2018-2019: Presiones al alza se mantendrían en el precio del petróleo

El precio del petróleo inició un proceso de corrección a principios de julio del 2018, después de haber alcanzado
US$74 por barril –su nivel más alto desde noviembre del 2014-. Actualmente, cotiza alrededor de los US$70 y existen
motivos para creer que se mantendría elevado durante los próximos meses. Incluso, es probable que las presiones
alcistas perduren durante el 2019.

Las presiones en el mercado de petróleo provendrían principalmente por el lado de la oferta, mientras que la demanda continuaría incrementándose a una tasa promedio de 2% anual. En primer lugar, el balance entre oferta y demanda global de petróleo se mantiene ajustado. Aunque en parte este balance fue inducido por la Organización de Países exportadores de Petróleo (OPEP) al reducir la producción del grupo, dos de sus miembros -Angola y Venezuela- han reducido su producción más de lo planeado.

En segundo lugar, el gobierno de EEUU viene reactivando las sanciones económicas contra Irán y a partir de noviembre del 2018 EEUU sancionará a las empresas que importen petróleo de Irán, lo que podría reducir la producción iraní, afectando la oferta de petróleo global. Por último, la producción de petróleo de EEUU, que se ha venido incrementando significativamente en los últimos años, podría verse restringida en los próximos doce meses debido a que la capacidad de los oleoductos ha llegado al límite y se necesita de nuevos proyectos para expandir la capacidad actual. Algunos de estos proyectos empezarían a operar en el tercer trimestre del 2019.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Producción de la OPEP

En noviembre del 2016 y en un contexto de bajo precio del petróleo, la OPEP estableció un recorte de su producción de 1.2 millones de barriles diarios (mbd), asignando metas de producción a cada uno de sus miembros (exceptuando a Irán, Libia y Nigeria). La producción tomada como referencia para el recorte ascendía a 33mbd y durante el 2017 los países miembros cumplieron con sus cuotas de producción llevando al mercado global a una situación de déficit. Sin embargo, por razones particulares, Angola y Venezuela han excedido el cumplimiento de sus cuotas, generando
presiones alcistas adicionales en el precio del petróleo.

Angola: Antes del recorte la producción de Angola ascendía a 1.75mbd y su meta era reducir a 1.67mbd. Sin embargo, en junio pasado ascendió a 1.49mbd o 180 mil barriles diarios menos a lo previsto. La menor producción de Angola se debe al agotamiento del recurso en los yacimientos offshore, exceso de burocracia y falta de incentivos a la inversión. Según el Ministro de Minería y Petróleo de Angola, su producción petrolera caería entre 10% y 15% anualmente hasta alcanzar 1mbd en el 2023 si no se toman medidas para evitarlo. Para hacer frente a este problema el gobierno de Angola ha anunciado una serie de reformas que incluyen la creación de una agencia especializada en la venta y administración de lotes petroleros (antes administrado por Sonangol, la empresa petrolera estatal), reducir a la mitad los impuestos al desarrollo de nuevos proyectos y a los yacimientos de producción marginal. Estas medidas deberían incentivar la inversión y frenar la caída de la producción en los próximos meses.

Venezuela: El caso de Venezuela es más dramático que el de Angola. Antes del recorte Venezuela producía 2.1mbd y con el recorte su meta era producir 1.97mbd. Sin embargo, en junio su producción ascendió a 1.36mbd o 612 mil
barriles diarios más de lo planeado. Si bien, la producción venezolana ha venido cayendo en los últimos años (alcanzó un máximo de 3.5mbd en 1997), esta caída se ha acelerado en los últimos meses debido a la falta de mantenimiento y nuevas inversiones, pérdida de mano de obra calificada y falta de crudo liviano para mezclar y transportar. Según la Administración de Información de Energía de EEUU (EIA, por sus siglas en inglés) la producción de petróleo de Venezuela caería a 1mbd al cierre del 2018 y continuaría cayendo en el 2019 hasta 600 mil barriles diarios.

Síganos en Facebook

La menor producción de Angola y Venezuela ha empezado a ser compensada por un incremento en la producción de Arabia Saudita que de producir 10.1mbd entre enero y mayo ha pasado a producir 10.47mbd en junio, similar a su
producción de octubre del 2016 (10.55mbd). Asimismo, Rusia –que también venía produciendo menos en acuerdo con la OPEP- ha empezado a incrementar su producción en los últimos meses (11.21mbd en julio) acercándose a su
nivel más alto históricamente (11.23mbd en octubre 2016). Estos incrementos en la producción están alineados con el último acuerdo de la OPEP de aumentar en 1mbd la producción del grupo. Es probable que en el corto plazo la producción de la OPEP y sus aliados se incremente, aunque su capacidad es limitada y podría no ser suficiente si la producción iraní se ve afectada por las sanciones.

Producción de EEUU

La producción de petróleo de EEUU se mantiene en su récord histórico (11mbd). En promedio, su producción se ha incrementado en 13% respecto al 2017. En gran parte, este aumento es consecuencia de la mayor producción en la región Permian que a julio del 2018 alcanzó 3.3mbd (+28% respecto al 2017) y según EIA alcanzaría 3.9mbd en 2019.

Las perspectivas favorables de la producción de EEUU podrían verse afectadas por la limitada capacidad de transporte en la región Permian. Actualmente, la producción en Permian ya superó la capacidad de los oleoductos (3.2 mbd) y el excedente está siendo transportado en trenes y camiones, obligando a los productores a vender con descuento.

Existen varios proyectos para ampliar la capacidad de los ductos; sin embargo, no entrarían en operaciones, por lo menos, hasta el cuarto trimestre del 2019 limitando la producción en la región. De hecho, el incremento de las plataformas de perforación en la región Perrnian se ha ralentizado en el 2018 y aunque aún no hay impacto en la producción, ésta podría mantenerse limitada durante los próximos doce meses.