo en desplazamientos, y –un beneficio quizá no muy explotado todavía en nuestro país–, la posibilidad de reclutar talento más allá del ámbito local[3].

Para que el trabajo remoto sea posible, además de herramientas, hay que tener suficiente apertura para plantearse que la buena experiencia de otras empresas a nivel mundial se puede aplicarse en nuestras empresas. No falta quienes todavía se sonríen con escepticismo al escuchar de trabajo remoto, por ese dicho de la vieja escuela de que un empleado al que no se ve en la oficina es un empleado que no está trabajando.

¿Cómo desarrollar esa capacidad de aprovechar los desarrollos tecnológicos para nuestra propia empresa? Es un punto importante si queremos permanecer competitivos.

Gary Keller, en su libro The One Thing (Una Sola Cosa), explica que el modo de hacer un trabajo verdaderamente extraordinario es empezar fijándose en la experiencia y conocimiento de los mejores en el tema en cuestión, y tomar ese nivel como nuestro punto de partida.

 

Notas:

1. Waze es una aplicación para smartphones desarrollada en Israel que calcula la ruta óptima para ir de un sitio a otro en automóvil. La genialidad de Waze está en que su red de información son los propios usuarios que, al usar Waze, generan un flujo de datos en tiempo real que permite a Waze modelar el tráfico vehicular y calcular la mejor ruta para cada usuario en particular. Waze fue comprada por Google el 2013 por US$ 1.1 billones.

2. Según estudio de Araper titulado Antídotos para la congestión y la inseguridad en el tránsito (2008), los policías de tránsito, a pesar de su buena intención, sin los recursos humanos y físicos suficientes, en vez de aliviar el problema del tráfico lo agravan (pág. 51). Esto sin contar el deterioro de la salud de los propios policías, expuestos por periodos prolongados a los gases contaminantes de los automóviles.

3. Ver, por ejemplo, el informe de Microsoft Work Without Walls Survey (2011), o Lessons Learned From 3 Companies That Have Long Embraced Remote Work.

About the Author

Roberto Zoia
Soy Ingeniero Mecánico-Eléctrico de formación y Master en Dirección de Empresas (MBA). Trabajo en 8Consultores, empresa que co-fundé en el 2010. Tengo gran apetito por lo tecnológico desde que tengo uso de razón. También me apasionan las humanidades… leo mucho y disfruto escribiendo. (También tengo afición por la fotografía). Me pueden encontrar en roberto@zoia.org, y en @rzoian en Twitter.

Sea el primero en comentar sobre "Pararse sobre los hombros de gigantes"

Deje un comentario