Legal compliance: una importante herramienta, una nueva cultura

La corrupción no se puede atribuir únicamente a las entidades del Estado y a sus miembros. Este desastroso fenómeno humano, que coloca los valores morales al margen de la vida práctica, no está lejos del mundo corporativo. En efecto, las empresas privadas —y todo tipo de entidades jurídicas y quienes las integran— también participan de hechos delictivos, que las afectan internamente, a terceros y a la sociedad en su conjunto. Debido a ello, estas entidades —y sus accionistas, principalmente— han perdido mucho dinero, pero, sobre todo, su prestigio.

Se han desatado numerosos escándalos de corrupción corporativa que han tenido como protagonistas a conocidas compañías destacadas, sin excepción, por su valioso goodwill. Un claro ejemplo de lo dicho —y conocido por todos— es la brasilera Odebrecht y su tristemente célebre división de operaciones estructuradas, que prácticamente ha acabado con esta empresa familiar. Podemos citar también a la europea Volskwagen y la contaminación ambiental encubierta
en más de medio millón de vehículos a diésel, puesta sobre la mesa en Estados Unidos. No menos grave es el caso del banco de inversión Bear Stearns y su apuesta dolosa por las hipotecas subprime, hasta su quiebra el 2008. Por su parte, Daewoo Motors creció colosalmente hasta que la crisis asiática de los noventa develó obligaciones impagables ocultadas fraudulentamente junto a corrupción y sobornos. Y cómo no traer a colación el representativo caso Enron,
corporación que durante un quinquenio se destacó como la más innovadora en los Estados Unidos, según Fortune, que logró un crecimiento exponencial a través de más de quinientas empresas fraudulentas, para luego caer al abismo tras mentir a medio mundo, arrastrando consigo a Arthur Andersen —una de las Big Five de entonces—, encargada de canonizar su contabilidad embustera.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Ante sucesos como los arriba mencionados, el Buen Gobierno Corporativo (BGC) se constituyó en una interesante herramienta, con la finalidad de prevenir actos fraudulentos de los directivos y otros —en representación de la empresa—, a través de la fijación de derechos y obligaciones, tanto al interior de la empresa, como frente a sus demás stakeholders —entiéndase quienes pueden afectar o ser afectados por las actividades de la empresa—. Todo lo cual se sistematizó en un compendio de normas de conducta llamado Código de Buen Gobierno Corporativo. La implementación de sistemas legales de gobernanza corporativa generó menor propensión a hechos imprevistos de carácter delictual.

Es pertinente aclarar que el éxito del BGC no depende de contar o no con un código de conducta, sino más bien de la existencia, debidamente legitimada, de una verdadera base axiológica dentro de la empresa —esto es, de principios y valores— de la cual se desprenda cualquier otra política que lleve a la práctica todas las disposiciones que se establezcan en adelante para prevenir incumplimientos legales o delitos en la marcha de la empresa. Es ahí donde surge el legal compliance como mecanismo de gobierno: en la aplicación práctica de estas políticas, siendo un fin último generar una cultura distinta, de prevención, de control.

Síganos en Facebook

Se trata de impulsar el cumplimiento de obligaciones legales y prevenir su incumplimiento, evitando así las consecuencias negativas para los accionistas, la empresa en su conjunto o la sociedad en general. El legal compliance, que comprende dentro de su control a los ejecutivos de mayor rango, así como los trabajadores de menor jerarquía, no solo está vinculado a temas penales y al soborno; se trata de un sistema más amplio que abarca todas aquellas obligaciones a las que está sujeta la empresa, tanto las provenientes de ley, como aquellas que se desprenden de los principios que la rigen.

Publicado en Mercados & Regiones número 25, julio de 2018

Be the first to comment on "Legal compliance: una importante herramienta, una nueva cultura"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*