Pensando en las reformas

En el nuevo escenario político, ¿cómo puede el Congreso promover la gobernabilidad, gobernanza e institucionalidad? ENTREVISTAS A ALBERTO DE BELAUNDE DE CÁRDENAS, CONGRESISTA DE LA REPÚBLICA, Y CARLOS HAKANSSON NIETO, PROFESOR DE DERECHO CONSTITUCIONAL DE LA UNIVERSIDAD DE PIURA.

De Belaunde
En este más de año y medio, casi dos años de gestión, lo que hemos visto es un Congreso de la República con un rol avasallador. En el caso concreto de Martín Vizcarra, recordemos que hace cerca de un año fue interpelado. En este sentido, desde mi rol de congresista independiente, y sé que también es el espíritu de otras bancadas, apoyaré en la labor de Martín Vizcarra y a su gabinete ministerial. Sin embargo, tengo serias dudas de que esa sea la intención de la mayoría parlamentaria.

Hakansson
Cumpliendo fielmente con sus atribuciones naturales: representar, legislar y fiscalizar; para eso, el ejercicio de la política debe dejar de banalizarse en el Parlamento. La politización de la justicia, las primeras planas dedicadas a destapar escándalos mediáticos entre congresistas, y la inmadurez en el uso de las redes sociales ponen en segundo plano los temas importantes para la discusión: la reforma electoral, la necesidad de un Senado de representación regional, la reforma tributaria, entre otros.

¿Cómo puede Martín Vizcarra traer menos inestabilidad política?

De Belaunde
Lo que tenemos, en estos pocos días, es a un Vizcarra muy interesado en tener un diálogo directo con la población. Además, algo muy reconocido por la gente es que en él no pesan denuncias graves de corrupción. A su vez, Vizcarra tiene la posibilidad de convocar a diferentes sectores, característica que el Gobierno anterior había perdido, y por el momento goza de una tregua desde el Legislativo. Los problemas de inestabilidad no vendrán del Ejecutivo, sino que serán generados por el Legislativo.

Hakansson
Ocupándose de lo urgente para crear las bases y poder así atender lo importante. El presidente debe poner énfasis en la reconstrucción del norte, una mejor atención de la salud, el impulso a la economía, la seguridad ciudadana, una mejor administración del Estado. Una vez encaminada la solución de estos problemas, se empezará a vivir un clima de estabilidad y gobernabilidad, lo cual no significará dejar de recibir las críticas. De lo que se trata es que, en estos casi tres años restantes, se pueda dejar un país menos convulso y más ordenado al próximo gobierno que sea electo.
¿Usted cree que pueda haber nuevas elecciones generales, antes del 2021?

De Belaunde
No. El único escenario para esto sería la renuncia de los dos vicepresidentes y que asuma el presidente del Congreso. Hay quienes piden adelanto de elecciones, pero debemos tomar en cuenta dos cosas. Primero, siguen las mismas reglas de juego que fueron aplicadas a las últimas elecciones y que ocasionaron que una agrupación que obtuvo el 30% del voto al Congreso tenga 73 de los 130 congresistas. Segundo, el clima de crispación y polarización probablemente generaría algún outsider radical. En estos momentos, la ciudadanía debe exigir una auténtica reforma electoral y reforma política.

Hakansson
La aplicación del artículo 115 de la Constitución prevé las elecciones anticipadas solamente cuando han vacado, o renunciado, los dos vicepresidentes e, inmediatamente, luego que el titular del Congreso asuma la conducción temporal del Ejecutivo y convoque a elecciones.

En unas próximas elecciones generales, ¿ve posible que un candidato de izquierda pueda llegar a la presidencia?

De Belaunde
Yo creo que sí. La amenaza del radicalismo y del outsider es algo muy presente en un país con un alto descontento con la política y con una precaria institucionalidad en los partidos políticos. Considero que puede haber un candidato radical tanto de izquierda como de derecha y en ambos escenarios resultaría siendo un peligro para la institucionalidad y la democracia.

