Reconstrucción: ¿Se inicia guerra de precios de cemento en el norte?

Gestión.- La recuperación de la actividad de la construcción y el impulso de la reconstrucción ha generado la presencia de nuevos actores en la industria del cemento en el norte del país, región en la que Pacasmayo tiene la mayor presencia.

Se trata de la llegada a Piura de las marcas Cemento Inka, que se produce en Lima, por la empresa Caliza Cemento Inka, y de la marca Qhuna , por la empresa Invercem, que posee una planta modular de formulación y embolsado de cemento en Salaverry (Trujillo) de sus compras que realiza a la alemana HeidelbergCement.

Así, el precio del cemento en Piura, que se encontraba alrededor de S/ 25 por bolsa de cemento, la empresa Pacasmayo redujo en S/ 3 parte su marca Mochica.

Al respecto, Pacasmayo evitó pronunciarse sobre el tema, pero se conoció que la rebaja solo se dio en Piura, en las demás ciudades el precio se mantiene.

En el caso de Invercem, el presidente de la empresa, Victor de la Torre, dijo que en planta de Salaverry el producto lo venden en S/ 17.5 por bolsa de cemento Tipo I, que es el empleado en la construcción.

Refiere que, una de las mayores ventajas frente a su competidor, es que hay distribuidores mayoristas expectantes en este proceso de reconstrucción en el norte.

Victor de la Torre, comenta que hay un nuevo escenario de empresas más chicas de las tradicionales en la industria de cemento, como Caliza Cemento Inka y Mixercom, de la familia empresarial vinculada a la cadena de pollería Rocky’s, que tiene la marca Cemento Nacional. A ello, se suma la mexicana Cemex, con su marca Quisqueya.

Con ello, el empresario espera que la competencia, ofrezca mejores opciones para el mercado de la construcción.

Planes
En el caso de su planta de Molienda, Victor de la Torre, comentó que esta semana está viajando a España para cerrar los acuerdo para la compra de la maquinaria cuya instalación debería realizarse en agosto.

“Hemos enfrentado observaciones, que consideramos exageradas para la obtención de los permisos ambientales, como certificar la piedra que usará la concretera, pero seguimos levantando las observaciones”, expresó el empresario, quien espera obtener la aprobación próximamente.

Con la planta de molienda de cemento, estarían procesando 250 mil toneladas mensuales, con una inversión estimada de US$ 20 millones.

El siguiente paso sería su llegada a la zona sur del Perú, el punto que parece más próximo es Ayacucho, antes que Ica, y la razón es que el precio de la bolsa de cemento está entre los más altos de la región sur, además que ya poseen terrenos y concesiones de puzolana.

“El esquema sería similar al de Trujillo, lo que estamos haciendo es trabajar y ver si primero llegamos a Ica o Ayacucho, en lo personal me inclino por el segundo, pues nos permitiría llegar a Cusco y otras regiones más del sur del país”, mencionó.

Bajo este modelo, seguirían importando cemento, en este caso para realizar la mezcla con la puzolana que poseen en Ayacucho, y de esta manera distribuir este tipo de cemento especializado.

En este mismo esquema, no deja de mirar Iquitos, mercado al que llegan cementos Argos de Colombia y parte de la producción de Unacem, pero cuyos precios en el mercado del oriente llegan a S/ 35 por bolsa de cemento, “es uno de los precios más alto del país”.

Llegando a Lima
Victor de la Torre, adelanta que uno de los pasos más importantes será la planta integral que esperan tener en el norte o sur de Lima, aunque la opción más próxima sería la zona de Barranca.

“Sería en la zona alta de Barranca, aun es prematuro dar detalles, pero será una planta integral para realizar la producción de cemento y desde ahí para la distribución nacional”, mencionó.

Para ver noticia original, haga clic aquí.