El tiempo perdido viajando en combi

La República.- Transportarse en Arequipa se ha convertido en un verdadero suplicio por la congestión vehicular. En los últimos años, el caos se agravó a consecuencia del inicio simultáneo de obras públicas.

Según las estimaciones del Sistema Integrado de Transportes (SIT), aproximadamente, el 70% de arequipeños utiliza para viajar combis y buses. Los demás van en taxis o unidades particulares.

El jefe del proyecto SIT, Lizardo Calderón, señala que un ciudadano tarda 60 minutos en este tipo de transporte desde Ciudad de Dios en el Cono Norte hasta la urbanización Lara (distrito de Socabaya). Esta es una de las rutas más largas. Aunque este cálculo resulta optimista. Se hizo antes del cierre de la Variante de Uchumayo, Av. Los Incas, Dolores, Mariscal y otras más por el deterioro del asfalto. A la hora debe adicionarse 20 minutos más. Según Calderón, el SIT cumpliría el objetivo de reducir el tránsito del pasajero a 45 minutos. En el estudio de origen – destino del proyecto, se calculó que los arequipeños acumulaban en un año 85 millones de horas de viaje y con el SIT, se reducirían a 51 millones.

El tiempo de viaje representa un valor para el ciudadano, que en Arequipa no ha sido cuantificado en el proyecto SIT. Recientemente, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa, Aldo Aranzaens, hacía hincapié en la necesidad de tener un óptimo transporte para hacer más competitivas a las empresas.

El especialista en transporte, Elvis Jump, apunta que son consideraciones válidas, que debieron incluirse en los estudios técnicos del SIT.

Según Lizardo Calderón, para el proyecto de transporte masivo, no fue necesario tomar en cuenta este punto, pues en la estructura de costos del SIT se considera el kilómetro recorrido por las unidades que cubrirán las rutas troncales y alimentadoras; y no el ahorro de tiempo. Este último se estimó para justificar las inversiones en infraestructura (intercambios viales).

La realidad de Arequipa es similar a la de Lima. La última encuesta de la organización “Lima Cómo Vamos”, revela que entre el 20 y 24 por ciento de limeños viaja más de 1 hora solo de ida, es decir, que para ir y retornar de sus trabajos o centros de estudio, pasan dos horas al día en un medio de transporte.

Valor social del tiempo

De acuerdo a una publicación del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), encargada a la Universidad del Pacífico, el tiempo de viaje tiene un valor social que está en función al salario de las personas. Es tiempo perdido que podría invertirse en adelantar su trabajo o en pasar con su familia, incluso en actividades de ocio.

Lizardo Calderón refiere que el MEF ha establecido el valor social en S/ 1.08. “Es un estándar de medición de ahorros de viaje, varía de acuerdo al estrato y a la ocupación”.

El especialista Elvis Jump indica que bajo una operación simple se puede determinar que el costo por la hora perdida en el transporte para un ciudadano que gana una remuneración mínima de S/ 850 es de dos soles.

En el 2012, un informe del Observatorio Socio Económico Laboral (OSEL) determinó que la pérdida mensual en Arequipa a causa de la congestión vehicular era de S/ 39 millones, considerando a una Población Económica Activa (PEA) de 635 mil personas. Al 2016, la PEA ocupada asciende a 657 mil 192.

Contaminación

El caos vehicular va de la mano con la contaminación ambiental. El jefe de la Dirección de Salud Ambiental, Zacarías Madariaga Coaquira, explica que recientemente realizaron una medición a los estándares del aire en zonas puntuales: avenida Jorge Chávez, Salaverry, Ejército y Andrés Avelino Cáceres.

Los resultados preliminares arrojaron que en esta última, la cantidad de material particulado emitido por los vehículos alcanza 170 microgramos por metro cúbico en un día, cuando el límite permisible es de 150 microgramos. El material particulado está compuesto de metales pesados, que se introducen en las vías respiratorias, depositándose en los alvéolos pulmonares. Esto ocasiona enfermedades respiratorias como el asma.

El monóxido de carbono es otro gas que dificulta la respiración. En la avenida Ejército, se supera los 14 a 15 mil microgramos por metro cúbico, cuando lo permitido es 10 mil microgramos.

Las consecuencias de un pésimo transporte no solo minan la economía, también la salud del ciudadano.

Para ver la noticia original, haga clic aquí.

Be the first to comment on "El tiempo perdido viajando en combi"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*