“No vas a obtener un mejor Congreso con las mismas reglas”

La reforma que tiene que hacerse sobre el Congreso es una reforma constitucional y solo la puede hacer el Congreso. Lamentablemente, este Congreso no ha entendido el momento que vive. Cada cinco años decimos que este Congreso es pésimo, que no puede venir uno peor, y siempre viene uno peor.

ENTREVISTA A ROSA MARÍA PALACIOS

ABOGADA Y PERIODISTA 

¿Qué reformas se tendrían que implementar para que mejore la calidad del Congreso?

El Congreso es indispensable, porque el Poder Ejecutivo necesita tener limitación y el Poder Judicial, también. Y tiene que ser un órgano de representación popular. Sin embargo, tenemos muy pocos congresistas: 130 no representan a 32 millones de personas. Si hubieras tenido el doble de congresistas en esta última elección, Fuerza Popular no hubiera tenido una proporción tan grande de congresistas. Como el que gana se lleva casi todo, hay muy poco para repartir. Entonces, hay un problema de subrepresentación. Necesitamos más congresistas.

Lo segundo es un tema de calendario electoral. No podemos votar primero al Congreso y después al presidente. Tenemos que votar al Congreso cuando ya sabemos quién es presidente, porque lo que decidimos es darle mayoría o darle oposición. En el Perú se vota a la vez y el calendario electoral coincide de una manera perversa, porque en primera vuelta eliges al Congreso, sin tener la menor idea de quién va a pasar a la segunda vuelta. Entonces, la conformación del Congreso no obedece a las expectativas de lo que va a hacer el Poder Ejecutivo después.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Los partidos no quieren que se cambie esa norma, porque creen que saldrían perjudicados, porque beneficiaría solamente a los dos que van a la segunda vuelta. Esto no es necesariamente cierto, porque los partidos marcarían posición frente a los candidatos y ahí se consolidarían oposiciones y mayorías que reflejen mucho más el sentir de la gente.

El otro problema es el voto preferencial. Le han hecho creer al congresista que él es propietario de su escaño y no es verdad. Es el partido el que lleva al congresista. El voto preferencial ha destruido los partidos políticos en el Perú y la mayoría de ellos lo quieren eliminar. El problema es que los congresistas se sienten hijos del voto preferencial. Entonces, hay un problema de conflictos de interés manifiesto.

Síganos en Facebook

La reforma que tiene que hacerse sobre el Congreso es una reforma constitucional y solo la puede hacer el Congreso —o lo hace un Congreso sumamente responsable o lo hace una Asamblea Constituyente—. Lamentablemente, este Congreso no ha entendido el momento que vive. Cada cinco años decimos que este Congreso es pésimo, que no puede venir uno peor, y siempre viene uno peor. Los electores tienen parte de la culpa. Pero ¿cómo le puedes pedir al pueblo que elija en dos meses para cinco años? Son dos meses, porque las listas al Congreso se inscriben en febrero y estamos votando la primera semana de abril. Eso implica revisar todo: antecedentes penales, si tiene juicios de alimentos, si es buen padre de familia, si estafó a sus socios, cuál es su trayectoria política anterior. Es muy difícil. Y, como las caras viejas están desprestigiadas, votas por el nuevo y resulta peor. Ahí tienes varias explicaciones de por qué tenemos un mal Congreso.

El Congreso no quiere cambiar las reglas. Todo parlamentario desea reelegirse. La tasa de reelección está por debajo del 15%, el 85% de los congresistas se va, pero todos aspiran a quedarse. Por eso, un año antes de las elecciones, todos se van moviendo de bancada para ver dónde se colocan. Tampoco quieren tener elecciones internas ni democracia interna

Publicado en Mercados & Regiones número 23, marzo de 2018