Regiones del norte: anuncian posible Niño el 2019, y la reconstrucción sigue a paso lento

La República.- Pese a que se vocea presencia de un evento débil en el norte, hay la inquietud de no contar con obras que puedan mitigar las lluvias. Piden a autoridades preocuparse por empezar trabajos para evitar situaciones adversas.

La Comisión Multisectorial del Estudio Nacional del Fenómeno de El Niño (Enfen) declaró el estado de vigilancia ante una posible presencia del evento natural de débil intensidad en la zona norte del país.

De esta manera se esperan lluvias normales y ligeras en diciembre de este año a marzo del 2019. Sin embargo, sigue retrasada la ejecución de las obras de reconstrucción que sería desastroso para las regiones de Piura y Lambayeque, las cuales no se recuperan de las fuertes precipitaciones de El Niño costero del año pasado.

El coordinador del Comité de Operaciones de Emergencia Regional (Coer) de Piura, Eduardo Arbulú Gonzales, sostuvo que las entidades competentes deberían preocuparse por empezar los trabajos para evitar situaciones adversas que perjudiquen a la población de las regiones del norte.

Indicó que se debe empezar por la ejecución de proyectos como seguir con el reforzamiento de las defensas ribereñas del río Piura, para evitar inundaciones en las ciudades. Dijo que es primordial la rehabilitación de los drenes y canales, así como su descolmatación porque se llenan de maleza y mucha vegetación e impiden la libre evacuación de las aguas.

“Esperamos que el Fenómeno de El Niño anunciado sea débil para no perjudicar la transitabilidad. Por ese motivo es importante mejorar las carreteras que se encuentran dañadas para evitar el aislamiento de los pueblos”, sentenció.

Arbulú aseguró que la región está preparada para afrontar un Niño débil, porque el Coer cuenta con equipos de bombeo operativos. Dijo que hay 230 motobombas para evacuar las aguas pluviales.

Además precisó que cuentan con almacenes abastecidos con calaminas, triplay, sacos terreros, palas, picos, barretas, carretillas, camas, colchones, frazadas, entre otros.

Prevención
El vicegobernador regional de Piura, Alfredo Neyra Alemán, ve con inquietud el proceso de reconstrucción porque no se está destinando ningún sol en el tema de la prevención.

Por ejemplo, expresó que no se considera el drenaje pluvial para las ciudades, el mejoramiento del cauce del río, la construcción de reservorios satélites, entre otros proyectos de envergadura.

“Llueve y nos inundamos y de nada sirvió la reconstrucción. No solo se debe ver el enfoque reconstructivo, sino también la prevención e integralidad”, subrayó la autoridad.

Asimismo comentó que se debe generar infraestructura para soportar los fuertes períodos lluviosos, “sino no se hace nada y toda la vida vamos a estar reconstruyendo y botando el dinero”.

Neyra lamentó que la reconstrucción se encuentre en proceso de convocatoria y solo se dediquen a parchar calles o arrimar arena a los costados del río. Agregó que la gente está esperando obras definitivas en alcantarillado, colegios, postas médicas y otras.

Alerta
El decano del Colegio de Ingenieros de Piura, Hugo Garcés Solano, lamentó que a la fecha las obras de reconstrucción no se ejecuten a pesar del año y medio que transcurrió desde el desborde del río Piura.

Advirtió que ante un posible FEN, por más débil que fuera, dejará estragos considerables en la región, ya que aún hay vías que no se terminan de rehabilitar, como las ubicadas en el distrito de Castilla.

Incluso, agregó, los trabajos en el río Piura fueron seriamente cuestionados por los órganos de control, quienes advirtieron irregularidades en los contratos y en su ejecución. Por lo que, añadió, no se ha logrado reducir la vulnerabilidad en la ciudad.

Sin preparación
En la región Lambayeque más de un millón 200 mil pobladores no están preparados para soportar un posible Niño, tal como lo advierten los especialistas. Un panorama que se complica con las obras inconclusas del proceso de la reconstrucción.

El jefe de la Oficina Desconcentrada de Indeci, Carlos Balarezo Mesones, tiene claro esta situación, pues afirmó que sí habría capacidad de respuesta si Lambayeque solo soporta lluvias de regular intensidad, más no El Niño.

El funcionario señaló que recién será en noviembre que se asegure la presencia de El Niño; sin embargo, aclaró que se iniciarán acciones para disminuir el grado de vulnerabilidad, principalmente en la zona rural, la que comprende las cuencas.

En esa línea manifestó que deberán ejecutarse proyectos integrales de defensa ribereña en los ríos Chancay y La Leche para reforzar la descolmatación y evitar el desborde, tal como ocurrió en el evento El Niño Costero.

En el caso de la zona urbana, Balarezo enfatizó que se desarrolla la rehabilitación de vías, aunque incidió en que el drenaje pluvial está programado desarrollarse en el 2019, en el marco de la reconstrucción.

Por su parte el presidente de la Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque (CCPL), Olivio Huancaruna Perales, lamentó que las obras de la reconstrucción no hayan culminado y ahora con la alerta del fenómeno de El Niño.

Para ver noticia original, haga clic aquí.