Arequipa: geotermia, la solución para que el sur genere y consuma su propia energía

La República.- Regiones como Arequipa, Moquegua y Tacna tienen un gran potencial para desarrollar energía con géiseres. Hay once proyectos y que tienen como principal ventaja el suelo volcánico. Rinde más que el sol.

El sur del país necesita más energía eléctrica. Solo produce 770 MW, pero su demanda es de casi el doble. Esto es cubierto por las hidroeléctricas del centro del país y las plantas térmicas, que queman gas, del sur de Lima.

Para la Sociedad Peruana de Energías Renovables (SPR), el futuro está en implementar plantas de energías renovables. En el sur la de mayor potencial es la geotérmica: 99% limpia y con un índice de efectividad de 90%, que comparada con la energía nuclear es miles de veces menos contaminante.

Se obtiene a partir de pozos subterráneos de agua. Estos son calentados de forma natural por el núcleo de la tierra. La planta conduce el vapor de agua mediante tubos. La fuerza del vapor activa la turbina que genera electricidad, mientras que el agua fría vuelve al pozo subterráneo. El ciclo nunca termina ni se detiene.

En Arequipa, Moquegua y Tacna hay 11 proyectos de energía geotérmica, por ser una zona volcánica y con presencia de géiseres (fuentes termales de agua caliente y vapor).

Si es que se hicieran realidad, el sur dejaría de depender del centro del país. La primera central de su tipo está proyectada en el distrito de Cabanaconde (Caylloma) que generaría 100 MW. Cabanaconde se ubica en medio del valle del Colca, conocidos por sus géiseres (erupciones de vapor de agua calentada por la tierra). La compañía Energy Developed Corporation Perú (EDC) quiere invertir US$ 600 millones para construir la primera planta geotérmica del país. Esta produciría 100 MW en su primer año y no descartan ampliaciones. EDC tiene experiencia en Tailandia y otros países de Asia. Esperan repetir la experiencia en Arequipa.

SIN ENERGÍA VERDE
En cuanto a energías renovables el debate está centrado en la del sol (fotovoltaica) y viento (eólica). Su aplicación resulta barata. Sin embargo en la actualidad estas solo generan el 3% de la producción nacional. En tanto, la hidroeléctrica abastece el 43% de la electricidad que consume el país.

Mientras que el 48% de la energía que se consume es producida por la quema del gas de Camisea en las plantas térmicas ubicadas al sur de Lima. Por ello, el Perú está lejos de ser un país “verde” y amigable con el ambiente.

En suma, todas las plantas eléctricas del país pueden producir hasta 8 mil MW; sin embargo, lo que se consume es más de 6 mil MW. De esto último, el 80% es usada por la industria (minería, manufactura y pequeñas industrias) y el restante por la población. Si las centrales operaran en toda su capacidad, habría una sobreproducción de 2 mil 700 MW.

Pero según las proyecciones del Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES) para el 2026 se necesitarían nuevos proyectos para cubrir la demanda que llegaría a más de 12 mil MW.

“Los proyectos de energía renovable deben ejecutarse desde ahora y no cuando tengamos el déficit”, explica Juan Coronado, presidente de la SPR.

El ingeniero indicó que las energías verdes es el presente para muchos países de Europa y Asía. El Perú no puede quedarse atrás. “En el sur la energía geotérmica es la que más futuro tiene, más que la solar”, dijo.

Para Juan Coronado, el mayor beneficio que podría dar la planta geotérmica es la estabilidad y la seguridad energética.

Para ver noticia original, haga clic aquí.