Región sur: ¿La potencia minera del Perú?

La región sur del Perú concentra 28 proyectos mineros distribuidos entre Moquegua, Arequipa, Ica, Tacna, Huancavelica, Apurímac, Puno y Cusco. El monto de las inversiones asciende a 27,575 millones de dólares según reporte de enero de la Dirección de Promoción Minera del Ministerio de Energía y Minas.

De estos departamentos, Apurímac es el que más inversión capta, con 9,713 millones de dólares, siendo el principal proyecto Haquira (2,800 millones de dólares). Le sigue Moquegua, con 6,175 millones de dólares, cuyo principal proyecto es Quellaveco (5,000 millones de dólares). Arequipa se ubica en tercer lugar, con una inversión de 4,962 millones de dólares entre cinco proyectos, donde los principales son Pampa de Pongo (1,500 millones de dólares) y Tía María (1,400 millones de dólares). Ica espera una inversión de 2,483 millones de dólares, donde el principal proyecto es la ampliación de Marcona (1,500 millones de dólares). Más abajo en la lista aparecen Puno, con una inversión de 1,380 millones de dólares; Tacna, con 1,200 millones de dólares; Cusco, con 956 millones de dólares; y Huancavelica, con 706 millones de dólares.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre Arequipa y el sur, directo a su bandeja

En lo que respecta a la distribución de los proyectos mineros en los siguientes tres años a nivel Perú, para el 2017 se planea ejecutar tres, según comunicó el viceministro de Minas, Ricardo Labó: Ampliaciones de Toquepala (Tacna), ampliación de Marcona (Ica) y la explotación de relaves de la mina Marcona (Ica). Para el 2018 se planea llevar a cabo cinco proyectos:  Ariana (Junín), Pampa de Pongo (Arequipa), Ampliación de Toromocho (Junín), Mina Justa (Ica) y la ampliación de Laguna Norte (La Libertad). Para el 2019 se ejecutarían siete: Tía María (Arequipa), San Gabriel (Cajamarca), Corani (Piura), Magistral (Áncash), Bayóvar (Piura), Pukaqaqa (Huancavelica) y Zofranal (Arequipa). A partir del año 2020 se implementarían otros 29 proyectos.

Ricardo Labó también explicó que la política de gestión está basada en tres pilares: fomentar la exploración minera, revisar la cartera de proyectos extractivos pendientes para viabilizar su desarrollo, y garantizar la continuidad de las actuales operaciones. A su vez, estos pilares están basados en cuatro ejes específicos.

Síganos en Facebook

El primer eje está referido a la simplificación administrativa, para lo cual se están creando equipos de trabajo dedicados a cada proyecto para acompañar el proceso de ejecución. El segundo eje se refiere a la actualización normativa, donde se cambiaría el marco legal buscando coordinación y mayor relación con las empresas interesadas. El tercer eje corresponde al contexto social de cada proyecto, de manera que se logre un entorno adecuado para las ejecuciones. El cuarto eje está enfocado a desarrollar estrategias individuales para cada proyecto.

En el caso del proyecto minero Tía María (en Cocachacra, Arequipa) que está paralizado desde el 2015, Labó señaló que su ejecución está planeada para el 2019. Guillermo Vidalón (superintendente de relaciones públicas de Southern Perú) indicó que la relación entre la empresa y el poblador del valle de Tambo está mejorando. Esta apreciación se justificó en dos hechos: el número reducido de manifestantes anti-minería en la última visita del presidente Kuczynski, y el cada vez mayor número de personas que se están interesando y acercando a los módulos a informarse acerca de los programas sociales.

Sea el primero en comentar sobre "Región sur: ¿La potencia minera del Perú?"

Deje un comentario