Hakansson
El problema de los políticos de izquierda es su falta de modernización. Deberían relacionarse más con los políticos afines de la izquierda europea o, sin ir muy lejos, chilena, para actualizar sus planteamientos, moderar sus radicalismos y armonizar sus líneas políticas con aquellas que propician la recepción de capitales extranjeros para fomentar la inversión, el empleo, disminución de la pobreza e implementación de políticas públicas. La idea de un estado asistencialista y de tener la mano extendida para recibir agua y comida no convence a la población que quiere un trato y consideración más digno.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

¿Se puede decir qué el país ha madurado, qué ahora el Perú es un poco más democrático, donde las personas se van y quedan las instituciones? ¿La democracia está funcionando?

De Belaunde
Sí, esta crisis que hemos vivido desde mediados del mes de diciembre hasta ahora, hace un siglo hubiera tenido otro desenlace: tendríamos ahora un militar apostado en Palacio de Gobierno. Eso el día de hoy, no solo no ha ocurrido, sino que no sería viable y eso habla mucho de cómo hemos avanzado como sociedad. Sin embargo, sigue preocupando que cuando se pregunte en las encuestas si es que estarían a favor o en contra de la disolución de un Congreso, el porcentaje de gente a favor es más alto del esperado. Nos falta aún avanzar más como sociedad.

Hakansson
La percepción que tiene la comunidad internacional nos puede servir de termómetro. Una vez concluida la crisis con la sucesión presidencial, el Gobierno norteamericano saludó públicamente el progresivo fortalecimiento de nuestra democracia, lo cual nos enseña que las respuestas y salidas conforme a las disposiciones constitucionales, más que a los pareceres y diversas opiniones, deben primar ante toda crisis política. La vida constitucional es el mejor sinónimo de institucionalidad.

Síganos en Facebook

¿Cómo se puede atraer talento al Congreso?

De Belaunde
Necesitamos partidos políticos y no solo maquinarias electorales cada cinco años. Necesitamos reformar las reglas electorales para detener el ingreso de dinero sucio. Tenemos que pensar en una reforma política en serio; por ejemplo, unas primarias obligatorias parecidas al modelo argentino, impulsadas desde el Estado, con vallas bajas de acceso, y luego solo pueden participar en las elecciones generales aquellos partidos que superen un porcentaje de los votos obtenidos. También es necesaria una mayor responsabilidad de los electores, pero eso pasa por una escuela pública y una escuela privada que formen ciudadanos.

Hakansson
Los parlamentos son el reflejo de la sociedad y su comunidad política; el nuestro no es la excepción. Si nos proponemos construir un país con óptimos niveles de educación básica y superior, con la debida protección a la familia gracias a la implementación de políticas públicas, inclusión social, fomento al trabajo y deporte, las principales señales de cambio se podrán apreciar en la representación parlamentaria.

¿Por qué no se le ha dado el suficiente empuje a la reforma electoral y de partidos desde el Congreso?

De Belaunde
Existe un grave conflicto de interés que hace muy difícil impulsar la reforma electoral desde el Parlamento, porque implica una serie de reformas electorales con partidos políticos que van a participar en las siguientes elecciones. Esto no es exclusividad del actual Congreso, ya pasó en el Congreso anterior: una de las pocas reformas que finalmente aprobaron fue la de incrementar el número de firmas para inscribir un partido político; de la lista de posibles reformas, esa era una de las que menos beneficiaba a los ciudadanos y más beneficiaba a los partidos ya inscritos.

Hakansson
Si las acusaciones que hoy se vierten contra la clase política son similares a las vertidas en los años ochenta y noventa, entonces no hemos aprendido nada. Las conquistas de la democracia nunca fueron de dócil consideración y aplicación por sus políticos: se lograron gracias a la presión ciudadana. Los medios de comunicación son los que finalmente ponen la agenda política del país, con sus titulares. En ese sentido, es necesario insistir para que, a la vez de abordar los temas de coyuntura, se exija a la clase dirigente que proponga, debata y apruebe las reformas necesarias para mejorar, progresivamente, la democracia.

Publicado en Mercados & Regiones número 24, abril de 2018