Política monetaria seguiría con sesgo expansivo

Scotiabank.- La política monetaria mantiene un sesgo expansivo propicio para afrontar el contexto de turbulencia global. Si bien la tasa de interés de referencia se ha mantenido estable durante los últimos seis meses, en 2.75%, en términos reales ha seguido descendiendo.

Considerando que la tasa de interés neutral se encuentra en 1.75%, una tasa de interés real por debajo de este nivel refleja una postura expansiva. Esta posición es aún más acentuada ahora, pues la tasa de interés real ha descendido de 0.5% a fines del 2T18 a 0.4% a fines del 3T18, tal como se muestra en el gráfico inferior.

El actual contexto de turbulencia global, impulsado por las tensiones comerciales provocadas por EE.UU., viene teniendo un mayor impacto sobre el desempeño de los mercados financieros que sobre la economía real. El Perú ha sido una de las economías menos afectadas hasta ahora, por sus sólidos balances macroeconómicos. El principal riesgo para el Perú es el precio de los metales. Por ello, el BCR ha reducido su proyección de superávit comercial para este año, de poco más de USD 9,000 millones a USD 7,000 millones.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

El impacto de la guerra comercial sobre el mercado financiero local también ha sido acotado. El sol peruano (PEN) sólo ha perdido un 2.8% frente al dólar desde el inicio de la guerra comercial –junto con el dólar canadiense (CAD, -2.1%) y el peso mexicano (MXN, -1.8%) y es uno de los menos afectados, tal como se aprecia en el gráfico. El BCR ha tenido una participación moderada en el mercado cambiario a través de operaciones swaps, sin necesidad de realizar ventas en el mercado spot.

En el pasado, mayor incertidumbre respecto de la economía global se ha traducido en un deterioro de las expectativas empresariales, dada la dependencia de nuestra economía con el sector externo. Hasta agosto las expectativas empresariales se han mantenido en el tramo optimista.

Síganos en Facebook

En su comunicado el BCR advirtió también signos temporales de menor actividad local, principalmente vinculados al gasto público, demanda interna, precios internacionales, crédito y demanda de dinero, entre otros. El ritmo de crecimiento económico parece haberse estabilizado en 3.4% (promedio anual) durante los últimos cuatro meses, ritmo aún por debajo del ritmo potencial (ver detalle en artículo del presente reporte). Por tanto, mantener una postura expansiva es lo apropiado para ir acortando esta brecha producto (diferencia entre la producción potencial y real).

Por el lado de la inflación, objetivo central de la política monetaria, las expectativas de inflación a 12 meses y los indicadores de tendencia inflacionaria se mantienen estables ubicándose dentro del rango meta (entre 1% y 3%). Nuestras previsiones y las del BCR apuntan a que la inflación se aproxime a 2.0% hacia fines de año.

Con una expectativa de inflación estable y dentro del rango objetivo, y una recuperación más gradual de la economía, aumenta la posibilidad que el BCR mantenga su tasa de interés de referencia estable, en 2.75% en adelante, en línea con nuestras proyecciones.

Para definir un nuevo rumbo en la tasa de interés de referencia, el BCR tomará en cuenta el acercamiento del nivel de actividad económica al ritmo potencial y la convergencia de las expectativas de inflación con el punto medio del rango objetivo (entre 1% y 3%). En nuestro escenario base asumimos que el BCR podría iniciar el ascenso de las tasas de interés durante la primera mitad del 2019. Un crecimiento económico mayor al esperado adelantaría el alza de la tasa, por el contrario una mayor volatilidad de los mercados financieros lo podría retrasar.

Con la información disponible a la fecha vemos muy probable que la trayectoria de la inflación se mantenga en el rango meta en setiembre, por cuarto mes consecutivo, con un ritmo entre 1.2% y 1.3%. En setiembre observamos un alza en los precios de los alimentos agrícolas, como tubérculos y hortalizas, así como las gasolinas y el tipo de cambio.

Tomando en consideración lo anterior, mantenemos nuestra proyección de una inflación de 2.0% para fines del 2018.