Sistema financiero en el sur: ¿qué pasa con la morosidad?

En Tacna, Moquegua y Arequipa, las colocaciones se incrementan y la morosidad se reduce, mientras que en Puno las colocaciones se estancan y en Cusco la morosidad se dispara.

Los sistemas financieros son fácilmente afectados por la inestabilidad y las crisis. A su vez, si se provocan choques financieros, estos pueden reducir la efectividad de la política monetaria, en la medida en que alteran los canales que vinculan las variables financieras con la inflación y, finalmente, con las variables reales. En un contexto de este tipo, los impactos de las medidas del Banco Central se vuelven menos predecibles y pueden imponer costos elevados en la economía.

Para asegurar la estabilidad financiera, es crucial evaluar los riesgos en los mercados financieros en el país. En este sentido, los indicadores de solidez financiera permiten vigilar los factores de vulnerabilidad relacionados con los riesgos de crédito, de liquidez y de mercado, y evaluar la capacidad para absorber pérdidas.

En cuanto al riesgo de crédito, la calidad de los activos es fundamental, debido a que estos constituyen los recursos económicos con los que la institución financiera espera obtener beneficios futuros. El principal indicador para medir esta calidad es el ratio de cartera morosa entre colocaciones totales.

Al mes de abril de 2016, el ratio de morosidad en el sistema financiero peruano es de 3.10%, lo que representa un incremento de 0.08 puntos porcentuales respecto al mismo periodo de 2015. Las cajas rurales de ahorro y crédito son las instituciones que registran los niveles de morosidad más altos en el sistema financiero, con créditos atrasados que representan el 8.48% de sus colocaciones totales. Les siguen las cajas municipales, con una morosidad de 6.61%; las empresas financieras, con 5.92%; y las edpymes, con 4.23%. La banca múltiple es la que registra el menor nivel de morosidad, con una cartera atrasada que representa el 2.77% de sus colocaciones.

Perú: morosidad en el sistema financiero,
al mes de abril, 2012-2016
(créditos atrasados sobre créditos directos, %)

26

Fuente: Superintendencia de Banca, Seguros y AFP.
Elaboración: Aurum Consultoría y Mercado.

El mayor deterioro de la calidad de activos se observa en los créditos dirigidos a la actividad hotelera y de restaurantes, cuyo ratio de morosidad se incrementó a 3.5% en 2016, desde 2.8% en 2015. Le siguen los créditos otorgados al sector de servicios sociales y de salud, con un aumento de la morosidad a 2.1%, desde 1.7%, y los préstamos destinados a actividades inmobiliarias, con un aumento a 2.9%, desde 2.5%.

Morosidad en el sur

Comparando regiones en el sur —considerando Arequipa, Cusco, Moquegua, Puno y Tacna—, se observa que el sistema financiero de la región Puno es el de mayor morosidad, con créditos atrasados que representan el 6.5% de su cartera total. La segunda región con el más alto nivel de morosidad es Cusco, con un ratio de 6.1%, seguida de Tacna, con 5.1%, y de Arequipa, con 3.7%. El menor nivel de morosidad en el sur corresponde a Moquegua, con créditos atrasados que representan el 3.6% de su cartera total.

Analizando la evolución de la morosidad del sistema financiero en el sur del país en el periodo de marzo de 2015 a marzo de 2016, se observan mejoras en las regiones de Arequipa, Moquegua, Puno y Tacna, destacando el caso de Moquegua, que mostró una reducción de la morosidad en más de un punto porcentual. Cusco, por el contrario, mostró la peor evolución en este periodo, incrementando el porcentaje de su cartera morosa en más de dos puntos.

Macrorregión sur: morosidad por departamento,
al mes de marzo, 2015 y 2016 (%)

25

Fuente: Superintendencia de Banca, Seguros y AFP.
Elaboración: Aurum Consultoría y Mercado.

Tomando en cuenta el crecimiento de los créditos colocados en cada región, no se observa una relación directa con la variación en la morosidad. Así, las regiones de Moquegua, Tacna y Arequipa muestran un incremento en el monto de las colocaciones a la vez que una reducción en la morosidad. Las regiones de Cusco y Puno, por el contrario, muestran una relación positiva entre el total de colocaciones y la tasa de morosidad; así, Puno redujo su cartera en 0.29% y su nivel de morosidad en 0.63 puntos porcentuales, y Cusco incrementó su cartera en 11.23%, al mismo tiempo que su tasa de morosidad se elevó en 2.34 puntos porcentuales.

Crecimiento de las colocaciones versus variación de la morosidad,
al mes de abril, 2015 y 2016

24

Fuente: Superintendencia de Banca, Seguros y AFP.
Elaboración: Aurum Consultoría y Mercado.

En el caso de la región Arequipa, se observa que, a marzo de 2016, las entidades del sistema financiero con los mayores niveles de morosidad son las empresas financieras, con una cartera atrasada que representó el 7.3% del total de sus créditos directos. En Cusco, la banca múltiple presenta el mayor ratio de morosidad, con 7.4%. Finalmente, en Moquegua, Puno y Tacna, las empresas del sistema financiero que presentan mayor morosidad son las edpymes, con ratios de 13.7%, 14.9% y 8.3%, respectivamente.

Los resultados muestran que, en general, el sistema financiero en la Macrorregión Sur experimentó cierta mejora en la calidad de activos, al mismo tiempo que se incrementaron las colocaciones; sin embargo, hay varios retos pendientes para que esta mejora se dé en todas las regiones, como lo atestigua el caso de Cusco.

Publicado en Mercados & Regiones número 17, agosto de 2016