¿Cómo saber si se es nomofóbico?

Según declaraciones a The New York Times (NYT), la psicoterapeuta Nancy Colie sostiene que la mayoría de las personas revisan sus celulares en promedio 150 veces al día, o cada seis minutos, y los jóvenes envían más o menos 110 mensajes de texto al día.

Nomofóbia, en ocasiones con el anglicismo original nomophobia, es una palabra aún no reconocida por la RAE, pero que cada vez toma más protagonismo en el mundo moderno, entendida como el miedo incontrolable de estar sin el teléfono móvil.

No es novedad que el acceso casi universal a la tecnología digital, que comienza en edades cada vez más tempranas, está transformando la sociedad moderna. En su nuevo libro The Power of Off, Colier señala que “pasamos demasiado tiempo haciendo cosas que en realidad no nos importan”. Asimismo, la American Academy of Pediatrics, en su más reciente declaración normativa sobre el uso de los medios, menciona: “Los niños que usan demasiado las redes sociales corren el riesgo de tener un uso problemático del internet”.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre Arequipa y el sur, directo a su bandeja

¿Cómo reconocer una adicción a su celular?

Sin duda, es difícil no hacerse la pregunta si somos parte de esta nueva “enfermedad” del siglo XXI. Ante ello, el doctor Mark Griffiths, profesor de estudios sobre apuestas de la Universidad Nottingham Trent, y director de la Unidad Internacional de Investigación sobre Videojuegos, publicó una investigación llamada “Adicción adolescente a los teléfonos inteligentes”, en la cual sugiere que si una persona responde “Sí” a más de 6 de estas frases, podría tener una grave dependencia a su celular:

– Mi teléfono inteligente es lo más importante en mi vida.
– Ha habido conflictos con mi familia o compañero sentimental sobre la cantidad de tiempo que gasto utilizando mi celular.
– Mi celular no me deja concentrarme en otros aspectos importantes de mi vida como el trabajo o el estudio.
– Paso más tiempo con mi celular que haciendo cualquier otro tipo de actividad.
– Utilizo mi teléfono inteligente como una forma de cambiar mi estado de ánimo.
– A lo largo del tiempo, he incrementado la cantidad de tiempo en la que utilizo mi teléfono inteligente.
– Si no puedo utilizar mi teléfono inteligente, me pongo de mal genio.
– Usualmente siento una terrible necesidad de utilizar mi celular.
– Si limito el tiempo que utilizo mi celular, y luego empiezo a utilizarlo de nuevo, siempre termino utilizándolo la misma cantidad de tiempo que antes.
– Le he mentido a la gente sobre la cantidad de tiempo que utilizo el celular.

Síganos en Facebook

Consejos

Colier ofrece tres pasos para ayudar a frenar la dependencia digital:

1.-Comenzar por reconocer cuánto uso de dispositivos digitales en verdad es necesario, digamos, para trabajar o navegar o hacerles saber a tus familiares que estás bien, y qué es simplemente una costumbre de responder, publicar y distraerte.

2.-Hacer pequeños cambios. Abstenerse de usar el dispositivo mientras se come o pasa tiempo con amigos, y agregar una cosa al día que se haga sin el celular.

3.-Tomar consciencia de lo que es importante para uno, lo que de verdad nutre, y dedicarle más tiempo y atención.

Y por último, se debe tener siempre en cuenta que, como con muchas otras cosas en la vida, la moderación en un mundo digital debe ser el distintivo de una relación sana con la tecnología.

Be the first to comment on "¿Cómo saber si se es nomofóbico?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*