Arequipa: opinión CCIA sobre el mensaje presidencial

Nuestro país tiene muchos problemas estructurales y una profunda pérdida de valor de nuestras instituciones, muchas de las cuales han quedado evidenciadas en la reciente crisis judicial y política, a causa de la corrupción. Ahora tenemos la gran oportunidad de hacer cambios radicales, pues un país sin instituciones sólidas, es un país destinado al fracaso.


Sobre el mensaje presidencial considero que ha sido un mensaje positivo, valiente e inteligente ya que, sin duda, ha logrado una identificación y respaldo mayoritario de la ciudadanía, que siente que esta situación ya no puede continuar de esa forma.

Entendemos que muchas de las propuestas, no serán sencillas de implementar y deberán debatirse y buscar la mejor alternativa, sin embargo creo que el Ejecutivo hizo bien en fijar el rumbo o la ruta a seguir, ya que gran parte de los ciudadanos, podrá ejercer la función de vigilar que estas reformas sean efectivas.

Considero que para todos, la propuesta posiblemente más impactante y que muchos no esperaban, es la del referéndum, que sin ser una potestad presidencial, podría ser resuelto por el legislativo, por lo que sería muy valioso que el Congreso se muestre predispuesto a seguir la línea, con los ajustes que ameriten las propuestas presidenciales, sin necesidad de llegar al referéndum. No solo sería una muestra de compromiso con sus electores, sino también de marcar distancia clara contra la corrupción; además así, se podrían generar ahorros importantes en cuanto a la realización de estos procesos.

Economía

En la parte económica, la noticia respecto a que el crecimiento de este año será de 4%, así como el inicio de ejecución de proyectos mineros, entre ellos Quellaveco, que al margen que no se encuentre en Arequipa, generará un movimiento económico importante a toda la macro región sur y el seguimiento al proceso de formalización de los mineros artesanales, son anuncios que inyectan una dosis de esperanza y confianza, que necesitan las empresas para invertir en el Perú, y presentan al país con enormes posibilidades para la inversión nacional y extranjera.

Sector laboral

Si algo faltó, posiblemente fue el tener propuestas concretas de una reforma laboral, que ayude a la formalización de los trabajadores y por consiguiente a mejorar la competitividad y productividad de nuestro país.

Descentralización

Un tema que generó mucho entusiasmo, fue el anunciado plan de descentralización, el cual tiene un tema concreto respecto al incremento presupuestal de 30 a 40%, sin embargo, el proceso de descentralización, es más complejo y va mucho más allá de simplemente asignación de recursos.

Requerimos descentralización administrativa, así como ventajas y beneficios para hacer más atractiva la inversión y generación de empleo en todas las provincias. Lima tiene suficientes problemas, y muchos temas por solucionar, como para seguir siendo la única ciudad que siga concentrando el manejo y control de las actividades y desarrollos regionales; y es muy importante que la inversión se gestione con nuevas alternativas, y eso puede darse, como sucede en muchos países, con la existencia de ciudades secundarias, gracias al fomento, apoyo y beneficios concretos, en las decisiones que debe tomar el gobierno respecto al desarrollo regional.

Durante muchos años, las provincias se encuentran rezagadas y poco atendidas, por lo que es una tarea que tendremos que hacer con las actuales y las nuevas autoridades que sean elegidas, que nos permita pensar en una ciudad a largo plazo, moderna, desarrollada y con servicios de calidad para todos los ciudadanos, resolviendo y desarrollando principalmente los problemas de brechas de infraestructura, salud y educación.

En nuestra institución, tenemos la esperanza de que este no será un discurso más, y que será un punto de quiebre para cambios reales que devuelvan la confianza en la población y en los inversionistas, por lo que, como parte de nuestra labor, haremos un seguimiento cercano de las propuestas planteadas y seguiremos velando por los intereses de los empresarios sin distinción de tamaño, tratando de interceder ante las autoridades, para que se cumplan los ofrecimientos de este mensaje importante y esperanzador.